Ana María Rendón

Ana María Rendón

PLAYERS of life
29 noviembre, 2015

Su pasión por el servicio comunitario, heredado y aprendido de su padres, hace 14 años la impulsó a fundar la asociación Desarrollo Integral del Menor (DIME), junto a Cristina Ortueta. Enfocada a la prevención de adicciones e integración de niños, así como a sacar a los menores de las calles y hacer que dediquen su tiempo al arte y la cultura, formando seres humanos íntegros.
    Por naturaleza un infante tiene apertura al conocimiento y la percepción del mundo y de sí mismo, y al ponerse en contacto con esa sensibilidad artística comienza a preguntarse ¿y qué tal si me espera algo más grande, si puedo soñar con algo diferente? Es por eso que se inculcan principios positivos, para ser ejemplo en su comunidad y hacerlo sentir satisfecho y reconocido, en un ambiente donde se respire paz, solidaridad y confianza, promoviendo la salud física, mental y social.
    La principal labor es sanar las profundas cicatrices que injustamente han vivido los niños, mediante su inclusión en varios grupos artísticos, especialmente en el programa musical, ya que se genera un sentimiento magnífico porque “alguien más cree en ellos, que pueden lograr algo en este momento de sus vidas”, donde cuentan con un maestro de coro y solfeo, y se les otorga un instrumento musical.
    “Esto es un camino, no es formar pintores o músicos, es formar hombres y mujeres íntegros, lo cual al final se traduce en nuevas oportunidades, formando guerreros que con su voz y manos luchan por un transitar libre, digna y alegremente hacia el futuro”.
¿Qué significa DIME para usted?
Es una parte muy fundamental de a lo que he consagrado mi vida: el servicio. Mi pasión, lo que me hace soñar.
¿Cómo es el proceso para convocar a estos niños y jóvenes?
Algo maravilloso es que cuando convocan a los niños, entre ellos se pasan la voz, se tiene contemplado a 20 y llegan 40. Y siempre todos son bienvenidos.
¿Con que programas cuenta DIME?
Orquestas Infantiles con Espíritu, Brigadas Infantiles y Escuela de Padres, donde damos pláticas y establecemos una relación con los padres de familia, involucrándolos en diferentes procesos.
¿Qué ha sido lo más complicado dentro de estos programas?
Es difícil atender a adolescentes, sin embargo en ese periodo trabajamos en conjunto con sus padres, y vemos cómo por medio de la música el reto es menos pesado; el arte lo hace más factible.
¿Cuál es el grado de aceptación de este método por parte de los niños?
Es un disfrute grandísimo, un reconocimiento a lo que pueden hacer, se ve la pasión con que lo llevan a cabo y es una retribución personal, lo hacen para ellos mismos.
¿Qué considera lo más gratificante de esta labor?
El impacto preventivo y formativo que hemos logrado, ver que el equipo es una familia, la formación íntegra de cada uno y el aumento de una autoestima fuerte y sólida, que es base para abrir grandes puertas a su futuro.
En el CRIT, mediante terapias, enseñan a niños de capacidades diferentes a tocar instrumentos, integrándolos en las orquestas, dejando un “sí puedo, sí quiero, tengo un país y sobre todo me tengo a mí, puedo ser feliz y salir adelante” siendo parte de los conciertos, ahí sienten que pertenecen.
Cuatro pilares de DIME: 
– Ana María Rendón – Cofundadora – Encargada administrativa y de relaciones públicas
– Cristina Ortueta – Cofundadora – Responsable del contacto con padres de familia
– Ana Ibarra – Coordinación de logística
 -Miguel Ángel García – Coordinador de la parte musical




ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Un 2020 en casa: familia, trabajo y muchos seguros de vida

Benito Arguijo
1 diciembre, 2020

Mauricio Cepeda, el profesional detrás de la imagen de Latitud 25

Cristina Garza
30 noviembre, 2020

La reinvención de HIIT BY N&C

Benito Arguijo
23 noviembre, 2020

RELACIONADOS