PEDRO RINCÓN

Por

Por Patricia Mignani
Es dinámico y considera que lo más valioso de su profesión es que todos los días son diferentes, que nunca hay rutinas y que no hay tiempo para acostumbrarse. Es locutor y ha trabajado en espectáculos, noticias, deportes, producción de radio y hasta dirección artística y musical en Los 40. Pedro Rincón, una de las voces más particulares de México, quien ha entrevistado a personajes como Morgan Freeman o Sting y ha doblado personajes para Disney, destaca en el cine, la tele y su pasión: la radio.
Iniciaste a los 14 años de edad, ¿cómo fue? 
Una maestra del colegio, Kenia Cortés, (quien por un tiempo fue la directora de la muestra de cine Guadalajara y hoy día es directora de cine) encontró en mí esas cosas que a lo mejor asume que se necesitan para la carrera y me invitó un día a su compañía de radio. Fui y ese mismo día me ofreció un trabajo. Al día siguiente ya estaba al aire y gracias a Dios no he salido un solo día del aire.
¿A esa edad ya tenías claro que querías hacer algo con tu voz?
Yo lo tenía claro desde el minuto uno, el tema es que no sabía nada. Yo empecé como reportero de espectáculos, y tenía una sección donde supuestamente estaba en un helicóptero y desde el aire trasmitía información de espectáculos, ese era el concepto del programa. El primer día mi mamá me pegó la regañada de mi vida porque ella sí pensó que estaba en el aire realmente.
¿Qué consideras que se necesita para ser locutor? 
Cuando te topas con esa gente que tiene esa chispa y encanto, que sabes que no enseñan en las escuelas, es como tu obligación estar cerca de esa gente y empujarla. Cuando alguien cree en ti y ve esa capacidad, es muy notorio. Yo creo que mi maestra notó eso en mí.
¿Cómo ves las nuevas generaciones de locutores a quienes enseñas en la universidad? 
Me he topado con muchas historias en donde los jóvenes hoy en día sienten merecer las cosas sin trabajarlas nada. Por mi historia y por mi trabajo de vida, yo no creí que merecía nada hasta primero conocerlo, después trabajarlo y posteriormente ganarlo. Llegar a una posición creyendo que mereces por el simple hecho de ser millennial o porque sí, creo que es un grave error, que es muy común (no quiero generalizar) pero es una situación muy lamentable.
Cuéntame sobre tu experiencia con el doblaje de películas de animación… 
Empecé a hacerlo hace nueve años, más o menos. Siempre había querido oír mi voz en el cine, hubo un tiempo en que lo busqué y se dio. He hecho cosas pequeñas dentro de grandes producciones. He estado en El gato con botas, Buscando a Nemo, he hecho muchas cosas para Disney, muchos documentales de Disney, y lo he dejado un poco a un lado porque no me alcanza el tiempo, pero sí tengo la espinita de lograr un gran personaje. Un día me quedé con un gran papel dentro de una película de Disney (me piden no revelar cuál por cuestiones de marca) pero me tendría que haber ido a Venezuela durante varias semanas y por cuestiones de trabajo no pude lograrlo.
¿Qué te ha dejado tu profesión como locutor? 
he tenido la ortuna de conocer a grandes figuras que siempre admiras, como Sting, Angelina Jolie, Morgan Freeman, que también los he entrevistado por el programa de cine que tengo en Los 40, independientemente de que quizá no sea como tu máximo, tener en frente a Morgan Freeman o una belleza como Angelina Jolie, te deja frío. Es de verdad impresionante. Lo que siempre tienen en común esos grandes personajes es que irónicamente son excesivamente sencillos y logran tener una magia que en cuestión de minutos te olvidas lo que representan, lo que significan y te llevan a un mood de plática y de cordialidad que pocas veces sucede con otros artistas.
 
¿Tienes alguna anécdota con alguno de tus entrevistados? 
De mis primeras entrevistas, cuando yo empezaba, un día estuve encerrado cuatro horas en un baño, buscando tener una entrevista con una cantante que había dicho que no iba a dar entrevistas. Yo me escondí en un baño para poder verla pero al final no la obtuve. Me sacaron a la calle, eso fue muy al inicio, desde mi inexperiencia, cuando no sabes cómo hacer las cosas. Hace no muchos años yo le conté a la cantante esta historia y ella decidió darme una entrevista en un baño. Hicimos la entrevista ahí, fue una situación muy peculiar y muy divertida. La artista era Fey.
¿Qué significa la radio para ti?
Es mi pasión. Yo le pido a Dios que no me deje estar fuera de los micrófonos y del trabajo que tiene la radio, hasta que de verdad me muera, porque no sé hacer otra cosa, no me gusta hacer otra, me fascina poder comunicar, es la pasión más grande que puedo tener.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO