PLAYERS_OF_LIFE_LOGO_22
abril 18, 2024

, ,

JOSÉ, RICARDO Y JUAN LOBATÓN

40 años de experiencia traduciendo ideas en grandes proyectos

Por

Proyectos 9 tiene una historia que va más allá de la misma empresa, pues como nos cuentan los hermanos José, Juan y Ricardo Lobatón, que están al frente del negocio, todo viene a raíz de sus padres.
  “Mi mamá vendió la casa en la que vivíamos y a partir de esto se dio cuenta de que se le daban muy bien las ventas. Entonces lo empezó a hacer como negocio, y nosotros en la casa escuchábamos cómo daba los informes, desde chiquitos nos ponía la lista de todas las propiedades que estaban anunciadas junto al teléfono y, si sonaba, el que contestara tenía la responsabilidad de tratar de vender la casa”.
   Crecieron y cada uno tomó un rumbo diferente; el mayor, Ricardo, optó por estudiar aviación; mientras que Juan eligió ser Ingeniero Mecánico Administrador por parte de la UDEM y José, se desarrolló en Administración de Empresas, también en la UDEM. Pero la sangre llama y Ricardo regresó al negocio familiar para darle mayor formalidad y ayudar a establecer Lobatón Bienes Raíces. Es entonces que nuevamente el lazo familiar contagia a José, quien detecta una necesidad en el mercado de lugares nuevos para la gente, y por su iniciativa comienzan a realizar sus propios proyectos, dando así inicio a Proyectos 9. Y para cerrar esta exitosa sinergia, llega Juan, quien se ha encargado de encabezar las construcciones y ser un enlace entre las áreas de sus hermanos con el área operativa.
   Ahora, con 40 años de experiencia, 75 personas trabajando directamente y muchos más externos, se establecen como una de las desarrolladoras con más visión e impacto social en nuestra ciudad. Estos hermanos llevan en la empresa todo lo aprendido por su familia, donde su madre, padre, sus cuatro hermanas y ellos tres se ven reflejados, dando paso a Proyectos 9.
¿Cómo le hacen ustedes como hermanos para llevar la dinámica de la empresa juntos?
José: Se trata de aceptar los retos profesionales y asumir las responsabilidades que representa un negocio como el que tenemos. Y desde luego contamos con mesas en donde se discuten temas muy importantes, siempre estamos conscientes de que representamos a muchos inversionistas y manejamos los patrimonios de las personas, entonces asumimos la responsabilidad y lo tomamos con toda la seriedad del mundo, y la dinámica de no pensar exactamente igual es buenísima porque enriquece nuestras decisiones, conclusiones, y principalmente, enriquece las definiciones de nuestros proyectos.
   Es una dinámica completamente natural de cualquier negocio, porque uno que no tiene retos internos y una dinámica de cuestionarse constantemente, lo que está haciendo es una empresa que tiende a desaparecer. Entonces, el cuestionarnos todo el tiempo unos a otros, lo asumimos con gran responsabilidad y profesionalismo, no representa ningún conflicto; además de que está enmarcada en los aprendizajes de hacer el trabajo de corretaje, donde siempre tuvimos claro que representábamos familias que nos daban la confianza de vender sus patrimonios o de comprar una propiedad. Lo que aprendimos de nuestros padres fue regirnos de una  filosofía de transparencia, ética, honestidad, de dedicación al trabajo, valorar y poner en su justo lugar las cosas. Los temas materiales son una consecuencia del trabajo pero nunca son un fin. Con eso de referencia, en cuanto a temas de valores y  filosofía de empresa, la responsabilidad del día a día es que un negocio tan complejo, como lo es transformar un terreno y convertirlo en un edificio, sepa superar cualquier conflicto.
Proyectos 9
Proyectos 9 nace porque se dieron cuenta que había necesidades de crear proyectos, ¿cuál es el diferenciador de su trabajo?
José: Son muchos indicadores, creo que hay un común denominador entre todos los desarrolladores que al fin de cuentas concursamos por las obras, construimos en diferentes ubicaciones de la ciudad, con diferentes estrategias, pero creo que la característica que tenemos nosotros que nos diferencia es decidir si hacer un proyecto o no; hacemos mesas redondas, un análisis muy profundo donde se determine que un proyecto contenga un componente de mejora urbana, ambiental, ecológica y social que mejore una comunidad. Siempre y cuando tenga estos componentes, nosotros consideramos que es un proyecto que podemos ejecutar, desde luego que tiene que haber una rentabilidad en los proyectos y que sean viables. Nos distinguimos porque primero anteponemos un interés generalizado de lo que es nuestra comunidad y lo traducimos a un plan de negocio que nos rige, no solamente somos un negocio que busca generar utilidades sino que realmente todos los proyectos que hemos hecho agregan valor a la sociedad. Por ejemplo, cuando construimos la Plaza 401 en 2004, fue un parteaguas en la dinámica social porque la gente nunca había tenido la experiencia de un corredor gastronómico, que empezó a cambiar tu dinámica social y a diversificar tus experiencias.
   Constantemente la visión a largo plazo es tener siempre un ingrediente diferenciador y que agregue valor tanto a los usuarios como a los inversionistas.
   Hablando de las experiencias difíciles de algunos de los proyectos que hemos hecho, es que nosotros anteponemos los intereses de los inversionistas sobre los nuestros. Si hay retrasos en la obra, si hay penalidades que cubrir por el retraso, si hay diferencias en los presupuestos de construcción; pues es algo que nosotros absorbemos completamente y no perjudicamos los intereses de nuestros clientes. Puede haber algunos otros desarrolladores que tienen políticas distintas pero nosotros invertimos los factores de importancia siempre a favor de los inversionistas.
Ricardo: Otro muy importante es que casi siempre en los proyectos, cuando los hacemos o planeamos, tenemos una ventaja competitiva en cuanto a precio, siempre vendemos más barato que la competencia y eso se traduce en una mayor utilidad para el inversionista.
José: Arquitectura vanguardista también, procuramos sentar en la mesa de conceptualización de proyectos a especialistas de cada área, entonces vemos desde temas legales de papeles hasta de definición de materiales de construcción, de estilos arquitectónicos, de utilizar elementos amigables con el medio ambiente y todo lo que abarque la construcción y negocio. Nosotros siempre estamos buscando la vanguardia y verdaderamente transformar la ciudad buscando que participen todos estos especialistas, traemos a la mesa a los mejores.
¿Cuál ha sido el proyecto estrella para cada uno?
Juan: Depende desde qué punto lo veas, por ejemplo Pabellón M es el más grande y ambicioso. Tuvo mucho éxito, totalmente rentado.
José: También, por ejemplo, el primer proyecto que hicimos fue en 1998 de nueve departamentos, costó 5 millones de pesos hacer todo el proyecto y se vendió al doble. Tuvo un rendimiento del 100% en un año y medio, los inversionistas duplicaron su inversión y eso fue el parteaguas de que más gente fuera invirtiendo y de ahí fuimos escalando en cada proyecto.
Juan: Cada proyecto es estrella porque en cada uno haces lo mejor que puedes con las especificaciones y terreno que se te asignan.
José: Yo consideraría que, al margen de nombrar uno específico, el proyecto más emblemático para nosotros es que hemos construido un modelo de operación, ejecución y administración de proyectos que cada vez ha venido mejorando, se ha convertido en la columna vertebral de cada proyecto que realizamos, sin importar el presupuesto son siempre las mismas bases. Ese es nuestro proyecto más importante, nuestro modelo de negocio.
Ricardo: Ahora sí que el proyecto más importante es Proyectos 9.
Y en cuanto a sus proyectos en puerta, ¿en cuáles están trabajando actualmente?
Ricardo: Las terrazas es lo siguiente que estamos por terminar, son 53 departamentos de lujo y aparte es un terreno de cuatro hectáreas.
José: Y de proyectos nuevos, ahorita la visión del grupo está 100% puesta en la regeneración del centro. El proyecto de Pabellón M fue el parteaguas de lo que nosotros planeamos para comenzar, decidimos enfocarnos en una estrategia de regenerar el centro, porque determinamos que hay una cantidad de oportunidades de inversión, así como para mejorar el medio ambiente y la calidad urbana de la ciudad. Actualmente estamos desarrollando cuatro proyectos básicamente, que son el Centro Cuauhtémoc, que es un proyecto de 72 mil m2 de construcción que tiene comercios, oficinas y departamentos.
   Torre 411, que es un proyecto donde anteriormente estaba el Consulado Americano en avenida Constitución; es un edificio de 24 mil m2 de construcción en donde va a haber un hotel y un corporativo de oficinas que ya está rentado. Se inician construcciones pronto.
   Adicionalmente, está Lola, que es nuestro proyecto de oficinas y comercio en Morones Prieto con 120 mil m2 de construcción. Inicia en septiembre y culmina en 36 meses.
   Y otro proyecto, para cerrar los que tenemos en el centro, es un terreno de reciente adquisición donde se va a desarrollar un producto de usos mixtos. Fuera de eso, tenemos un proyecto de un centro comercial en Torreón de Power Center, tiendas de formatos grandes con diferentes servicios de entretenimiento, hospedaje, médicos y de gastronomía.
Como empresarios, como personas y como regiomontanos, ¿qué habilidad es la más importante para lograr el éxito?
Ricardo: Tienes que ser innovador, administrado y tener una coordinación con las personas más capaces de cada área para saber delegar tu trabajo a quien, incluso lo haga mejor que tú. Pretender hacer todo tú solo es imposible, entonces aprender a confiar en las habilidades y conocimientos de las personas es la clave del éxito.
Juan: La habilidad de vender es la que te da la mayor posibilidad de lograr tus metas, sumado a un orden que te brinda las habilidades que te menciona Ricardo, para saber apoyarte en las personas que trabajan a tu lado.
José: El éxito tiene significados diferentes para cada persona, hay para quienes el éxito va ligado 100% al tema económico pero que no son exitosos en sus familias y con la comunidad. Yo creo que el éxito es ser muy consciente de que debemos encontrar el equilibrio en todas las cosas en las que nos desempeñamos, y nunca perder de vista que el dinero es simplemente una consecuencia de hacer bien las cosas. Con ese enfoque, yo creo que cualquier persona puede ser exitosa, ya sea porque tienen una ideología qué compartir o valores de ayudar. Personalmente, creo que el éxito no va ligado 100% a lo económico, es más bien mantener un equilibrio en lo personal, espiritual, físico, social y laboral.
¿En dónde ven a Proyectos 9 en diez años?
Ricardo: ¡En la luna!
 “No solamente somos un negocio que busca generar utilidades, sino que realmente todos los proyectos que hemos hecho agregan valor a la sociedad”
José: Ya mandamos solicitud pero aún no nos contestan ja, ja, ja… Las nuevas generaciones tienen muchísima más información y medios, entonces esperamos contar con ellos, incluyendo la próxima generación, que son nuestros hijos, en donde les cedamos la batuta a nivel operativo a es- tos equipos de trabajo, jóvenes que estamos capacitando para que puedan llevar el trabajo de lo que nosotros iniciamos y ellos lo mejoren. Yo creo que con un trabajo objetivo y siendo bien humildes en reconocer las capacidades de cada quien, en 10 años nuestra participación debería de ser cada vez menos importante en cuanto a la parte operativa, para ya simplemente participar de manera intelectual como un comité observador de que estos equipos de trabajo estén respetando la filosofía de trabajo, transparencia, responsabilidad y honestidad que a nosotros nos enseñaron nuestros padres.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO