OTTO Eyewear

OTTO Eyewear

Mónica Garza
19 enero, 2018

En el 2017, National Institute of Occupational Safety and Health reportó que el síndrome de visión afecta al 90% de las personas que pasan más de tres horas frente a la computadora. La exposición a la luz azul causa irritación en los ojos, ansiedad, pérdida de energía, fatiga, problemas de concentración, ojos cansados, mareos y dolores de cabeza.

Con tan solo 20 años, los alumnos de la carrera de Ingeniería en Innovación y Desarrollo del Tecnológico de Monterrey, comenzaron el proyecto en el 2016 con las ganas de encontrarle una solución al síndrome de computadora, causado por el uso de dispositivos móviles durante periodos de tiempo prolongados.

Otto es una compañía mexicana dedicada en proteger a las personas de la luz azul emitida por las pantallas digitales y los focos LED, al ofrecer lentes de último modelo, hechos para reflejar las ondas de luz azul que dañan a los ojos y a la vista. Con Otto se puede evitar el síndrome de visión de computadora gracias al diseño y al funcionamiento de los tres modelos que ofrece. Con los lentes, las personas pueden trabajar sin malestares y lograr ser mucho más productivos en el trabajo y en sus actividades.

El proyecto

Hace poco más de un año empezamos a trabajar y a platicar la idea para comenzar con el proyecto en diciembre de 2016. Cuando empezamos a trabajar en nuestro primer negocio, empezamos a notar en nosotros que el tiempo que pasábamos frente a la computadora cada vez era mayor y nos costaba más, se nos hacía más pesado. Entonces empezamos a buscar soluciones y encontramos que existía una marca con lentes de computadora y nos dimos cuenta que ya existía este tipo de tecnología. Antes de lanzarnos empezamos a investigar qué tan factible era y qué tan real y funcional era. Nos dimos cuenta que había mucha oportunidad de mejorar el problema y nos arrancamos pidiendo muestras y convirtiendo nuestra idea en realidad. Pensamos que para que arrancara bien la marca necesitábamos tener un buen diseño y branding.

¿Qué retos implicó convertirlo en realidad?

La primera es calidad. En la etapa de prueba y ajuste, contactamos a diferentes proveedores para evaluar los productos. El reto principal fue encontrar al proveedor correcto. Estamos luchando constantemente para hacer un producto digno para todos nuestros clientes. Otro factor fue que al principio le invertimos mucho a la investigación y a la prueba, entonces tuvimos que encontrar las formas de pagar los diferentes pedidos. Creemos que lo más importante, sobre todo en un negocio no tan conocido, es el cómo aparte de venderlo, educamos al cliente para que aprenda los beneficios y los usos del producto que le ofrecemos. Fue muy importante la manera de transmitirlo a través de la marca.

¿Cómo surge el nombre?

Hicimos una investigación de más de 100 nombres, leímos acerca de la historia de los lentes y de la evolución de los egipcios y no encontramos algo interesante. Después tratamos de encontrar países curiosos con nombres atractivos o lugares, y apodos de amigos. Terminamos por ver las partes del ojo y nos gustó el nombre retina, pero estaba muy patentado. Finalmente propusimos números, y nos gustó el numero ocho que se traduce a “otto” en italiano y que al voltearlo representa la forma del lente. Así surgió el nombre Otto Eyewear y el logo.

¿Cómo definirían Otto Eyewear?

Como una herramienta de trabajo que te protege de la tecnología y te ayuda a estar más a gusto a la hora de trabajar y a estar consiente de que en muchos ámbitos los avances tecnológicos nos han perjudicado no solo con las pantallas pero con todo el tema de radiación. Así como vas a la playa con lentes de sol, Otto Eyewear debería de ser tu accesorio para el trabajo. El giro de la marca a largo plazo es revolucionar la idea de cómo la gente trabaja frente a un dispositivo digital. El lente es un intermediario que te ayuda y te protege y es un accesorio indispensable para el trabajo y para la productividad.

¿Cuál es su cliente principal?

Nuestro cliente principal es cualquier persona que trabaje frente a un dispositivo digital y la realidad es que el 90 porciento del mundo trabaja en medios digitales, hay bastantes segmentos de mercado a los que nos podemos adaptar. Nuestro principal es la gente de corporativo que tiene turnos de más de ocho horas trabajando con estos dispositivos. Otro segmento también son los alumnos, que están más actualizados con la tecnología. Ellos pasan más de seis horas en los dispositivos.

¿Cuentan con certificaciones que avalen los beneficios que traen a la vista y a la salud?

No tenemos un certificado específico porque no existe pero lo que sí tenemos que nos respalda es que hay una oftalmología que lleva más de 20 años ofreciendo consultas. Nos hablaron hace un par de meses para colaborar con ellos y vamos a distribuir nuestros productos en su tienda que va a abrir en Parque Arboleda en estos próximos días. Muchos oftalmólogos actualmente recetan lentes de computadora y hemos encontrado muchos artículos que compartimos en nuestra página web, como estudios de Harvard, Medical Tech, La Academia Americana de Oftalmología y muchos otros que hablan de cómo el síndrome de computadora se ha alargado y de cómo en la actualidad no se saben los daños, pero se afirma que los lentes que filtran la luz azul pueden mejorar los resultados y protegerte de los riesgos que trae consigo toda la tecnología.

Dentro de las pruebas que hicimos, existe un laser azul que sirve para ver si la luz refleja o no. Lo de laser lo hicimos con una óptica que lleva muchos años en el mercado. Es importante aclarar que no es bueno bloquear enteramente la luz porque tu ojo la necesita pero no toda la cantidad que se concentra en la pantalla.

¿En qué estatus se encuentra actualmente el proyecto, de acuerdo a las expectativas que han puesto en él a futuro?

Estuvimos trabajando en un negocio antes y aprendimos a no tener algo alto sino al irnos adaptando a lo que va pasando en el momento. Al empezar el otro negocio hace casi tres años, desde ese entonces hemos conocido muchos mentores y lo que hemos rebotado con este proyecto nos ha ayudado a traspasar muchas trabas. Aprendimos que no sirve planear a cinco o 10 años por lo rápido que cambian las cosas. Tenemos una visión a largo plazo con metas a corto plazo. Estamos en un punto en donde ya nos dimos cuenta que sí lo acepta el mercado y estamos haciendo un buen trabajo educando a las personas sobre la luz azul. Lo que sigue es seguir mejorando el producto y cómo comunicamos la idea de la identidad de la marca, una vez que sabemos que funciona.

 ¿Cuál es la meta máxima que aspiran alcanzar con este proyecto?

Nos gustaría que en un futuro sea igual de común ponerte tus Otto a la oficina así como te pones los lentes de sol para ir a la playa. Nos gustaría ser un grupo y no solo ofrecer lentes sino todo tipo de accesorios que te protejan de la tecnología. Hemos pensado que estamos en un punto en el que Otto creció y queremos que sea una de las columnas de una empresa que se encargue de proteger a los demás.

Contacto

Instagram: @ottoeyewear

Página Web: ottoeyewear.mx

 

 





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

La madurez, visión y coraje hacen de él un piloto rival difícil de vencer en la pista

Fernando Espinoza
29 marzo, 2018

Creadoras de Querida Agenda Mexicana 2018

Fernando Espinoza
23 marzo, 2018

Plus Investments es una firma de asesoría en inversiones cuyo propósito es …

Fernando Espinoza
17 marzo, 2018

RELACIONADOS