Una mirada artística de lo cotidiano

Una mirada artística de lo cotidiano

GUILLERMO RUBIO
17 octubre, 2018

Cuadros, esculturas y un ambiente reflexivo que enaltece el amor a la sabiduría es lo que envuelve a los visitantes del taller donde surgen las creaciones artísticas de Adrián Guerrero, un tapatío que en base a la constancia ha construido una carrera que lo ha llevado a colaborar con marcas de la talla de Louis Vuitton.

En medio de los pinceles, manchas de pintura y trazos en los lienzos, la redacción de Players of Life sostuvo una charla con Adrian para conocer su historia.

¿Cómo fue que te convertiste en artista plástico?

Creo que nunca te conviertes en uno. No es como que un día puedes decidir y entrarle al tema. Yo en lo personal nunca lo decidí como tal.

Terminé la escuela de Arquitectura y después de hacer varios proyectos, sobre todo de restauración, me metí al mundo de la cerámica. Esa fue como mi entrada a poder crear algo más plástico que la Arquitectura  y a partir de ahí, sin decidirlo, ya estaba trabajando en eso en 1999 y del 2000 para acá.

¿Cómo definirías el trabajo de Adrián Guerrero?

Hablar de uno mismo no es lo más apropiado, porque al final, creo que tendría que pasar un tiempo y alguien desde lejos o desde una mirada externa que no me conozca, podría emitir un juicio certero de cómo es mi trabajo. Lo que sí puedo decir es que lo que hago es lo que yo pienso, es como el reflejo de mis intereses o de la realidad en la que estoy viviendo y mi manera de transmitirla es plasmarla a través de mi obra.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? ¿Cómo es el proceso de creación?

La fuente de inspiración es la vida misma. Sí soy melómano y soy amante del contacto con la naturaleza. Me encanta andar en el medio natural, pero creo que la inspiración lejos de estar en un sitio, está siempre. Cada vez que voy vagando por la vida me encuentro algo. En la propia espontaneidad de la vida es donde encuentro las cosas que me van inspirando.

Mi proceso de creación podría comenzar a partir de una idea o un pensamiento que se me ocurre en este andar por la vida y después, ver cómo la aterrizo, en qué material y cómo lo plasmo. Es cómo decidir qué voy a decir, o cómo lo voy a decir, qué teoría traigo en mente y pensar si la voy a retratar en una fotografía, en pintura o en una escultura.

 

¿Qué disciplina o técnica es la que más disfrutas?

Creo que lo que más disfruto es enfrentarme a un oficio distinto cada vez, y tratar de llevarlo a la mejor consecuencia dentro de mis posibilidades. Aunque siempre ha estado presente y me apasiona mucho la cerámica, desde el 99.

¿Cómo es un día de trabajo para Adrián?

Lo más padre de un día de trabajo mío es que son siempre diferentes. Nunca hay un horario como tal, creo que más bien solo en mi hora de llegada al estudio que siempre es muy temprano. Me encanta empezar muy temprano y ser muy constante. Aunque no tenga ningún compromiso de una exposición o de alguna pieza por encargo, siempre, siempre estoy trabajando, siempre estoy haciendo algo. No me gusta trabajar siempre en un solo proyecto, siempre estoy jugando con dos o tres proyectos al mismo tiempo.

¿Alguna obra que te haya marcado?

Hace muchos años participé en la Bienal de Manises en España con una pieza que fue la detonadora. El hecho de que me premiaran en el extranjero con un reconocimiento que si busqué pero no me lo esperaba, fue lo que provocó que me dedicara de constante a este tema y que desde entonces, todo el tiempo esté creando.

¿Cómo ha sido la experiencia de haber trabajado con marcas como Louis Vuitton o mostrar tu trabajo en espacios como el MURA?

Trabajar para una marca como Louis Vuitton para mí fue algo contrastante, porque finalmente, no es una marca que yo utilice y que esté siempre presente en mi manera de vivir. Pero colaborar para una empresa de tal trascendencia internacional, que es una de las marcas de ropa más importantes a nivel mundial y ser el primer latinoamericano elegido para estar dentro de uno de sus espacios, para mí es un gran logro.

Creo que cuando me invitaron a concursar, porque fue por invitación, no me di cuenta de la importancia de ello. Participé junto con otros artistas y un día me llamaron por teléfono para avisarme que yo había ganado. Yo no me la creía y fue hasta que estaba ahí parado el día de la inauguración cuando palpé la importancia de estar colaborando con una empresa de esa envergadura.

¿Qué consideras que ha sido lo más difícil de tu carrera como artista plástico?

Creo que no es que haya algo que sea más difícil, sino que el secreto está en la constancia. Hay que estar trabajando, trabajando y trabajando.

Yo lucharía contra dos cosas principalmente: la desmotivación, porque hay que estar luchando contra corriente todo el tiempo. Es como una carrera de resistencia; es como estar corriendo un maratón todo el tiempo.

En segundo lugar, algo que siempre hay que tener a raya es el ego, hay que tenerlo bien guardado y sacarlo cuando es necesario. El ego te puede autodestruir y/o colocarte en una zona de confort. Tenerlo a raya y darte el lugar que ocupas, es el alimento para seguir caminando.

La filosofía juega un papel muy importante para Adrián…

Sin darme cuenta, desde un principio la filosofía siempre estuvo ahí. Es decir, el poder estructurar una manera de pensamiento y poderla estar trabajando siempre.

Obviamente, después de estos años y de haber estudiado la maestría en Filosofía, no paro de seguir estudiando y actualizándome, sobre todo en el tema de la fenomenología, pues forma parte de mi obra. Creo que la Filosofía y la Arquitectura siempre estarán presentes en ella.

¿Cuáles son tus planes a futuro? 

A mediados del próximo año colocaré un mural de cerámica y bronce en Nueva York en el que actualmente estoy trabajando y a la par, también preparo una exposición para un museo en el año 2020 y estoy definiendo precisamente ese proyecto, porque se trata de un museo completo nada más con obra de Adrián Guerrero, así como la creación de un libro a partir de esa exposición.

El proyecto que aunque se escucha lejos, no está nada distante, es realizarlo como lo hago en todo mi trabajo: primero conceptualizar qué es lo que voy a presentar, cómo lo voy a presentar. Entonces, ahorita estoy en entrevistas con varios curadores y amigos filósofos  con los que estoy previendo cómo planear ese tema.

Redes Sociales

Facebook: Adrián Guerrero

Instagram: @adrianguerrero

Sitio web: www.adrianguerrero.com

 





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Hace 4 años, Elizabeth y su socia Martha, decidieron comenzar la aventura …

GUILLERMO RUBIO
16 enero, 2019

Con la idea de innovar en el sector de la moda y …

GUILLERMO RUBIO
19 diciembre, 2018

Como parte de la estrategia de expansión y conquista del territorio mexicano, …

GUILLERMO RUBIO
12 diciembre, 2018

RELACIONADOS