Radial: Los genios que lograron crear el unicel biodegradable

Radial: Los genios que lograron crear el unicel biodegradable

Juan Pablo Benavides
19 junio, 2019

La contaminación ambiental y el cambio climático es una realidad a la que nos enfrentamos como especie humana. Es por esto que con base en conceptos de “biominesis”, la cual es la ciencia que inspirada en la naturaleza imita sus procesos para resolver problemáticas cotidianas, surge RADIAL, una empresa jaliciense dedicada al desarrollo de biomateriales sustitutos de materiales altamente toxicos.

¿Cuantos años tienen y que estudiaron?

Amador Duarte – 26 años – Arquitecto

Daniel Diaz Tazzer Herrerías – 27 años – Ingeniero Ambiental

Rodrigo Martin Barrientos – 27 años – Ingeniero Financiero

Ricardo Mutio Limas – 27 años – Arquitecto

Ninguno se dedica a la biología o a la química, ¿cómo es que acabaron aquí?

Hemos ido aprendiendo, llevamos con el proyecto más de tres años. Al principio era muy experimental y han sido ahora dos años fijos dándole a esto. Empezó desde que éramos estudiantes, estábamos todos en el ITESO e hicimos una especia de colectivo de diseño donde nos juntamos más de 10 amigos de diferentes carreras; diseñadores, arquitectos e ingenieros. Teníamos la idea de desarrollar proyectos, estábamos muy abiertos a hacer proyectos de arquitectura y diseño industrial para sacar las ideamos que teníamos.

De ahí sale este colectivo que en un inicio se llamó Papel, laboratorio de ideas donde la idea era hacer una plataforma donde cualquier de nosotros llegara con una idea, entre todos maquilarla y desarrollarla con un enfoque ambiental, social y económico. Siempre pensando en el diseño y la arquitectura; en objetos, espacios y en el tema de diseñar. Sobre esto sale un proyecto donde queríamos hacer productos de diseño industrial para el tema de gestión de recursos. Empezamos con huertos urbanos, captadores de agua pluvial y compostadores. El tema era, ¿Cómo puedes mejorar la manera en que obtienes tus recursos?

Dentro de esos experimentos estuvimos trabajando con kits de cultivo de hongos; granjas caseras de setas. La idea era hacer unas pequeñas cajas con sustrato inoculado de hongos comestibles, donde el consumidor pudiera regar facilmente y cosechar brotes de hongo. Darle a la gente una opción de crecer alimentos en casa.

De esta manera, aprendimos como cultivar hongos y durante el proceso de experimentación, nos dimos cuenta que al fin de su vida útil, los sustratos se solidificaban permitiendonos “crecer materiales”. Fue entonces cuando desde la arquitectura y el diseño decidimos explorar temas de biomateriales, e investgando sobre el tema, nos dimos cuenta que efectivamente hay empresas con más de 10 años alrededor del mundo que están creciendo biomateriales a partir de hongos.

A partir de esto, decidimos hacer a un lado los diversos proyectos que estabamos haciendo y dedicarnos de lleno a investigar y desarrollar biomateriales.

Para esto fue necesario estudiar conceptos de biología y crecimiento de hogos cosa que fue posible gracias a cursos e información en internet. Y a pesar de que el enfoque principal siempre fue hacer diseño, ir aprendiendo sobre las capacidades y caracteristicas del biomaterial nos dimos cuenta de que a corto plazo podriamos desarrollar una solución para la industria de la paqueteria como material sustentable de embalaje.

Construir una casa necesita regulaciones de edificación que garanticen cierta resistencia y durabilidad de los materiales, a diferencia de hacer un esquinero o una pieza de empaque es algo con una vida util relativamente corta.

El paradigma mundial en el desarrollo de materiales esta cambiando.  Así como los materiales han evolucionado dando nombres a etapas importantes como la edad de piedra, la edad de los metales e incluso el desarrollo de los plasticos o el silicio han sido cruciales en el desarrollo de nueva tecnología, los materiales siguen en continua evolucíon y el desarrollo de estos ha traido consigo una nueva. La era de la biofabricación.

Este cambio de paradigma nos invita a dejar de pensar grandes cantidades de enrgía y explotación de recursos no renovables para fabricar materiales por laboratorios y organismos vivos que nos permitan sembrar y cultivar nuestros materiales. Nosotros trabajamos especificamente con hongos pero alrededor del mundo están trabajando con bacterias, algas, levaduras y otros organismos que con sus capacidades pueden generar este tipo de alternativas. Nos parece muy interesante imaginar a diseñadores y arquitectos utilizando bata de laboratorio y organismos vivos para diseñar proyectos de vanguardia.

Para nosotros pensar en este cambio de paradigma fue algo impresionante desde el aspecto económico, ambiental y diseño, por lo que decidimos emprender con una marca mexicana de biomateriales, Radial. Haciendo referencia al crecimiento de los hongos el cual tiene un crecimiento radial, del centro y demanera homogenea en forma de un circulo; y de esa forma haciendo referencia a la economía circular; la cual es base de nuestro modelo de negocio.

¿Ahorita se van a enfocar 100% en el tema de empaque y embalaje, o van a seguir el lado de diseño?

Por el tema de regulaciones creemos que es más inmediato entrar al tema de empaque y embalaje. Y seguiremos trabajando en mejorar las capacidades del material para entrar en la industria de la construcción. En México, la fundación UNAM reportó en 2018 un consumo de unicel  mayor a 125 mil toneladas de las cuales el 49% lo consumió la industria de la construcción, el 25% la industria de los desechables y el 26% la industria de paquetería y embalaje; y a pesar de que consideramos interesantes los tres sectores, creemos viable empezar atacando el mercado de la paquetería.

También es importante mencionar que no solo estamos desarrollando este biomaterial. A la par, llevamos el desarrollo de  un sustituto de mdf o maderas aglomeradas para la parte de diseño industrial que a diferencia del sustituto de unicel, este tiene más durabilidad y más resistencia. También estamos desarrollando un sustituto de cuero animal para maquilar sillones, mochilas, carteras, cinturones, etc… Sin crueldad ni mal ni huella de carbono. Estos también es a partir de hongos por lo cual tienen tiempos de crecimiento menores a los materiales convencionales y con mucha menos agua.

¿Los ha buscado algún organismo que apoye los proyectos científicos?

Más que buscarnos ellos a nosotros, nosotros hemos tenido que salir a buscarlos. Existe un catálogo de programas gubernamentales, los cuales a pesar de tener una gestión burocratica si es posible acceder a esos recursos. Hay tanto federales, estatales y locales. También hay premios o convocatorias privadas como lo es el premio nacional deFedEx crece tu pyme, y a pesar de que tuvo una repercusión mediatica en realidad ya tenemos dos años en convocatorias y premios que nos hay permitido capitalizarnos para crecer el proeycto. Nadie en el equipo es biólogo ni químico y al incio trabajabamos con una olla exprés y en una cocina y poco a poco fuimos trabajando para desarrollar un laboratorio el cual ahora nos está permitiendo estandarizar y trabajar en la industrialización del proceso.

De igual forma hemos tenido acceso a fondos que apoyan el desarrollo de propiedad intelectual con lo que este año pudimos ingresar nuestra primer patente.

De los premios que comentan, ¿Cuál ha sido el premio más grande?

FedEx ha sido el más grande y el más importante en temas de alcance mediático. Pero hemos tenido premios institucionales del ITESO, gubernamentales y de instituciones más pequeñas que nos han ayudado a seguir con el proyecto.

¿Qué significó para ustedes ganar este premio?

Fue muy importante y fue un premio que le dedicamos mucha atención sobre todo por el giro que tiene la empresa de FedEx ya que nuestro enfoque actual es el tema de paquetería de embalaje y me atrevería a decir que es la empresa más grande de transporte aéreo a nivel internacional.

Además fue una gran vinculación más allá de la remuneración económica, el tema de contactos y la gente que nos ha buscado ha sido muy interesante. A partir de FedEx se acercó con nosotros la Secretaria de Medio Ambiente aquí en Jalisco ya que están una reforma que se planea que entre en vigor el próximo año acerca de la disminucíon de plásticos de un solo uso.

A diferencia de otros estados, aquí en Jalisco,  estan gestando una ley con ayuda de mesas de trabajo conformadas por productores, consumidores y dependencias gubernamentales con la intención de que la reforma no quede en “letra muerta” y realemnte se convierta en una ley funcional para el cuidado del medio ambiente.

Además, de manera interna este premio significó certidumbre al equipo de trabajo, validando que los sacrificios de horas de vida social, de hobbies e incluso renumeración económica no ha sido en balde.

¿Cuáles creen que son las limitaciones que tienen estos productos en el mercado?

Es complejo hablar de competir con una industria tan grande como el unicel. Es difícil porque las industrias están acostumbradas a trabajar de una manera y los mismos directores o la gente que toma las decisiones no quiere ver el verdadero problema que traen estos materiales tan contaminantes.

A pesar de esto, al no tener una capacidad de producción tan grande,  nos hemos enfocado a validar directamente los prototipos, piloteando piezas de consumo para que ellos confíen que hay alternativas para su cadena de producción que ellos creen que funciona a la perfección.

Por otro lado, la falta de oferta. Al no haber mucha industria de este tipo de biomateriales se vuelve todavía más complicado llegarle al precio. Y a pesar de que el precio de biofabricación de este tipo de materiales es mucho más barato que el precio del unicel, al no haber una oferta suficiente y mucha demanda, los números se van al cielo.

Nuestro modelo de negocios es muy factible en el sentido económico, ya que utilizamos residuos pricnipalmente de la industria agricola como materia prima, como el bagazo de agave o paja y ratrojo de maiz, y este residuo lo transformamos con el metabolismo de un ser vivo. El material crece por si por lo que esto nos permite tener precios bajos de producción y el hecho de que usemos residuos agroindustriales brinda además una gran oportunidad de crecimiento. Ya que este se puede “tropicalizar”, es decir, de acuerdo a la zona geográfica lo puedes crecer con el residuo de la región; en Jalisco podemos usar residuo del tequila y en Chiapas utilizar el residuo del café con lo cual se pueden disminuir costos y generar una micro economía con los productores de agricultura locales, volviendose un círculo virtuoso. Se habla de pasar de una economía lineal a una economía circular donde no existan perdidas económicas ni deterioro ambiental. A pesar de esto, al no existir una oferta suficiente se vuelve complicado competir con un mercado tan demandante.

Somos de la idea que necesitamos crecer este tipo de industrias. Por lo cual no solo nos dedicamos al desarrollo, también estamos empezando a impartir talleres y foros, para compartir la información y que haya cada vez más gente que se anime a hacer este tipo de desarrollos y juntos atacar esta industria que es enorme.

¿Qué pasa con este material una vez termina su uso?

El enfoque que tenemos es principalmente en la industria manufacturera de electrodomésticos y electrónicos. Se busca que el consumidor reciba su producto con empaques de esta naturaleza, lo desempaque y él mismo, con sus manos lo pueda romper y depositar en su jardín o en sus plantas. Ya que en menos de 30 días este empaque será parte del suelo fungiendo como abono. El material es 100% orgánico ya que solamente esta compuesto por el residuo vegeteal y “raices” del hongo. Para explicar mejor es importante enteder que lo que conocemos comunmente como hongo, es la flor o el fruto de un organismo que se encuentra bajo tierra. Este organismo lo podemos imaginar como las raices un árbol, la cual tiene una red de micro filamentos muy pequeños y densos que se comportan como un pegamento natural. Esto hace que pueda ser 100% compostable brindando nutrientes que mejoran el estado del suelo.

El tiempo de degradación es a partir de que el material entre en condiciones de erosión, sol, temperatura, humedad y microorganismos, pero si este se mantiene en una caja, o lejos de estas condicones, puede durar años.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Hoy más que nunca las personas valoran cada minuto de su tiempo. …

Juan Pablo Benavides
22 mayo, 2019

Convencido de que muchas veces la estética y la comodidad no están …

Juan Pablo Benavides
15 mayo, 2019

Pensar en Mexico y no pensar en tequila es prácticamente imposible. Desde …

Guadalajara
8 mayo, 2019

RELACIONADOS