UN AÑO DESPUÉS DEL CAMBIO

Por

Hace poco más de un año que Bárbara Botello gobierna León. Ella ganó las elecciones por una diferencia de 10 puntos, cifra impensable e imposible durante décadas para cualquier candidato del PRI. Ella misma lo sabía: tres años antes perdió contra Ricardo Sheffield. Las circunstancias la llevaron a repetir como candidata. Su triunfo en las urnas fue histórico por partida doble: terminó con casi 24 años de hegemonía panista y se convirtió en la primera Alcaldesa de la ciudad en más de cuatro siglos.
    Por todo lo anterior su Gobierno despertó altas y justificadas expectativas, si sumamos el hecho de que el PRI recuperó la Presidencia de la República. Ese colectivo de imaginarios de una nueva época con cambios notorios –no tanto “tranquilos” como rezaba su slogan de campaña- pareciera difuminarse. Un año después, el desencanto de la gente parece estar cobrando factura en términos de opinión pública.
    En ese sentido, el principal problema fue y sigue siendo la percepción de la seguridad/inseguridad que se vive en el municipio. Es importante recalcar la enorme diferencia entre nuestro Estado y León con otras entidades y ciudades de la República, donde el asunto de seguridad ha rebasado los límites no solo de la autoridad, sino de la razón y la realidad, convirtiendo el día a día en una auténtica historia de terror. En el caso de León, el problema se llama ROBO y PANDILLERISMO, problemas que desde hace un tiempo se vienen señalando y pareciera que poco o nada se ha hecho al respecto.
En la encuesta de Evaluación de Gobierno municipal del SIEC (Sistema de Evaluación Ciudadana) realizado por nuestra empresa INMERSA MARKETING GROUP, encontramos los siguientes resultados en el mes de noviembre: Que el 42.50% de las personas en la ciudad consideren que el problema de inseguridad en sus colonias es muy grave, no es cosa menor. Estamos hablando que cuatro de cada 10 personas tienen una percepción negativa del problema. El principal elemento sigue siendo el robo y el pandillerismo (57% y 51% respectivamente), lo que hace que para un 53.7% el problema de la seguridad se HA INCREMENTADO en el último año, mientras que para una minoría equivalente al 6.4%, el problema ha disminuido durante el último año.
   Sin duda, el tema de seguridad marca una tendencia en la percepción social, pero hay más elementos en el entorno que enturbian la visión del Gobierno. Y es que el primer año del cambio no ha sido nada tranquilo como lo prometía en campaña Bárbara Botello.
 La gente palpa los problemas de seguridad en las calles, los líos con los despidos en la Policía, las diferencias con otros actores políticos y la evidente fragilidad de las relaciones con el Gobernador. En otros círculos hablan de pactos no cumplidos, de alejamiento y enfrentamiento con empresarios, diferendos con sus aliados del Partido Verde y hasta de los escándalos de gastos innecesarios entre sus regidores y funcionarios.
   Todos esos temas han alcanzado a la opinión pública que, sin saber a fondo, sin entender los alcances u orígenes reales de los temas, simplemente contribuyen al imaginario de que las cosas no andan tan bien, como se muestra en las siguientes gráficas emanadas de la encuesta de evaluación del mes de noviembre:
   Bajo este imaginario popular, la población de León rescata como positivo del Gobierno municipal que sigan pavimentado calles (12.4%) y de hecho, para quienes digan que el “Bachetón” no funcionó, están equivocados, porque al menos para un 12% de los encuestados sí fue una acción positiva y recordada. También notan mejoras en el transporte público con nuevas unidades (5.5%) y les agrada que hagan o prometan más escuelas (3.4%). Por otra parte, los principales errores o aspectos negativos que la población logra identificar son: el incremento en la inseguridad (33%), no cumplir con promesas de campaña (12.6%) y despedir a Policías (9.2%).
   El asunto de percepción cobra mayor importancia cuando al ciudadano se le da el poder de evaluación de forma directa, usando la escala tradicional de 0 a 10, siendo 0 la calificación más baja y 10 la más alta. Ese imaginario popular la castiga, otorgando una calificación de 5.7 en promedio. Cabe decir que no es su peor momento, pues de hecho está 7 décimas arriba de la primer evaluación del año hecha en abril, donde la calificación promedio fue de 5.0.
   El dato no puede dejar de ser comparado con la media estatal del trienio anterior cuyo valor promedio fue 6.4 para los gobiernos municipales en Guanajuato. Si bien es cierto que el primer año no es el mejor para ningún Alcalde y mucho menos para un Gobierno que toma el poder sin una estructura partidista y peor aún, sin recursos, sería equívoco seguir alimentando expectativas y esperanzas que puede ser muy complicado cumplir, porque el tiempo juega un papel fundamental en este ejercicio de la opinión pública.
   Cada leonés habrá entendido a su manera aquello del “cambio tranquilo” pero si existía un común denominador que impulsó ese voto fue la idea, la expectativa, el anhelo o la búsqueda de un cambio. El precio a pagar puede ser muy caro si el Gobierno municipal no logra consolidar esa idea de cambio (en positivo). La decepción es justamente porque la población que no ve el cambio que cada quien entendió, pero que la mayoría asumió que SÍ iba a pasar.
   Tal vez por eso la percepción actual no ayuda a los pronósticos del mañana, donde la carrera de sucesión municipal se perfila intensa si tomamos en cuenta que unos son bisoños en el poder y otros primerizos como oposición.
    Así inicia el segundo año del Gobierno del PRI en León. La apuesta de Bárbara Botello y su equipo es que les autoricen un préstamo lo suficientemente fuerte para hacer posible y visible el cambio, al menos en cuanto a infraestructura se refiere. Sólo que dependen de un Congreso local donde el PAN domina.
    Este segundo año es decisivo para la opinión pública, pues será el que defina el triunfo de la Alcaldesa sobre todos sus opositores y el inicio de un largo reinado del PRI en el poder; o por el contrario, marcará el debut y despedida por no haber cumplido la aspiración de un pueblo de un cambio, aunque fuera tranquilo.
NOTA: Los resultados expuestos son parte del estudio de evaluación municipal SIEC realizado por INMERSA MARKETING GROUP en noviembre del 2013, utilizando una muestra de 600 encuestas levantadas casa por casa en la ciudad de León, Guanajuato, bajo un sorteo probabilístico aleatorio simple  de colonias / manzanas / puertas.
PLAYERS of life es un foro de expresión para diferentes opiniones, por lo que cada colaborador
es responsable directo de la información que facilita para ser publicada.

+DESTACADO