PLAYERS_OF_LIFE_LOGO_22
julio 22, 2024

, ,

Sofía Comas: pájaros y poesía – Por Dolores Tapia

Sofía Comas es canadiense, nacida en La Rioja y afincada en Madrid, músico y amante de las palabras, me contó de su amor por la poesía de Netzahualcóyotl...

Por

Sofía Comas: pájaros y poesía – Por Dolores Tapia

Conocí a Sofía Comas en el Teatro Pavón de Madrid, a punto de ver ambas -y por separado- una matiné inusitada y flamenca; ella escuchó de lejos mi “acento mexicano” y recordó mi país, el mismo que acababa de conocer y que atravesó, completo, su espíritu.

Yo amanecía en España dentro de un viaje que floreció en un universo nuevo para el que hoy no tengo palabras.

Sofía es canadiense, nacida en La Rioja y afincada en Madrid, músico y amante de las palabras, me contó de su amor por la poesía de Netzahualcóyotl, yo pensé en una frase de Antonio Machado: “la poesía es la palabra esencial en el tiempo”, lo esencial pues tiene que ver con las almas y la eternidad, pero el tiempo es aquello indescifrable que sí y solo sí las artes tienen la capacidad de nombrar.

Esto pensaba cuando la oscuridad de la sala nos abrazó, prudente, para dar inicio a la función. Esa tarde Sofía Comas, la flamencóloga Carolina Le Port y yo tuvimos un primer encuentro de sobre mesa, hablando todas… de Federico García Lorca.

El 9 de noviembre de 2022, Sofía Comas sacaba a la luz uno de los legendarios Sonetos del Amor Oscuro del autor de “Bodas de Sangre”, lo musicalizó, produjo e invitó a la mismísima Soleá Morente con quien coincide, por cierto, en el espíritu lorquiano.

La pieza se titula “Ay voz secreta” (del amor oscuro) e incluye al inicio una preciosa nana tomada de la obra “Yerma”. La pieza se puede encontrar en plataformas como Apple, YouTube y Spotify, es potente y portadora de un espíritu tan contemporáneo que ofrece, sin querer, un camino de esperanza para redescubrir a los poetas en español.

Comas lo dice: “Una de las vías que nos acerca a la poesía hoy en día es cantándola. Hay grandes discos con muy buena acogida basados en poemarios(…)”.

El trabajo sobre esta pieza, comenta, fue al inicio “para una pieza teatralizada sobre Lorca y Walt Whitman junto a Gonzalo Escarpa y Silvia de Pé. ‘A la nana’ -que se integra al inicio- forma parte de un proyecto de danza de la compañía ‘Zuk’ para la cual trabajé como compositora.

Luego empecé a tocarlos en mis shows en directo (…)”, señaló. La artista logró regresar hace un mes a Ciudad de México gracias a las gestiones con el Centro Cultural de España presentando su trabajo a través de un sugerente performance que derrocha metáforas y, que puede iniciar con las palabras de nuestros ancestros y terminar, sí así lo desea, con Los Cojolites.

Visitió Guadalajara para construir lazos con su trabajo, nos dejó por lo pronto y en las manos: “A un pájaro rojo”,  un producto que resulta un puñado de “plegarias para salir adelante”. Un trabajo que es pop y concepto, poesía y juego, oración y palabra.

¿Qué es la poesía para este trabajo, Sofía?, le pregunto.  “El pilar sobre el que se sostiene el disco. Es la oda a la figura del poeta, entendido como el chamán de la palabra.

Comenzó como una necesidad de reconectar con la espiritualidad, más allá de las religiones, que nos hace humanos. La palabra, a traves de oraciones y plegarias, es ese vehículo mágico con el que reconectar con los dioses, una variante de la magia”.

Y bueno, le digo, ¿ahora qué sigue? “Ahora siento la necesidad de sentir el suelo bajo mis pies, mirar a los ojos a quien tengo enfrente y quererle sin prejuicios ni temores. Este primer impulso está siendo el punto de partida para emprender un nuevo camino”.

Entre preguntas y respuestas, viajes y una dialectica entre México y España, Sofía y yo, seguimos nombrando a Lorca, incluso, al inicio de esta charla a distancia que parece haber iniciado hace dos meses (o tres) en el Rastro de Madrid.

“Lorca es el poeta, Lorca es un bien necesario para combatir la deshumanización a la que estamos sometidos”, me dice. Coincido.

Le creo todo porque sé y comparto que la poesía lo conecta todo y que lo nombra todo y que nos tiene ahí, aquí, hablando de ello. ¿Qué es lo que hoy buscas? -le digo-.

La artista nacida en Logroño me dice que México le “ha ido dando claves y me ha abierto los brazos con generosidad a la hora de emprender este nuevo camino. Empezó como una intuición, es un lugar clave hacia lo que viene, en esta necesidad de embarcarme en el aprender a querer bonito”.

Sofía trabaja sobre su siguiente disco, regresará a México, lo sé, lo sabemos, pero por lo pronto tenemos su “Pájaro rojo” con piezas como “La tormenta” que presagia y reza en un viaje inusual o “En tu mejilla” donde se puede “tocar” una creación musical que construye identidad, que comparte eso que la habita y nos recuerda “que somos tribu”. 

La palabra escrita, la música y la construcción de puentes nos recuerda que la poesía lo conecta todo y que ésta, además, nos remite a la humanidad y tampoco concede hoy en día, en este mundo, si esto es fácil o díficil de entender.

Hoy por hoy es necesario recuperar la palabra como vehículo de salvación. Y la música como el puente que lo traspasa todo.

+DESTACADO