i Latina: Un proyecto culinario alejado de lo tradicional

i Latina fue reconocido por su trayectoria gastronómica, descubre a las mentes detrás de este proyecto que ya se convirtió en un clásico

Por

Por su pasión, compromiso y dedicación, este año, Grupo PLAYERS otorgó el reconocimiento Trayectoria Gastronómica 2021 en el certamen gastronómico PLAYERS’ Restaurant’s Choice a Grupo i-Latina, un negocio familiar que desde hace 22 años ha marcado una diferencia en la industria gastronómica no solo en Guadalajara sino a nivel internacional.

Fue el 22 de junio de 1999 cuando abrió sus puertas su primer proyecto: i-latina, un restaurante nocturno, cosmopolita y sofisticado que nació con el objetivo de proponer un concepto diferente en la Ciudad, con un menú disruptivo y una creativa decoración.


El restaurante fue fundado por las hermanas Lorena y María José Zertuche y sus respectivos esposos, Jorge Martínez y Jerry Cendejas; tiempo después se unieron Tomás Zertuche (hermano de Lorena y María José) y su esposa, Imelda Quintero.


El original nombre que eligieron fue una idea de Jerry, “se la puse porque me gustaba cómo se veía la letra ‘i’ de vista, y porque podrías decir un chorro de un palito y un puntito, se me hacía muy curioso, muy padre y me parece hasta gracioso”, expresa.

La ubicación, el lugar y la decoración de i-Latina no eran algo común en Guadalajara, ya que el restaurante está ubicado cerca de las vías del tren, en un espacio que antes había sido una bodega. i-Latina sobresale además por su interesante interiorismo, diseñado por Lorena y María José Zertuche, quienes partieron del uso de objetos singulares, olvidados y reciclados, con los que lograron un ambiente ecléctico, una estética contemporánea y muy mexicana, saturada de colores, así como texturas que atrapan a los comensales.


La propuesta gastronómica por su parte, se distingue por la comida estilo fusión, con una mezcla entre la mexicana, latina y asiática. “La comida es innovadora. De la gente que empezó a venir, muchos no habían probado el carpaccio de atún. Por ejemplo, había amigos míos que en su vida habían comido atún crudo y lo probaron aquí”,
expresa Tomás. Una insignia del grupo es su pizarra de especiales, es decir, ediciones limitadas con opciones creativas, únicas por ingredientes de temporada y su preparación, que muchas veces se han quedado en la carta, a petición de los comensales.

Los socios comentan que una de las claves de su gran trayectoria es el tiempo y el esfuerzo que dedican a su negocio, ya que en un inicio todos estaban de lleno en el restaurante. “Cuando empezábamos todos hacíamos algo, yo en la barra, mi hermana en la puerta; Jorge y Jerry se turnaban, una semana cada quien en la cocina o en la barra; y Tomás hacía los postres”, expresa María José.


“Éramos muy apasionados, se convirtió en nuestra mayor dedicación, y lo más importante, es que la pasábamos bomba. Nos pegamos unas friegas, olíamos a totopo todo el día, y no tuvimos vida social por mucho tiempo. Y la neta, estábamos muy felices con ver realizado algo que para nosotros mismos era un ‘chiste’ nuevo, lo estábamos inventando día a día y era padrísimo”, agrega Jerry.

i Latina


A través de los años el grupo se ha expandido con diferentes proyectos. En 2000 deciden crear i-Latina Banquetes,
con el cual han servido en eventos; entre ellos una fiesta de cumpleaños de Vicente Fernández,
así como para la boda de la actriz tapatía Jacqueline Bracamontes.

En el año 2007 nace Anita Li, un concepto de día, opuesto a lo que es i-Latina, caracterizado por su decoración en colores claros, música ligera, así como por su carta de platos y cócteles divertidos. Además, como juego su nombre es un palíndromo.


Para el 2008 abren la primera sucursal de Loló en San Francisco, California, cuyo concepto fue diseñado para personas abiertas a experimentar sabores diferentes, en una atmósfera casual; y en 2015 abren su segunda sede en tierras tapatías.

Su amor por la cocina, los ha hecho un referente gastronómico, una prueba de ello es la presea Innovación Restaurantera que recibieron en 2004, por parte de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados.

Los socios mencionan que entre los retos más grandes que han tenido que enfrentar ha sido mantenerse vigentes a lo largo de tantos años de trayectoria, además de saber equilibrarlo con la vida personal, “mantenerte como individuo, mantener tu familia y no perderla por la chamba porque te demanda un chorro, es un negocio que implica mucho desgaste”, agregan.

Consideran que una de las claves que los han ayudado a lograr tener una de las empresas culinarias más representativas de la ciudad es trabajar bajo los valores del amor y el respeto y tener un equipo unido, enfocado en ofrecer una cálida atención personalizada y comprometiéndose con la calidad de sus platillos y cócteles.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO