Mónica Escoto, dueña de ideas hiperactivas

La empresaria y emprendedora transforma sus negocios y conecta con nuevos públicos gracias a su incansable deseo de hacer cosas

Por

Mónica Escoto

Quedarse quieta no es una de las cualidades de Mónica Escoto. Mucho menos dejar que la vida avance sin que sus ideas y negocios se estanquen, aunque una pandemia tome a la sociedad por sorpresa.

Directiva del Grupo Mitote, que entre sus negocios tiene a la cadena de restaurantes Chai, Mockocity y Artmosfera, cuando llegó la crisis de salud puso pausa a su trabajo para repensar lo que había hecho hasta entonces.

“La pandemia me puso una revolcada de todo y cambié totalmente. Me clavé durísimo en estar en mi casa porque tengo unos hijos adolescentes y me empezaron a demandar atención. Antes estaba trabajando en todas las marcas del grupo y a partir de entonces comenzamos a delegar todo lo que pudimos para estar con la familia”, cuenta Mónica.

Al incorporarse de nuevo a las actividades de las empresas, se dio cuenta que todo funcionaba igual que antes de irse. Por lo que decidió replantear sus actividades, iniciar nuevos proyectos y unirse a otros. 

“El tema de la pandemia nos dejó cuestionandonos qué estábamos haciendo y para qué. Ahora estamos tratando de sacar adelante ideas como galerías de arte, armar tiendas con piezas de artistas locales. Pero también empezamos a implementar el kilómetro cero en los restaurantes, buscamos ser más eficientes, contaminar menos, y hacer espacios que realmente sean multifuncionales”.

El proyecto para generar menos desperdicio ya está en marcha con envases ecológicos y el uso cada vez menor de plástico de un solo uso. “Estamos tratando de dejar menos huella de carbón en este planeta, cosas que a lo mejor antes no se veían tanto ahorita ya nos clavamos durísimo en eso que es prioridad para nosotros”.

Liderazgo más ameno

Con un grupo consolidado que da empleo a dos mil personas, Mónica asume la responsabilidad de líder, pero desde un espacio más inspirador. Visita las sucursales y se sienta a ver cómo funciona el negocio para dar una retroalimentación discreta tras su visita.

“Ya soy ese supervisor buena onda porque tengo quien haga el trabajo sucio. Voy y disfruto y ya después comunico lo que se puede mejorar. Tras muchos años me di cuenta que me paraba en cada sucursal y, en cuanto me paraba, me daba un infarto porque la música estaba horrible, porque el empleado no usaba el uniforme correcto, porque no estaban saludando en la puerta, etcétera. Me la pasaba como como regañando a todo mundo y después entendí que nada es urgente y que ayudas más si no rompes la armonía. No pasa nada, si cuando termines tu visita le hablas al encargado y le dices todo lo que se puede mejorar”.

Con esa nueva visión y liderazgo, recomienda a los emprendedores tener mucha paciencia en sus negocios. Para obtener buenos resultados o para tratar con su personal. Y apela al crecimiento profesional de las personas que trabajan a su lado antes que pensar en ganancias monetarias. 

“El modelo que nos vendían de estar controlando todo no funciona; hay que dejar que el personal crezca porque así la empresa también crece. Pero para eso hay que tener paciencia y aprender de los errores”.

 Una vez que ya hay un negocio consolidado, aconseja que se empiece a delegar para pensar en nuevos proyectos.

“Uno de mis errores fue querer supervisar todo: finanzas, recursos humanos, absolutamente todo. Al principio claro que tienes que hacerlo, pero una vez que avances debes confiar en las personas a tu alrededor. Van a cometer errores, pero no pasa nada, porque así también se aprende”. 

Proyectos, proyectos y más proyectos

De sonrisa fácil y con mucha bonhomía, Mónica decidió compartir sus experiencias a través del podcast “En peligro de extinción”. Junto a Paulina Hernández, y bajo la productora 40 decibeles, habla sobre temas de actualidad para un público que ya rebasa los 30 años. 

“Comenzamos hablando de esos temas que las mamás jóvenes conocen muy bien. Pero como todo, el podcast fue evolucionando como nosotras y cada semana abordamos temáticas diferentes. Incluso nos pasa que mucha gente se siente identificada y llegan a las tiendas y nos proponen temas, nos dan retroalimentación”.

“No le tengo miedo a hacer conceptos nuevos, el reto es cómo mantenerlos y llevarlos a la siguiente etapa”

Mónica Escoto

Este artículo forma parte de la Revista PLAYERS of Life Guadalajara. Consulta más contenidos de la edición impresa en la revista digital.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO