Grupo Los Arcos: Pasión y tradición gastronómica

Grupo Los Arcos es reconocido con el galardón a la Trayectoria Gastronómica en el PLAYERS Restaurant Choice

Por

Grupo Los Arcos es reconocido con el galardón a la Trayectoria Gastronómica en el PLAYERS Restaurant Choice

Llegar al gusto de la gente puede ser una tarea sencilla. Elegir ingredientes de calidad, tener una buena receta y sazonar de manera correcta. Mantener el cariño de los comensales luego de varias décadas es lo realmente complicado. Mucho más si se trata de hacerlo en diferentes ciudades, con apetitos diversos y exigencias únicas. 

45 años después de servir su primer platillo, Grupo Los Arcos puede presumir de tener todo lo anterior y muchas cosas más. Suman el tradicional e icónico restaurante Los Arcos, con dos sucursales en la metrópoli tapatía y 15 en el país; Cabanna, que también tiene dos lugares en la ciudad y nueve en todo México, además de Lorenza, la nueva apuesta del grupo. Por eso es que este año Grupo PLAYERS los reconoció con el premio a la Trayectoria Gastronómica en el PLAYERS’ Restaurants’ Choice.

Una vida en Los Arcos

Con la segunda generación al frente, el reto sigue siendo el mismo desde que iniciaron: complacer a sus clientes.

Para Víctor Angulo Lugo, director general de Grupo Los Arcos, pese a la inexorable expansión, la empresa sigue siendo un negocio familiar. “Esto lo empezaron mi papá y mis tíos. Ahorita como segunda generación ya somos, si mal no recuerdo, 10 primos trabajando en el grupo. Yo tengo 40 años de edad, pero empecé a los 23 a trabajar de manera formal, pero tengo un primo que tiene 55 años de edad, el único trabajo que conoce es aquí en Los Arcos. Hemos pasado por muchos puestos y nos hemos complementado siempre como familia”. 

Sin embargo, la consolidación no llegó de un día para otro. Hubo, y sigue habiendo, mucho esfuerzo detrás de cada platillo que llega a las mesas. Para Víctor, gran parte del éxito reside en saber planear e invertir en ellos mismos. 

“Con tanto tiempo en el mercado se pudiera ver que cortamos puras maduras, pero también hemos tenido fracasos. Yo creo que gran parte de nuestro éxito ha sido la planeación que hicieron mi papá y mis tíos. Ellos decidieron que si ganaban 100 pesos, la mitad se ahorraba para ir creciendo el negocio”.

Así, la expansión fue orgánica y ante cada oportunidad que se les presentaba para llevar a Los Arcos a otra ciudad no había necesidad de recurrir a dinero externo. “Esa manera de crecer fue la que dio mucho pie a que pudiéramos seguir abriendo restaurantes. Nosotros aprendimos que lo que ganes no te lo tienes que gastar en coches de lujo o accesorios de moda, antes hay que consolidar el negocio. Mi papá y mis tíos trabajaron mucho esa parte de la   austeridad al gastar: siempre cuidaron ese fondo de ahorro para abrir más lugares”.

Además, ante cada apertura, la familia siempre estuvo cercana a sus nuevos clientes; ya fuera para conocer sus gustos o darles el trato y servicio que esperaban de un espacio de Grupo Los Arcos.

Guadalajara, sucursal del Pacífico

Grupo Los Arcos llegó a la Perla Tapatía hace un cuarto de siglo para convertirse en un imperdible para los amantes de la gastronomía del Pacífico. La primera sucursal se afincó en Lázaro Cárdenas y cuenta Víctor que llegaron con ciertas dudas debido a la gran oferta culinaria que tiene la ciudad. 

“Guadalajara ha sido muy noble con nosotros. Primero llegamos de clientes a otros negocios antes de abrir y vimos que había un muy buen servicio. Entonces tuvimos un temorcito de si nos íbamos a ver improvisados porque la ciudad no sólo tiene buen servicio, sino que la gastronomía siempre ha sido muy buena y con precios accesibles. Veíamos a Guadalajara como una ciudad donde se come bien y no es tan caro como en otras partes”. 

Esos temores se alejaron muy pronto y el comensal local los recibió con los paladares ansiosos de probar su menú. Tanto que tienen dos sucursales de Los Arcos y otro par de Cabanna. 

“Ambos proyectos apuestan por la calidad y servicio, pero se enfocan en diferentes momentos del día para disfrutar de una comida o un buen trago. Los Arcos es un restaurante de manteles y tiene el sello de nosotros: la garantía de que el producto es bueno y la sazón es buena. Pero poca gente cena ahí, entonces vimos la posibilidad de tener una oferta de bebidas y coctelería atractiva. Así comenzamos a pensar en Cabanna”.

El arribo de Cabanna

Cabanna inició su travesía en 2012 en Culiacán tras mucha planeación y trabajo de diseño del menú y el lugar. 

“Nos tardamos 35 años para para abrir otro concepto diferente a Los Arcos, no fue cualquier decisión. La arquitectura la comenzamos de cero. Vimos y probamos varias propuestas y desechamos muchas. Hasta que nos presentaron un arquitecto tapatío especializado en hoteles. Tras semanas de trabajo nos enseñaron los renders y nos encantó. A partir de ahí se aterrizó el menú que había desarrollado mi hermano con otras personas que trabajan con nosotros. Él vivía en Guadalajara en ese momento y empezó a ver lo que se movía en la ciudad. Logramos captar un menú con un poco de todo, no sólo mariscos; incluimos hamburguesas, pastas, paninis. Al inicio teníamos estimado que entraran 300 clientes diarios, pero nos llevamos una buena sorpresa cuando tuvimos días de 700 o 800 personas”.

Cabanna tiene ya nueve sedes en ocho ciudades. Guadalajara es la única metrópoli que cuenta con dos espacios: uno en el sur de la ciudad y otro en avenida México. Reflejo del cariño y lealtad que tienen los comensales locales por el proyecto. 

Ahora comienza el desembarco de Lorenza, el nuevo concepto de Grupo Los Arcos “inspirado en la diversidad y pasión de la cocina mexicana: ofrecemos mariscos, carnes y coctelería única”.

Apostar por los productores

En un entorno tan competido, tener el mejor producto a la mano es una de las claves para satisfacer a una clientela golosa de sus platillos. Eso lo visualizaron desde los primeros años y apostaron por crear una congeladora para sus restaurantes. 

Esa empresa es un ejemplo del círculo virtuoso en los negocios. Los pescadores de la región tienen asegurada la venta de sus productos, cuentan con apoyo para sus equipos de pesca y Grupo Los Arcos cuenta con el inventario suficiente para todas sus sucursales.

“Vemos a los pescadores y productores como aliados. Las primeras de sus capturas van para nosotros porque los apoyamos de diferentes maneras. En la congeladora almacenamos toneladas de producto y en los restaurantes le ponemos valor agregado”. 

Explica que pueden comprar toda la pesca de una sola vez para evitar desabasto en un futuro. “Si sale una corrida de robalo de 25 toneladas podemos comprarla toda. La guardamos para cuando necesitemos el pescado en la cocina. A nuestros productores también les conviene más entregar en una sola venta un alto tonelaje que estar vendiendo tienda por tienda. Además, somos buena paga”.

Creación de un ícono gastronómico

Pocos pueden presumir el haber creado un platillo tan popular que esté en los menús de muchísimos restaurantes de mariscos. Los Arcos sí. 

El ya icónico taco gobernador es obra y gracia de este restaurante. Surgió luego de que el entonces candidato a la gubernatura de Sinaloa, Francisco Labastida, pidiera algo ligero para comer. Hecho de machaca de camarón a la plancha con chile poblano, cebolla y queso gratinado, el resultado de aquella petición lo hemos probado todos en algún momento. 

Sin embargo, no es el único clásico gastronómico de Los Arcos. Ante la pregunta de qué recomendaría para pedir en el restaurante, Víctor piensa mucho antes de decidirse por algo. 

“Las tostadas de ceviche San Blas, que es callo de robalo con coco y un poquito de picante, esas no hay falla, la verdad. Eso en Los Arcos. En Cabanna hay que pedir sí o sí los taquitos de aguachile. Es una tortilla de jícama, tiene un camarón crudo encurtido con salsas negras y un poquito de cebolla morada encima. Y algo que se vende en los dos es el torito: chile güero relleno de machaca y camarón con salsas negras. Pero hay opciones para todos”.

Conoce más

  • Grupo Los Arcos tiene de 45 años al servicio de sus comensales. 
  • Más de dos mil 400 personas trabajan para ellos.
  • Tienen tres conceptos de hospitalidad: Cabanna, Lorenza y Los Arcos
  • 15 sucursales de Los Arcos en todo el país
  • Nueve sucursales tiene Cabanna

Así ha sido la historia de Grupo Los Arcos

  • 1977. Comienza la historia de Grupo Los Arcos con la primerA apertura de Los Arcos Restaurant, en Culiacán.
  • 1984. Se crea MCA Mariscos Congelados Los Arcos para abastecer con los mejores pescados y mariscos del pacífico a todos los restaurantes del Grupo.
  • 2012. Nace Cabanna Restaurant, en Culiacán. De concepto casual, es para disfrutar y compartir entre amigos.
  • 2015. Renuevan la marca Los Arcos para refrescar su esencia con una imagen fresca, madura y de experiencia.
  • 2019. Surge Lorenza Restaurante, un nuevo concepto en Tijuana. Está inspirado en la diversidad y pasión de la cocina mexicana.

Este artículo forma parte de la Revista PLAYERS of Life Guadalajara. Consulta más contenidos de la edición impresa en la revista digital.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO