PLAYERS_OF_LIFE_LOGO_22
mayo 24, 2024

, ,

Gabriela Hernández y su pasión por el Marketing Digital

La pasión de Gaby por el Marketing Digital, la mantiene siempre en tendencia y queriendo ofrecer lo mejor para sus clientes.

Por

Gaby tiene 29 años y gracias a que comenzó a trabajar desde que estudiaba, logró ir formando una carrera en el Marketing Digital. Fue hace cuatro años que inició con Punto Ámbar, una agencia dedicada al Marketing Digital y creación de estrategias.

Con el paso de los años, dejó de ser ella y su computadora para convertirse en un equipo de 9 personas. Su diferenciador es siempre humanizar a las marcas y enfocarse en crear contenido atractivo y distinto a lo que hacen los demás.

Punto Ámbar está enfocado en ser un equipo joven para mantenerse siempre en tendencia y aprovechar esos talentos que necesitan comenzar a generar experiencia en el ámbito laboral.

¿Cómo nace la idea de hacer tu propia agencia de marketing?

Toda la carrera trabajé en agencias de publicidad, donde comencé desde abajo. Mi primer trabajo fue de Community Manager y ahí me di cuenta que era algo que me encantaba y que el Marketing Digital era el boom del presente y del futuro. Así que me clavé y me empecé a meter en todo, estuve en varias agencias, entre ellas una muy reconocida de aquí de Guadalajara, donde aprendí muchísimo.

En esa agencia me tocó abrir el área del Marketing Digital junto con mis superiores, por lo que ahí aprendí a hacer de todo, a ser multitask, etc. Sin embargo, al mismo tiempo, me empezaron a llegar proyectos de freelance poco a poco.

Llegó un punto en que comencé a tener tantos clientes que era tiempo de formalizar ya un proyecto propio. Siguió siendo un proyecto un poco informal, porque sólo era yo, hasta que contraté a otra persona que me ayudara con algunas cosas, pero pronto todo se empezó a salir de control porque nos empezaron a llegar más y más clientes.

¿En qué momento te das cuenta que tu negocio está tomando forma y se está haciendo algo más formal?

Fue precisamente cuando los clientes empezaron a sobrepasarnos y ya no podíamos entre dos personas. Ahí fue cuando me di cuenta que tenía que empezar a crecer el equipo y delegar.

Por lo que tuve que empezar a estandarizar procesos, así que me puse a hacer formatos de todo: de guiones, de briefs, etc. Porque obviamente iban llegando personas pero tenían que ir agarrando el Know How de la empresa, porque al final de cuentas mis clientes me estaban contratando a mí pero teníamos que hacerlo en equipo. Pero ese proceso de estandarizar todo, me tomó aproximadamente un año.

¿Puedes mencionarnos algunos clientes de los que estés más orgullosa?

Realmente he tenido clientes de todo tipo, para algunas personas hay algunas cuentas que pueden parecerles aburridas por ser muy institucionales, pero a mí me ha gustado todo el proceso. Precisamente, a las cuentas institucionales, ¿Cómo le haces para hacer su contenido más atractivo? ¡Ahí está el reto!

Una de las empresas con la que tenemos muchos años trabajando es “Carlo”, que se especializan en el vidrio y ha sido un proceso muy gratificante el adaptarnos a la creación de contenidos de este giro. Tenemos también a Merkabastos y otras marcas del estilo que nos hacen de este proceso algo muy fructífero.

Hemos tenido otras cuentas muy divertidas como el Marketing de Influencers de Mercedez en varias ocasiones, hicimos algunas campañas para la Fórmula 1, también tenemos una cuenta que es el Hotel Punta Caliza en Holbox, que es muy reconocido y ha ganado algunos premios, etc.

¿Cuál ha sido el aprendizaje más grande que has tenido con la creación de Punto Ámbar?

Primero, eso de estandarizar los procesos para que todos puedan hacer lo mismo que tu haces, creo que ha sido lo más importante.

También a tener un buen equipo de trabajo, y hacer todo para que se sientan contentos y a gusto. Cuando logro que haya buena relación en el equipo, siempre todo sale mucho mejor.

Y por último, a tener buen tacto con los clientes, algunos dicen que el cliente no siempre tiene la razón, pero creo que es importante hacer que ambas partes estén felices y satisfechos con los resultados.

¿Cuál es tu parte favorita de tu trabajo?

Si pudiera volver a ser Community Manager sería la más feliz del planeta, pero ya no puede pasar eso por las responsabilidades que tengo, pero definitivamente me encanta. Es muy divertido, estar del lado de la marca pero al mismo tiempo del lado del usuario.

El hacer que el usuario se sienta identificado con la marca y que quiera comprar un producto sin que lo obligues a comprarlo, es lo que más me gusta de este trabajo.

¿Cuántos son en Punto Ámbar ahora?

Somos 9 personas, en enero vamos a ser 10, para mí nunca ha sido parte de mi estrategia el tener un equipo muy grande, me importa mucho tener uno pequeño pero capaz, si sabemos organizarnos podemos sacar 1 o 25 cuentas.

Me gusta la idea de ser pocos pero que estén a gusto y tengan una mejor evolución y aprendizaje. Quiero mantener un crecimiento controlado, sobre todo ahora en tiempos de incertidumbre, no quiero ser una empresa que corra a sus empleados por no poderlos mantener conmigo. Siempre pienso primero en mi equipo.

¿Qué planes y retos a futuro vienen para tu empresa?

Creo que cada año nos hacemos más competitivos y siempre estamos mejorando, así que queremos seguir así. Este año, por ejemplo, comenzamos con 12 cuentas y estamos cerrando 2021 con 24 cuentas.

Para 2022, ya quiero comenzar a buscar el tipo de clientes que nos motive, porque nunca en cinco años hemos tenido que buscar un cliente pero creo que ya es momento de hacerlo.

También queremos seguir con nuestros cursos de Marketing Digital, hacerlos más formales, comenzar con empresas, ya es algo que hacíamos pero queremos hacerlo de manera regular.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO