ING. HÉCTOR MARIO CHAVIRA

Por

Es originario de la costa de Jalisco, para ser precisos de Cuixmala, de donde emigró terminando la preparatoria para instalarse en la capital tapatía motivado a seguir con sus estudios, para cursar la Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica por la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG). Tiempo después, continuando con ese ímpetu ávido de conocimiento, realizó el programa en Alta Dirección de Empresas AD2, en el IPADE.
   Su gusto por la ingeniería surgió en la etapa de preparatoria, cuando mientras estudiaba también trabajaba en el almacén del comisariato del Aeropuerto de Manzanillo, donde preparaban los alimentos que se ofrecían en los aviones; sin embargo, su curiosidad lo llevaba a deambular por las instalaciones, le gustaba frecuentar la torre de control y platicar con un ingeniero experto en los sistemas involucrados con los radares y mecanismos de esa naturaleza. Así fue como aquel joven con grandes sueños descubrió el rumbo de su vida, encaminado en este rubro.
¿Cómo empezó tu carrera profesional?, y platícanos sobre los inicios de Grupo Hemac 
Trabajé toda mi vida en la industria de las telecomunicaciones; comencé en la universidad donde dibujaba planos a mano, ya que no había computadoras, estos eran de redes telefónicas para Teléfonos de México. Cuando salí de la universidad, entré a Banca Promex en el área de telecomunicaciones y ahí supe que quería tener un negocio de este ámbito. Diez años después, en 1999 emprendí fundando Grupo Hemac, siendo mi primer cliente la Organización de lo que hoy es Cuixmala; le ofrecí los servicios para hacerle las primeras redes, computadoras, etc. Al principio, en la empresa solo éramos mi esposa y yo, con el transcurso del tiempo se involucraron dos personas con gran experiencia, quienes se convirtieron en mis socios como el Director Comercial y el Director de Operaciones.
¿Cómo ha sido tu trayectoria dentro de Grupo Hemac? 
Aunque a lo largo de mi carrera profesional me he desempeñado en distintos roles, en Grupo Hemac fue donde me tocó hacer de todo, lo cual fue un poco duro, ya que venía de tener un mando medio donde trabajaba con gente a mi cargo; sin embargo, al salir de ahí no contaba con apoyo y tuve que dedicar tiempo a todas las actividades de Hemac, como ir al banco, realizar la facturación, cobrar y hacer instalaciones, así como coordinar las ventas y compras. En la medida en que el equipo creció, se fue tomando una estructura jerárquica y funcional, siendo mi labor la de CEO de la empresa.
¿Qué tipo de formación profesional has tenido? 
Soy por naturaleza ingeniero, involucro mucho mis manos donde reparo y soluciono problemas en los sistemas de telecomunicación y tecnologías de información, así que mi proceso debía ser formativo para implementar actividades que nos hicieran caminar como empresa. Siendo líder, tuve que alejarme un poco de mi especialidad para conocer a profundidad la actividad de esta industria, haciéndome experto en temas de administración y gestión de proyectos. Igualmente, incorporé en mi aprendizaje Diplomados, Seminarios, Talleres, el Programa de IPADE y un Networking que he ido haciendo alrededor de mi vida, con personas valiosas.
¿Qué estrategias han llevado al éxito a Grupo Hemac? 
En el camino me encontré un sistema de transmisión de microondas de origen israelí, el cual compré aquí en la Ciudad de México y lo instalé en una caja popular; funcionó y era muy superior en cuanto a tecnología y precio. Entonces decidí viajar a San Diego para realizar un entrenamiento acerca de estos equipos, fui a estudiarlos y a conocerlos. Me compré un kit demostrativo y esto fue un parteaguas en lo que hacíamos, ya que empezamos a vender bastantes radios de ese tipo. El impacto para la compañía fue muy significativo y a partir de esto abrimos el área de ventas, lo cual fue de suma importancia en el arranque de Hemac.
De sus servicios, ¿cuáles son los más innovadores? 
Todo nuestro portafolio de productos y servicios son vanguardistas e innovadores. Hoy en día, estamos trabajando con soluciones para nuestra condición de vida; es decir, las que están relacionadas con temas de seguridad y que incorporan inteligencia y desarrollo de sistemas de análisis para plataformas. Estas permiten reaccionar al margen de la industria, ofreciendo respuestas puntuales para el mercado, en materia de protección.
¿Cuáles han sido los mayores retos que has enfrentado? 
En lo personal, el reto más importante es el de ser un buen padre y esposo; me siento pleno, ya que he logrado tener hijos y una familia formados con valores. Como empresario, el darme cuenta de que debía tener un equilibrio en el hacer y el ser; no olvidarme de que estar bien en el ámbito personal y con las demás personas es lo más importante. Lo sentí cuando me quedé sin tiempo para mis cosas. En este ser, lo más grande que he podido aportar a mi equipo de trabajo es el valor y el desarrollo, mientras que al ecosistema externo a Hemac: clientes, proveedores, socios y amigos, es la construcción de telecomunicaciones y sistemas TI que mueven a México.
¿Cuáles son las metas de Hemac para este año?
Para hacer mejor las cosas afuera, es primordial preocuparnos por el equipo humano. Con el apoyo de especialistas externos, estamos trabajando el área de talento con un programa para dar seguimiento puntual y desarrollo a la gente. Me gustaría que al término del año cerráramos con un avance importante en este tema; reforzar los conocimientos que tienen que ver con el pensamiento crítico, el trabajo en equipo, los valores de la compañía y la conciencia ética y cívica, con el fin de que en un futuro podamos ser calificados como uno de los mejores lugares para trabajar. Asimismo, al final del 2017 estarán materializados algunos proyectos muy importantes que actualmente estamos trabajando, y eso lo logramos gracias a un equipo humano.
¿Qué mensaje le das a los jóvenes emprendedores? 
Creo que ser emprendedor es una forma de aportar en el desarrollo de tu comunidad y la cadena que esto genera. Para hacerlo, deben estar convencidos de que lo que van a ofrecer proveerá un servicio útil a la comunidad. Hay que poner pasión, perseverancia, así como tener una idea clara y un plan de negocios definido, pero sobre todo, hay que privilegiar el pensamiento de la abundancia sobre el de escasez, en todo. Cuando uno hace lo correcto, el dinero llega por añadidura.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO