GALIA PLASCENCIA

Por

Cuando Galia Plasencia decidió pagarse una carrera universitaria en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) no se imaginó que esa aventura terminaría en una empresa que lleva poco más de dos años de vida, que emplea a más de 360 personas, con exportación al extranjero y que une sus dos pasiones: la mercadotecnia y su amor por los caballos. La presencia como patrocinadora de más de 30 eventos al año la ha posicionado en el sector equino. Participa en eventos ganaderos, de polo, charrería, equitación, adiestramiento y caballos de baile. En el sector equino tienen a 270 distribuidores a nivel nacional. Están exportando a Estados Unidos ya en este mes, y a principios de 2018 Lacrin tendrá presencia en Guatemala, Panamá y Honduras.
   “Decidí estudiar en el ITESO y yo me pagué la carrera, y necesitaba un trabajo que me diera para estudiar y vivir”. Así decidió ser consultora en mercadotecnia y uno de sus clientes, productor de químicos, le propuso crear un producto para caballos, conociendo su fanatismo por estos animales; y lo que comenzó como un hobby se volvió empresa. Con el tiempo se puso de moda el uso de shampoo para caballos en humanos y decidió también sacar una línea cosmética. Hoy, además de las ya nombradas, tiene una línea más: F*ck Off, que incluye protector solar, bálsamo y repelente. La marca está pensada para deportistas y personas que hacen ejercicio al aire libre.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO