Tendencias actuales en marketing y tecnología

Tendencias actuales en marketing y tecnología

Guadalajara
30 octubre, 2019

Por Alexandro Rodríguez Alvidrez
Director General Alquimia

La tecnología se ha apoderado de la atención, sobre todo en el marketing actual. Hace apenas unos años existían tan sólo 120 plataformas a las que podíamos recurrir, pero contrasta eso con las más de 7,000 que tenemos hoy. Data, medios digitales, hiperconexión, e innovaciones tecnológicas acaparan el foco y, aunque esto tiene ventajas, también tiende a distraernos de otras cosas que son esenciales.

La tendencia actualmente debe regresar a lo básico, empezando por un rediseño de los modelos de negocio, siempre partiendo desde un pensamiento estratégico que al final termine por implementar la tecnología. Pero no se trata de la tecnología por la tecnología, sino de ponerla al servicio de la estrategia, que a su vez estará al servicio del modelo de la propuesta de valor en la organización, y éste finalmente al servicio de la gente involucrada. Y estoy hablando de las personas; del consumidor, el intermediario, distribuidor, comercializador, fabricante y el estratega comercial; es decir, a toda la cadena de valor.

A lo que quiero llegar es que se trata de una cuestión de filosofía, de enfoque. Nuestra tarea, como industrias creativas y digitales, es gestionar el presente, sabiendo qué preservar y también hay que olvidar el pasado de manera selectiva, abandonando ideas que simplemente ya no funcionan, para crear y construir el futuro. Y esto requiere de un pensamiento estratégico que repare la discontinuidad que se genera entre la evolución social y la evolución tecnológica. 

La clave del trabajo que desarrollamos en Alquimia recae precisamente en esta “reconciliación” entre lo que es y lo que puede ser, siempre enfocados en generar un efecto positivo en todas las personas que tengan contacto con una marca u organización.

La transformación no sólo se trata de mirar al frente y cambiar por cambiar, sino en hacerlo de manera enfocada y con propósito tomando en cuenta aquellas ideas que funcionan y construyendo un puente hacia el futuro. Esta discontinuidad entre la tecnología y el factor humano es una oportunidad única si contamos con la planeación estratégica y los recursos que nos permitan enfrentarla y evolucionar.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

RELACIONADOS