Bárbara Segura, espíritu indomable

Bárbara Segura lleva toda una vida dedicada al deporte y a la formación de niños mediante “Tigers”, la escuela que fundó en el 2014

Por

Bárbara Segura lleva toda una vida dedicada al deporte y a la formación de niños mediante “Tigers”, la escuela que fundó en el 2014 y en la que transfiere su experiencia, su conocimiento, sus habilidades y la filosofía del tae kwon a niños de todas las edades. 

Definida a sí misma como apasionada del deporte, Bárbara encontró en el tae kwon do un espacio en donde desarrollar su máximo potencial desde muy pequeña, sin saber que en su camino estaría el Mundial de la especialidad de Edmonton 1999, que sería la más destacada exponente de la disciplina a nivel nacional y que haría del deporte todo un estilo de vida.

“Mi pasión es por el deporte en general, pero me enfoqué en el tae kwon do porque me gustó mucho. Desarrollé esa pasión por el combate después de vencer mi miedo, porque, la primera vez que lo hice tenía pavor. La primera vez que competí y gané, pude ver que no pasa nada y de ahí todo fue en ascenso”, nos comenta Bárbara.

Hoy en día es mamá, esposa y empresaria, pero, para llegar a esto tuvo que enfrentar retos, estudiar y cumplir objetivos que la tienen hoy como la mejor generadora de talento en su área de trabajo.

Luego de ganar el nacional de la especialidad en 2003, Bárbara Segura regresó a La Laguna para retomar sus estudios en ingeniería industrial en la Universidad Iberoamericana. No obstante, nunca se alejó de su verdadera profesión. 

“La universidad la pagué dando clases en el Universidad del Valle de México (UVM), a los dos años de eso abrí una escuela ya en forma, para el 2010 dejé las clases en la UVM para dedicarme de lleno a la escuela que, en un principio estaba en Viñedos, por el Colegio Americano. Me gradué, pero seguí con la escuela y, para el 2014 abrí Tigers, mi escuela actual”.

La mayor satisfacción que obtiene Bárbara no está en competir sino en dejar enseñanzas a los niños que la siguen y a los que dedica gran parte de sus días y de quienes recibe una gran retroalimentación emocional.

“Son los niños, si hubiera sido gimnasta o tenista igual hubiera dado clases a niños. Ellos me enseñan muchas cosas, tienen una gran energía, me regalan cartas y dibujos, eso es para mí lo mejor del mundo, es una gran satisfacción. Además, el saber que ayudas a niños con algún problema o que tiene alguna enfermedad, eso es maravilloso cuando sus papás te lo agradecen”.

Cortesía, integridad, perseverancia, autocontrol y espíritu indomable son los cinco valores que rigen el tae kwon do y en gran medida su forma de ver y pensar. Eso es lo que busca transmitir a sus pequeños alumnos.

“Cinco principios del tae kwon do marcial, siento que estamos en una época en la que necesitamos mucho la formación para nuestros hijos y los trabajamos aquí”.

“La suerte es la combinación de la capacidad más la oportunidad, si tienes la capacidad y aprovechas la oportunidad, la suerte va a estar contigo”. 

Bárbara Segura

+DESTACADO