¿QUIEN DEFIENDE A LAS MUJERES?

Por

En las últimas semanas se ha publicado en los diarios de toda la República, que Guanajuato no es un lugar seguro para las mujeres, por la oleada de agresiones que se han presentado a lo largo de mucho tiempo. No pondremos un número, pues recordemos que desde el sonado caso de las mujeres encarceladas por supuesto homicidio cuando muchas abortaron accidentalmente, se ha tratado el tema.
    Pero seamos sinceros, no solo es en Guanajuato; en el Estado, además de que se atenta con agresiones hasta la muerte, existe un Ministerio Público que se muestra indolente ante los sucesos contra las mujeres. Hay muchos casos, las muertas de Juárez, las damas encontradas en minas de sal en Baja California, las chicas violadas en el metro en DF en horas de mayor tráfico, etc.  Pero es una cultura, una costumbre y pareciera que hasta un orgullo, que México sea machista.
   En el panorama general, así como entró una ley que prohibía los narco-corridos, debería existir una ley que prohíba las canciones que degradan la figura femenina, ¿o está muy alocado? Les diré que no y con justificación, el otro día tuve la desafortunada experiencia de escuchar por lo menos tres canciones que degradan a la mujer en varias facetas. La primera entonaba versos alusivos al sexo como cumplimiento, pues siendo mujer, era para lo único que servía; hablamos de la mujer cosificada en la forma menos esperada: una canción. La segunda melodía popular rimaba “ni que estuvieras tan buena”; sencillamente en el país con mayor sobrepeso, no imagino que existan muchos varones en forma. La tercera y la que definitivamente me levantó ámpula, lleva por nombre Y ahora resulta, entre los detalles narra la forma de gastar recursos a favor del embellecimiento de una mujer, hasta que la insulta y la minimiza.
   Quizá sean simples melodías populares, aquellas que la mayor parte de la sociedad escucha. El perfil de esta audiencia es en su mayoría de nivel medio o medio bajo, lo cual nos indica que la educación no reinó en el hogar, por lo tanto el respeto a la mujer, tanto psicológico como físico, no es prioridad.
   ¿Quién nos dice que no son himnos machistas o soundtrack de golpizas en contra de mujeres? La educación abarca todos los segmentos y con estas canciones populares no profesamos el respeto hacia ellas, ¿qué pasa con los menores que las cantan por que las escucharon en el radio? Ven “normal” minimizar a las mujeres, ¿qué podemos esperar de esos próximos adultos?
   En definitiva, las melodías en contra de la mujer deberían de estar prohibidas, o ¿ya nos parecen tan cotidianas como los feminicidios? A nada debemos acostumbrarnos, mucho menos a la violencia, sea verbal, psicológica o física.
PLAYERS of life es un foro de expresión para diferentes opiniones, por lo que cada colaborador 
es responsable directo de la información que facilita para ser publicada

+DESTACADO