PLAYERS_OF_LIFE_LOGO_22
abril 23, 2024

, ,

China y México, una hermandad que promete

México y China han sostenido una importante relación comercial desde hace 49 años

Por

Del otro lado del mundo, a miles de kilómetros, la celebración de Año Nuevo Chino es distinta a como la conocemos en México en el Año Nuevo occidental, pero de igual forma, saben celebrar la llegada de un renovado calendario.

La oportunidad de agradecer y recibir una nueva hoja del tiempo se convierte en una fiesta de dura 15 jornadas, hablamos del Festival de Primavera o Año Nuevo Lunar.

A diferencia que aquí, que se basa en un calendario solar, los chinos parten de un calendario lunisolar, es decir, la fecha indica tanto la fase de la luna así como de la época del año solar.

El Año Nuevo Chino comienza con la segunda luna después del solsticio de invierno. Según cuenta la leyenda, Buda convocó a todos los animales frente a él antes de que partiera de la Tierra.

Solo doce animales fueron a despedirse; a cada uno de ellos se le asignó un año, según el orden en el que llegaron: De la Rata, al Buey, al Perro, al Tigre, a la Liebre, al Dragón, la Serpiente, el Caballo, la Cabra, el Mono, el Gallo, y el Jabalí, fueron pasando uno a uno.

Los doce animales representan los signos del horóscopo chino. En 2022, se celebrará el año del Tigre.

Durante esos 15 días de festejos, se reúnen miembros de las familias que viajan desde distintos puntos del país para estar con sus seres queridos.

Sin embargo, ya se van a cumplir dos años de pandemia en el que estas movilizaciones se vieron mermadas.

El calendario lunar chino es el más largo registro cronológico de la historia; data de 2637 a.C., cuando se introdujo el primer ciclo del zodíaco.

Un ciclo completo dura 60 años y se compone de cinco ciclos simples (de 12 años cada uno). El ciclo 78 inició en febrero de 1984 y finalizará en febrero de 2044.

Durante la festividad, es una tradición lanzar fuegos artificiales para alejar a los malos espíritus, así como al monstruo mitad dragón, mitad león llamado Nian, que sale de su guarida en el Año Nuevo Lunar para atacar a las personas.

En tiempos antiguos, la gente lo ahuyentaba con fuego en tallos de bambú, lo que derivó en la pirotecnia.

El Año Nuevo Lunar concluye con el Festival de las Linternas, una noche con desfiles y exhibiciones de linternas decoradas. El principal evento es la Danza del Dragón: vistosos dragones realizados a base de papel, seda y bambú son sostenidos sobre las cabezas y parece que bailaran durante el desfile.

Los negocios entre México y China

México y China han sostenido una importante relación comercial desde hace 49 años, cuando los presidentes de aquel entonces, el mexicano Luis Echeverría y el chino Mao Zedong, anunciaron al mundo el establecimiento de relaciones diplomáticas teniendo como marco a la ONU en Nueva York, Estados Unidos.

México tuvo con China un comercio de más de 100 mil millones de dólares en 2020, de los cuales, nuestro país exportó 20 mil millones de dólares e importó 80 mil mdd. De estos, el 85 por ciento son bienes intermedios para manufacturas.

Actualmente, más de mil empresas chinas mantienen una relación comercial con México sin tener aún presencia aquí.

La comunidad china en México ha encontrado cobijo desde finales del siglo XIX, cuando los primeros inmigrantes buscaban, a través de Baja California, llegar a los Estados Unidos. Con el tiempo, se fueron adaptando a comunidades como la llamada Chinesca, en el centro de Mexicali. Muchos bajacalifornianos y sudcalifornianos son nietos e hijos de estos inmigrantes.

En Ciudad de México, la comunidad llega a los 30 mil habitantes, y va en aumento. China está interesada en importación de productos mexicanos de los giros automotriz, energético, minero, electrónico y agroindustrial tales como frutas, verduras, jugos, carnes, mariscos, pescados, bebidas alcohólicas; así como materiales para la construcción, productos químicos, fibras sintéticas, plásticos, cueros, pieles, componentes eléctricos…

En los últimos 10 años, la inversión china en el país se ha mantenido en 300 millones de dólares anuales. Los empresarios asiáticos ganaron una de las licitaciones para explorar y explotar petróleo en el Golfo de México; además, están interesados en el desarrollo de la región del Istmo de Tehuantepec y el tren maya.

China es actualmente la segunda potencia económica mundial y se convertirá en la primera potencia en 2030, con un PIB de 50 millones de dólares.

+DESTACADO