PLAYERS_OF_LIFE_LOGO_22
mayo 23, 2024

, ,

Solidez de la banca en México – Roberto Solano Pérez

La actual situación financiera global considera con mayor atención el entorno de liquidez, solvencia y regulación.

Por

Roberto Solano Pérez
Gerente de Análisis Bursátil de Monex Casa de Bolsa
jrsolano@monex.com.mx

Después de conocer el colapso de Silicon Valley y el rescate de Credit Suisse en Europa, los inversionistas mostraron cierta preocupación por la Banca a nivel mundial (México no fue la excepción).

Lejos de una preocupación, nuestra visión considera grandes diferenciadores de la banca mexicana respecto a la global, principalmente los relacionados a la rentabilidad, la diversificación de entrada/salida de recursos (clientes), los niveles de morosidad, y la exposición a diversas industrias (unas menos riesgosas que otras).

Partiendo del entorno de negocio de un banco en México, tanto la cartera de crédito y el margen financiero promedio de los bancos públicos han presentado un crecimiento de doble dígito, de hecho, destacaría que el margen financiero promedio en méxico de 30.0% resulta muy superior a la banca americana, europea, pero principalmente a la de países emergentes. La clave en los bancos no sólo es el ritmo de crecimiento, sino la captación y colocación de recursos, además de la importante diversificación de ambos procesos.

La actual situación financiera global considera con mayor atención el entorno de liquidez, solvencia y regulación. Particularmente, lo relacionado con Basilea III (conjunto de propuestas de reforma de la regulación bancaria, publicadas en 2010). La atención después del colapso de Silicon Valley es la valuación de las carteras con ciertos activos (principalmente bonos) en un ciclo de alza de tasas, lo que implica el registro de pérdidas ante los niveles que fueron adquiridos los activos respecto a las tasas actuales.

En Silicon Valley, las pérdidas excedían el nivel de reservas cubiertas bajo el criterio de Basilea III. Otro gran diferenciador de un banco mexicano respecto a los regionales de EUA (donde se encuentra Silicon Valley, First Republic y Signature) es que no realizan préstamos directos a startups o critpmonedas, las cuales han presentado en los últimos 18 meses retos de entrada/salida de flujos por el ajuste a las expectativas del sector tecnología.

En México, son los fondos privados (enfocados en capital de riesgo) los que hacen esos financiamientos, cubriendo su exposición con una gran cantidad de garantías. En cuanto a la regulación, los bancos mexicanos gozan de niveles de morosidad baja o con amplia cobertura, ya que en promedio el sector presenta un ICAP de 23.0% (métrica de la CNBV, Capital Neto/Activos Sujetos a Riesgo Total), recordando que el nivel mínimo de esta métrica es del 10.0%. Otro indicador es el ICOR (Cartera Vencida/Reservas Totales), métrica en la cual el sector mantiene un promedio de 185.4. Dicho de otra forma, en promedio, los bancos mexicanos tendrían para liquidar su cartera vencida casi dos veces.

Todo parece indicar que los inversionistas mantendrán “bajo la lupa” a los principales bancos globales y locales, pero sin duda alguna el sector bancario mexicano que cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores cuenta con un frente sólido de inversión con un menor riesgo respecto a los bancos americanos y europeos. Será clave evaluar el desempeño del sector en este 2023 (año históricamente diferente en materia de tasas de interés).

+DESTACADO