Groovies: El dulce sabor del emprendimiento

Como empresarios y deportistas, Rodrigo Marcos y Jorge Vallarta conquistaron el reto de desarrollar un cereal apetitoso, saludable y accesible, eso es Groovies.

Por

Jorge Vallarta y Rodrigo Marcos se conocieron en la prepa y desde entonces forjaron una fuerte amistad. El ejercicio, la vida saludable y la música fue lo que los unió en un principio; hoy, es esa misma pasión convertida en un cereal, Groovies, auténtico, saludable, de sabor apetitoso y precio justo, 89 pesos, porque una cosa no tiene que estar peleada con la otra, según su percepción.

“Fue por un tema de obesidad en el país, un problema enorme de diabetes”, comentan sobre la idea de buscar la creación de su producto. “Las mamás de ahora no son las mamás de antes, se fijan más en qué les dan a los hijos, si tiene azúcar o no. Hay mucha obesidad infantil y pensamos en un producto que fuera 100 por ciento saludable”, explica Rodrigo Marcos.

UN TEMA SERIO

El reto estaba claro: crear un cereal que supiera rico y que fuera consumido, porque “de nada sirve que tenga todos los nutrientes, si va a costar 200 pesos y no se lo van a comer los niños”, por lo que los emprendedores se apoyaron en un grupo de especialistas en nutrición para hacerlo posible.

“Fue un rebote de ideas con las ingenieras del alimento por unos seis o siete meses, porque los niños son súper exigentes”, comentan sobre lo que tardaron en dar con la fórmula perfecta. “En cuestión de paladar, competimos con cereales muy ricos, pero que de cada 30 gramos, traen entre 12 y 14 gramos de azúcar. Nosotros traemos dos”, justifican. “Estamos acostumbrados a comer mucha azúcar y ese fue el reto, que el niño se lo pudiera comer sin hacer ‘panchos’. Sobre todo, sin la bomba de azúcar que tienen los cereales tradicionales”.

Groovies tiene dos presentaciones, sabor vainilla canela y la de chocolate. Su lista de ingredientes, es corta y todos son naturales, llevan azúcar mascabada, inulina, alulosa, vitaminas minerales y quinoa.

La aventura comenzó en China, de alguna forma. Jorge se fue un verano a Hong Kong, donde conoció a unas personas con las que entabló amistad. Ellos se encargaban de realizar exportaciones “y empezamos a exportar chía, aceite, aguacate, chile, miel de agave de México a Estados Unidos. Fue un año y medio de mucho aprendizaje”, recuerda. Fue tiempo de tocar muchas puertas en un mercado difícil.

Toda esa experiencia le sirvió para trasladarla a su propio producto. “Me quedé con el chip de agregarle valor y un día, con Rodrigo, empezamos a platicar. Pensaba en un cereal de quinoa”.

MANOS A LA OBRA

Para dar el siguiente paso, la experiencia que había obtenido Rodrigo Marcos en su anterior trabajo también sería de suma importante. Durante el verano de 2020, él trabajaba en Nielsen, una empresa que mide el consumo de alimento y televisión en México. “Nos habían pedido un estudio sobre los sellos de la NOM 051, querían saber el impacto que tenía. Había empezado en Chile e iba a entrar en vigor acá”, recuerda. Cuando Jorge le platicó su idea del cereal a base de quinoa, le hizo sentido: ‘Oye, todos los cereales van a llevar sellos, de azúcar y de calorías; puede haber oportunidad ahí’. Entonces, se pusieron a revisar el tema de forma seria.

Desde la tarde en que platicaron la idea por primera vez, junio de 2020, hasta que obtuvieron la primera caja de Groovies y la primera producción, en diciembre de 2021, no hubo descanso.

“Queríamos hacer 700 cajas, pero nos dimos cuenta que era imposible, terminamos haciendo 8 mil”.

UNA REALIDAD

Malva, una tienda de productos saludables, fue el primer lugar que les abrió las puertas para vender su producto. “A los dos días, nos abrieron en otra tienda y de ahí hemos estado expandiéndonos”, dicen. Hoy, su producto ya se encuentra en 13 estados del país, en la cadena H-E-B México y próximamente tendrán presencia en Soriana. De esa producción inicial, en menos de un año, la incrementaron a producciones de 20 mil cajas.

UNIDOS POR LA CAUSA

Si hay algo que hoy mantenga unidos a Jorge Vallarta y Rodrigo Marcos es la causa. “A los dos nos molesta mucho que haya productos que quieran pasar por ser saludables y no lo son, o que las opciones saludables sean muy caras. “Queremos cambiar el tabú de que lo saludable tiene que ser muy caro o tiene que saber feo. A los dos nos gusta el ejercicio, cuidarnos, y queremos darle a las mamás tengan algo rápido, práctico, que sea una solución de producto saludable”. Pero la misión no termina hoy. “Empezamos con Groovies, pero se trata de ir creciendo con otros productos. Algo saludable que no sea difícil de consumir”.

Más de 10 años de amistad han derivado hoy en la creación de un producto que puede traer múltiples beneficios para sus consumidores. Entre ellos, la quinoa es un ingrediente ideal para personas que son diabéticas, para que no les suba la glucosa.

En un plazo de dos años, su idea es ir explorando más sabores y estar en más autoservicios, puntos de venta como Walmart y Costco. Tener diferentes presentaciones de Groovies, una más chica para Oxxo.

“Estamos platicando para ver si llegamos a Estados Unidos, Los Ángeles, Colombia, El Salvador, Guatemala… Nos han buscado de afuera, recientemente nos llamaron de la cafetería de Berkeley University y eso nos da muchísimo gusto”, finalizan.

+DESTACADO