Galopa el primer unicornio regio

Alfonso de los Ríos, a sus 23 años de edad, está rompiendo hitos. Se ha convertido en el cofundador más joven de un unicornio en América Latina, al ser parte del primero que nace de Monterrey.

Por

¿Cuál es el camino que ha recorrido este empresario regiomontano para llegar a este punto? Primero, identificar oportunidades. Él, junto a su socio, Maximiliano Casal, fundaron el primer agente de carga digital en Latinoamérica, “lo que significa que digitalizamos todo el proceso de importación y exportación para las empresas en la región y les ofrecemos financiamientos, pólizas de seguro automáticas desde nuestra plataforma, pagos internacionales”, explica. Lo demás, fue aprovechar las circunstancias y trabajo, mucho trabajo.

Crecimiento vertiginoso

A principios de 2019, Alfonso vivía en California. Ahí encontró a Max, quien se convertiría en su socio. “Nos conocimos en un verano, en la universidad de Stanford. Éramos dos latinos a los que nos encantaba la tecnología y con cierto pasado con logística; él había trabajado en una empresa de logística tradicional y mis papás habían tenido un negocio también relacionado con lo mismo.

“Entonces vimos que era una industria que había sido la misma por más de 70 años; todo se manejaba por correo y teléfono, así que empezamos a digitalizar toda la cadena de suministro paso a paso”. Desde el día, según De los Ríos, quisieron comercializar la idea.

“Empezamos a hablar con clientes para vender el producto y ver qué necesidades tenían”. Una de las principales razones por las que se asentaron en Monterrey fue porque, según Alfonso, “es la ciudad más industrial de Latinoamérica, sin duda, entonces tienes desde industria automotriz, hasta manufactura. Era un buen lugar para adquirir clientes y talento, buenas universidades que pueden desarrollar software”. Hoy, la empresa que comenzó con 60 empleados tiene 600.

La pandemia, la oportunidad

El proceso de que esta ‘startup’ sea lo que es hoy ha sido largo, al menos así lo ha parecido. “La pandemia fue una muy buena oportunidad para demostrar por qué era importante digitalizar todos los procesos. Las empresas de un día a otro pasaron de estar en su oficina a estar en casa y ya no podían imprimir tantos documentos o depender tanto de las llamadas. De ahí, en Nowports empezamos a despegar. De dos países en los que operábamos, nos fuimos a más de 12”.

Justo el de la pandemia ha sido el momento más retador. “Íbamos empezando, no teníamos tanto capital y de un día para otro, tuvimos que irnos a casa, igual que otras empresas. Eso representó un reto en cuanto a sistemas que teníamos, procesos. Hubo muchos retos, dar un buen servicio de cliente de poder dar a las empresas a las que servíamos”.

Lo que se viene

Hoy, la idea que tienen De los Ríos y Casal está clara: “Seguir ejecutando lo más rápido posible, pero siendo cautelosos; ya hay más ojos sobre Nowports, de cierta manera hay mucha más gente que trabaja ahora con nosotros, tanto clientes como colaboradores y creo que es ser responsable con eso que estamos representando”.

Básicamente, tienen dos caminos a seguir. El primero es la expansión, están abriendo sus primeras oficinas en Estados Unidos y España, además de una en el norte de África. Y el otro es llevar a la compañía, que es una empresa pública, al siguiente nivel para salir a la Bolsa.

Buscando consolidarse como el principal jugador en su mercado, hoy tienen oficinas en más de 12 países, han movido carga en más de 130 y su enfoque está en Asia y Latinoamérica, principalmente en China, Vietnam, Japón e India.

“Lo primero es demostrar que se pueden crear soluciones globales desde un lugar como Monterrey. Aquí tenemos empresas y necesidades de todo tipo, además de ser un mercado gigantesco. Fue la primera ciudad donde estuvimos presentes y donde obtuvimos nuestros clientes. Eso refleja el rápido crecimiento durante nuestros primeros 12 meses”.

El desafío que se vislumbra ahora tiene que ver con una etapa “postpandemia”, toda vez que las cadenas de suministro y la logística global se está regularizando en cuanto a costos, procesos, “eso es bueno para la economía, pero un reto gigantesco para las navieras y los jugadores logísticos como Nowports de poder satisfacer las demanda que se está viendo”, dice Alfonso.

“Creo que México está muy bien posicionado en cuanto a capacidad operativa, por ejemplo: hoy en día el país está operando 100 por ciento en la capacidad de sus puertos, lo que no está pasando ni en China ni en Estados Unidos, allá tienen limitante. El que México lo esté haciendo de lleno, da posibilidad a las empresas de ver a nuestro país como un aliado fuerte para que empiece a exportar a Estados Unidos y otros continentes”, concluye.

“Primero levantábamos 24 millones de dólares, después 60 y ahora, al llegar al rango de unicornio, 150 adicionales. Nowports está valuado en 1,100 millones de dólares”.

+DESTACADO