¿En qué empresas deberíamos invertir en 2022?

Claves para abrir el portafolio de inversión

Por

Después de un sobresaliente 2021 para los índices americanos (un rendimiento promedio de 22.3%), diversos inversionistas visualizan distintos retos para el 2022, ya que persiste al inicio de año un entorno de volatilidad por la próxima alza en la Tasa de Interés, por la reciente tensión geopolítica entre Rusia y Ucrania, por un mayor ritmo de contagios de Ómicron (variante del Covid-19), y por revisiones a las expectativas en utilidades para este año. Con este panorama, la clave será la selección de activos, partiendo de la visión entre empresas de crecimiento (growth) o de valor (value).

Después de un 2021 de recuperación respecto al 2020 (aparición del Covid-19), para el 2022 se esperarían que las utilidades del S&P crezcan 9.0%, cifra que valida un menor crecimiento respecto a los años previos. 

Bajo este escenario existen empresas con un crecimiento superior a la media (energía, e-Commerce, industrial, turismo), pero desde nuestra perspectiva, esa variable sólo valida un “buen” año, y no un crecimiento sostenido que nos ayuda a considerar un aspecto aditivo de valor. 

Visto de otra forma, buscaríamos emisoras con un PEG (Precio/Utilidades en Crecimiento), ya que de esta forma podemos validar si la valuación actual es atractiva, pero si existe un potencial para ver mayores utilidades en un futuro no tan lejano. Esta visión no evitará los escenarios de volatilidad, pero sí gestiona un entorno defensivo e incluso de menor preocupación en un tiempo determinado. 

Por otro lado, existen empresas cuya base de comparación ya resultaría difícil de superar en este año, pero que de manera atractiva algunas podrían generar un entorno de dividendos interesantes, recordando que muchas de ellas en 2020 y 2021 dejaron fuera esta devolución de efectivo (o acciones) por darle un mayor peso a la liquidez en los balances financieros. 

En un enfoque de “Total Return” (ganancia de capital + dividendos), podría resultar un factor aditivo de valor darle el peso al dividendo ya conocido y un entorno de “sorpresa” si la acción reconoce mayor valor a futuro. Lo interesante sería encontrar el punto óptimo entre valuación y dividendos en los siguientes trimestres.

A diferencia de otros años, el 2022 implicará una mejor estrategia, ya que, en la ecuación de la valuación de emisoras, el entorno de tasas de interés ajustará la visión (sin olvidar la de riesgo). 

Otro aspecto por considerar es un análisis de sensibilidad sobre la sobreestimación de las expectativas, ya que Netflix, PayPal, Mastercad y otras empresas han anunciado reducciones en sus expectativas para este 2022, aspecto que ha generado importantes “golpes” en los portafolios. 

El presente año resultará una gran oportunidad para invertir, ya que si se materializa un entorno endémico del Covid-19 podríamos hablar de un acercamiento a la “normalidad” que vivíamos en 2019, donde sólo será clave adecuar las estrategias para llegar a los objetivos de inversión planteados para el año en curso. 

* Roberto Solano Pérez, es Gerente de Análisis Económico, Cambiario y Bursátil de Monex Casa de Bolsa

Lee más artículos de opinión de los colaboradores de la Revista PLAYERS of Life

+DESTACADO