PLAYERS_OF_LIFE_LOGO_22
febrero 29, 2024

,

Content Gurus: Creadores de contenido de Monterrey a seguir en el 2024

Los creadores de contenido son una referencia e inspiración para la comunidad digital

Por

Content Gurus
Nacho Llantada, Nina Garza, Tech Santos, Nayo Escobar y Ale Rubio, content gurus de Monterrey,

Los siguen por miles y juegan un rol fundamental en la cultura contemporánea. Creadores de contenido, les llaman.

De acuerdo con el glosario del ecosistema digital, son personas que producen material original y atractivo para conectar con la audiencia. Pero a decir verdad, algunos de ellos van más allá, al tomar las redes sociales no sólo como un escaparate, sino como una plataforma para exponer responsablemente su quehacer, conocimiento e incluso hasta sus emociones.

Nosotros los llamamos ‘Content Gurus’ y en esta ocasión, elegimos a cinco de ellos para que nos compartan su razón de estar ahí: Ale Rubio, Nacho Llantada, Nayo Escobar, Nina Garza y Tech Santos. Y aunque cada uno domina un terreno particular, que va del mundo fitness a la música, pasando por el desarrollo humano, la salud y la tecnología, todos tienen algo en común: son un referente y una inspiración.

TE PODRÍA INTERESAR
Restaurantes para cenas románticas del 14 de febrero en Monterrey

Ale Rubio, la coach que inspira y motiva al ejercicio con mente sana

A sus 31 años, Ale Rubio destaca entre los preparadores físicos online por su contenido de valor, donde no sólo promueve el bienestar físico, también aboga por la salud mental.

Activa, entusiasta, espontánea, sarcástica y honesta. Así se autodefine Alejandra Sofía Rubio Bracho, y justo así la ven sus miles de seguidores en las redes sociales, tanto en su cuenta personal como en la de FIT by Ale Rubio.

Graduada con honores de la carrera de Mercadotecnia en la Universidad de Monterrey, Ale está casada y es madre de tres niñas pequeñas. Ha traspasado las fronteras con FIT, su app que permite acceder a programas de ejercicio y otras herramientas para un bienestar integral.

Amante del deporte desde que tiene memoria, Ale despuntó como creadora de contenido a raíz de la pandemia, cuando los gimnasios se volvieron un potencial foco de contagio del COVID-19 y ella vio en Instagram un canal de comunicación para continuar con sus entrenamientos, primero entre amigas.

Se empezó a unir más gente porque empecé a hacer ‘en vivos’ y la gente se sentía muy acompañada.

A través de esa cuenta, que inicialmente era privada, comenzó a invitar especialistas, como una nutrióloga para que compartiera tips de sana alimentación. Y es que la propia Ale tuvo una mala relación con la comida y el ejercicio, en algún momento de su vida, y así lo compartió de viva voz. Llegó entonces el boom de seguidoras.

Al mismo tiempo que generaba empatía al exponer su experiencia personal, decidió abrir públicamente su cuenta, donde hoy tiene más de 390 mil seguidores. Dice que se divierte mucho generando contenido en diferentes líneas, desde lo divertido hasta lo informativo y motivacional.

Como creadora de contenido, Ale empezó en solitario esta labor, pero entre su app de bienestar y su rol de esposa y madre, llegó un momento en que fue necesario recurrir a una agencia para dar estructura y continuidad al material que publica.

Siempre estoy muy consciente de cuál es el mensaje que quiero dar, por qué estoy aquí, cuáles mi razón. Por eso aprendí a no dejarme llevar por los números, por los likes.

Contenido de valor

Desde un principio, Ale se planteó compartir contenido de valor, con un mensaje positivo hacia mujeres de todas las edades.

“Cambiar el chip que tenemos de hacer ejercicio para quemar lo que comí, o quemar ciertas calorías o tener cierto tipo de cuerpo, a hacerlo por salud, por estar más fuerte y vivir más y mejores años”, agrega Ale.

Ciertamente, las redes sociales son fuente de ansiedad para niñas y adolescentes, porque generan un punto de comparación en cuanto a fi gura y estilo de vida, dice Ale. Ese contenido “tóxico”, con la aspiración de cierta talla, es el que busca evitar.

“Trato de hacer eso, que cuando te metas y veas algo mío te saque una sonrisa, te motive o te den ganas de mejorar algún aspecto de tu vida, de buscar tu mejor versión”, comenta la coach.

Aunque puede ser tentador, Ale pone freno a buscar la viralidad en su contenido, a partir de temas controversiales.

“He aprendido que vale mucho más la pena tener una comunidad sana, fuerte, dar un buen mensaje, a tirarle más a lo viral haciendo algo que a lo mejor no va tanto contigo”, comenta.

En su faceta de creadora de contenido, Ale sabe que el alcance es infinito y es un vehículo que le permite hacer algo que disfruta. Lo suyo, más que ayudar a esculpir cuerpos, es transformar mentalidades para que vean al ejercicio como lo que es en realidad: una fuente de salud y bienestar.

Nacho Llantada, el músico que ejerce el poder de la palabra más allá del escenario

Nacho Llantada comenzó a explorar, una tras otra, todas las redes sociales para impulsar a la banda de rock pop donde canta desde hace más de 20 años. Hoy no sólo es exitoso como músico, sino también como creador de contenido.

Vocalista de Los Claxons, speaker, Ironman, maratonista y autor de libros. Así se presenta Nacho Llantada en sus cuentas de Instagram, Facebook y en YouTube, donde sus videos de contenido acumulan más de 1 millón 159 mil visualizaciones.

Nacido hace 43 años en la Ciudad de México, pero radicado en Monterrey desde la infancia, cuenta que el hilo conductor en su perfil polifacético siempre ha sido la música.

“Las conferencias, mis negocios, los libros, la creación de contenido, todo le pone un betún a lo que es la música, que es mi sueño y mi pasión”, dice Nacho.

Desde adolescente supo que deseaba ser artista, pero que debía complementarlo con otras actividades para subsistir. Por eso no tardó en emprender negocios, a la par de idear estrategias para impulsar a su banda, que siempre ha lanzado sus producciones discográficas bajo un sello independiente.

Así nació su faceta como creador de contenido. En un principio fue Myspace y luego Twitter, donde escribía frases de amor que se empezaron a viralizar, pero había un límite de caracteres. En eso, un amigo le sugirió abrir un blog. Lo llamó “Yo Soy Viernes”.

“Escribía todos los viernes un pequeño artículo de mi vida. Empezó siendo: ayer fui al concierto de Caifanes…”. Ese fue el capítulo uno. Fueron tres años seguidos, sin parar. Ciertos mensajes empezaron a ser, de alguna manera, inspiradores”, cuenta.

Eso pasó hace más de una década. Después empezó a compartir contenido en Facebook, Instagram, YouTube ¡y hasta LinkedIn! Así, empezó a tener seguidores no sólo por su proyecto musical, sino por el contenido que compartía.

“Vendrán nuevas plataformas y ahí voy a estar, no me importan mis 43 años, al final del día me gusta y lo disfruto”.

Comunicador nato

Nacho cursó la carrera de Periodismo y Medios de Información en el Tec de Monterrey, que si bien no ha ejercido como tal, ha sido de gran ayuda en su faceta creativa y en su vocación de comunicador nato.

A partir del éxito de su blog, en el 2015 publicó, de manera independiente, “Este libro no está terminado”. Posteriormente, en el 2020 y bajo el sello de Penguin Random House, llegó su segundo libro “Si te vas a enamorar, enamórate bien”.

Inquieto hasta la médula, Nacho no se conformó con subir frases y videos inspiradores en redes sociales. En los últimos años ha tenido varios podcasts con invitados, para hablar de temas tan variados como fútbol, paternidad y carreras de larga distancia, otro de sus hobbies.

“No es algo que esté buscando forzosamente por viralidad o monetización. No, para mi es algo muy natural. De repente se me ocurre parar un podcast y empezar otra cosa”, añade el músico, quien tiene todo un equipo de colaboradores para nutrir sus redes sociales.

Al músico lo detienen en la calle no sólo por ser integrante de Los Claxons, sino también por ser el protagonista de algún video viral, como lo fue “Si te vas a enamorar, hazlo bien”. Gracias a eso entendió que la creación de contenido tiene un poder increíble y refrendó su inmunidad ante las críticas.

“Está muy claro que mis canales no son para mis amigos, que me dicen “¿porque subes consejos de amor?” Pues porque el 80% de mis seguidores son mujeres y ese contenido es el que genera retroalimentación. Para mis amigos está mi WhatsApp y mi teléfono”, añade.

A Nacho, casado y padre de dos hijos, le queda claro que esta actividad no es algo temporal ni una moda. Seguirá buscando canales para conectar con la gente: hablar de amor, disciplina, trabajo en equipo, gratitud, buenos hábitos y empatía.

“Es un placer transmitir lo que está en mi corazón y que la gente lo comparta conmigo”, agrega.

Somos más los buenos, dice Nacho, plenamente convencido del poder de la palabra para tocar fibras y cambiar vidas, incluso la propia.

“Crear contenido, para mi, es una oportunidad para sentirme vivo, también”, asegura.

Nayo Escobar, el empresario que decidió soñar, creer y crear

Como creador de contenido, Nayo Escobar es el anfitrión de “Historias hechas canciones”, un programa de entrevistas donde hombres y mujeres comparten sus historias de éxito y poderosas lecciones de vida.

En plena madurez como empresario, luego de co fundar Perfect Design, QualityPost y Bcx, Leonardo Escobar Leal, esposo y padre de tres hijos, hizo un alto en el camino. Siendo un hombre de negocios de 46 años, se cuestionó dónde había que-dado su sueño infantil de ser cantante.

Entonces decidió retomar la música. Fundó varias bandas de rock y en plena búsqueda de su propósito, aplicó sus conocimientos de finanzas, comercialización y administración para crear su propia marca, Nayo Escobar, y se introdujo en las redes sociales, un mundo desconocido para él.

Hoy, a sus 54 años, tiene más de 769mil suscriptores en YouTube y otros miles en redes sociales como Facebook e Instagram, donde sus entrevistas con artistas, empresarios y personas comunes con historias extraordinarias se han viralizado.

Palabra de éxito

La forma en que Nayo se volvió creador de contenido fue circunstancial. En el 2018, su sobrino Juan Pablo Cortés le presenta a Marcelo Neri, un estratega de las redes sociales, quien le sugirió compartir su historia de vida en los medios digitales.

Primero le dio risa, porque muy apenas tenía unos cuantos seguidores en su cuenta de Facebook, pero después aceptó la propuesta e ideó el concepto. Así surgió, hace cinco años, el programa de entrevistas llamado “Historias hechas canciones”.

¿La particularidad? Que al final de cada charla, con Jorge Luna “Panda” en la guitarra, improvisa una melodía a partir de lo que cuentan en entrevista sus invitados.

Hoy cuenta con una colección de 320 entrevistas, con personalidades dela política, los negocios y la farándula, desde Mauricio Fernández Garza, Ricardo Salinas Pliego y Vicente Fox hasta Yuri y José Madero, así como personas fuera de la esfera pública que son ejemplo de resiliencia.

Pero el inicio del proyecto fue complicado. En febrero del 2019, luego de haber contratado a una casa productora y con todo listo para grabar, no tenía invitados. Incluso sus colegas empresarios cuestionaron su iniciativa.

A falta de invitados, comenzó a generar su propio contenido: pequeñas cápsulas sobre el sentido y trascendencia de la vida, a corazón abierto y sin miedo a las críticas. Por ejemplo, de la importancia de legar a los hijos acompañamiento, experiencia y escucha, más allá de una fortuna económica.

“Resulta que la primera cápsula que sacamos, en tres días, llegó a cinco millones de personas”, dice el también conferencista. A partir de ahí, los invitados comenzaron a aceptar las entrevistas y los haters pasaron a la historia. A diario responde hasta 1,500 mensajes, porque de ahí surgen muchas historias, y tiene agenda llena hasta el 2024.

Al fin empresario, Nayo y su equipo ya analizan cuáles son las historias que han impactado más a su audiencia, en estos cinco años, para direccionar el contenido.

Autor del libro “Soñar, creer y crear. El círculo de la plenitud”, el músico se cuida de la vanagloria. Cuando estás para servir nunca te llega la soberbia, dice, por eso nunca deja en visto un mensaje ni niega una foto.

“Me debo a la gente. Si tú abres un canal de información o de comunicación, la gente espera que la acompañes. Creo que eso es una responsabilidad que tenemos todos los creadores de contenido”, opina.

Irónicamente, mientras ascendía en las redes con su discurso positivo, sus empresas quebraron. Toda la familia se reinventó para sacar el barco a flote, lo cual han logrado.

“Y yo decía: estoy viviendo complicadamente en paz. Es mi frase, la vida sigue aunque estés complicado, el secreto es estar en paz”, dice.

“Desde que empecé, mi proyecto era entrevistar a personas que han alcanzado el éxito haciendo lo que les apasiona y hasta ahorita no me he salido del carril y ya cumplimos cinco años en febrero”.

Conectar con su esencia

El sentido social ha sido uno de los grandes alicientes para Nayo en su faceta de creador de contenido. Se emociona al contar que, a partir de la entrevista con Anny Beristain, Presidenta Fundadora de Mariposas de Felicidad, esta asociación se saturó de llamadas y mensajes de mujeres que habían decidido poner un alto ala violencia doméstica.

“Fue como mi mayor impulso, que la gente despierte, que no pierdan la esperanza de conectar con su esencia”, comenta. Igual que lo hizo él, al desenterrar sus sueños musicales de la infancia para llegar a millones a través de las redes sociales. Así, por creer y crear.

Nina Garza, la doctora que comunica desde la compasión

Inició su camino en la medicina funcional como paciente y hoy cuenta con un millón de seguidores en su cuenta de Instagram, donde comparte recomendaciones de salud con un firme propósito: poner el bienestar al alcance de todos.

Desde antes de graduarse de la carrera de medicina en la Universidad de Monterrey, Adriana Garza López, conocida dentro y fuera de las redes como Nina, comenzó a manifestar los síntomas de un par de enfermedades autoinmunes: psoriasis y tiroiditis de Hashimoto.

Tras un largo camino en busca de una recuperación que no llegaba, su mamá le sugirió visitar en Estados Unidos a un médico funcional, es decir, un especialista enfocado en la salud y no en la enfermedad. Aunque tenía sus reservas, aceptó la propuesta y, sorpresivamente, la mejoría llegó a las pocas semanas de tratamiento.

Al mismo tiempo que estaba feliz por su recuperación, Nina decidió aplicar estos principios con sus pacientes y para ello cursó una maestría en medicina funcional en la Universidad de Portland, en Oregon.

Simultáneamente, Nina, quien es integrante de Health4Life, un equipo multidisciplinario para la salud y el bienestar del Hospital Zambrano Hellion Tec Salud, se dio cuenta que existía muy poca información sobre enfermedades autoinmunes para la audiencia hispanoparlante.

Pensé, ¿Cómo podemos llevar esto a una manera más accesible? Y por supuesto, las redes, que podemos usarlas a nuestro favor, para compartir contenido positivo, para generar cambio, para generar salud”, cuenta. Fue así como hace cinco años abrió una cuenta de Instagram con el propósito de compartir contenido sobre salud.

Al ver el interés del público en el tema y con el propósito de pasar de lenguaje técnico al entendimiento común, hizo equipo con especialistas en redes sociales. Hoy Nina, quien a sus 33 años es madre de tres niñas, tiene un millón de seguidores en Instagram y casi medio millón de seguidores en TikTok. Hasta ellos ha llevado su experiencia como paciente autoinmune y su camino hacia la recuperación.

Nina creó la plataforma web Raizana, donde comparte ebooks y otros contenidos gratuitos.

Salud en redes

Uno de los retos más grandes para Nina es hablar de salud sin generar miedo en sus seguidores. A veces, recibe mensajes de personas que se sienten culpables por haber tenido determinados hábitos que pudieron enfermarlos. Ella les recuerda que en su momento hicieron lo que pudieron con la información que tenían y hoy es momento de apuntar hacia su salud.

Desde la medicina funcional, el especialista no figura como autoridad, sino como un acompañante en la ruta para estar más saludable. Esta perspectiva fuera de lo convencional provoca que algunos de sus colegas no vean con buenos ojos el contenido que comparte.

La idea era hacer contenido que te hiciera pararte del sillón y hacer algo, en verdad, por tu salud. Desde el principio fue mi clara mi visión delo que yo quería generar en el mundo de las redes: que el bienestar esté al alcance de todos.

“Pero también se me han acercado colegas que me dicen: ‘compartiste quela fatiga no es normal y la paciente está llegando a una etapa mucho más temprana’. Entonces, estamos rompiendo paradigmas, porque la medicina convencional era una relación autoritaria entre médico y paciente”, señala Nina. Y así seguirá, con una voz compasiva en redes sociales, aportando contenido para la salud integral de sus seguidores.

“Estoy muy agradecida de que mi misión de vida se juntó con mi trabajo”, añade.

Tech Santos, el youtuber que genera contenido con transparencia

Pocos creadores del mismo giro han hecho lo que Tech Santos: diseñar y compartir en su página web su código de ética sobre el contenido que comparte.

Cuando era niño, Adrián Santos Gómez, conocido en las redes sociales como Tech Santos, tenía una curiosidad desmedida por la tecnología y se divertía desarmando computadoras y televisores.

Hoy, que tiene 30 años, grandes marcas han confiado en él paralas reseñas de sus productos y, el año pasado, fue el único youtuber mexicano al que Apple invitó a un evento exclusivo.

Y no sólo eso: tiene más de 230 mil seguidores en Instagram y cerca de 650 mil seguidores en YouTube, además de 18,000 suscriptores en una newsletter que nació en el 2023, donde comparte noticias, rumores, lanzamientos, análisis y exclusivas de la famosa marca de la manzana.

Primero fue la música

Durante la adolescencia quería dedicarse a la música, incluso tuvo algunos emprendimientos creativos como productor y DJ, pero su papá lo desalentó. A la distancia lo agradece, porque al final eligió una carrera vinculada a sus intereses: Ingeniería en Negocios y Tecnologías de la Información, en el Tecnológico de Monterrey.

Ya para entonces, consumía con voracidad todo tipo de contenido de tecnología en YouTube. Entonces, se dio cuenta que en Estados Unidos había creadores de contenido que recibían esos productos para publicar reseñas y así incentivar a la compra.

“Pensé que era mi trabajo soñado. No había canales grandes dedicados a eso en México y después de pensarlo mucho tiempo, como dos años, lo hice. Me comprometía hacer dos videos a la semana”, cuenta.

Fue el 15 de marzo del 2018 cuando subió el primer video. Imposible para Adrián olvidar la fecha, que fue el punto de partida de un pasatiempo que se convirtió en una actividad formal donde ahora tiene una oficina con tres empleados.

El valor de una reseña

Más allá de lo redituable que puede ser esta actividad, Adrián dice que carga con una responsabilidad muy grande. Después de todo, recomendar una computadora que vale 4,000 dólares o un celular que cuesta lo equivalente a 100 salarios mínimos, no es cualquier cosa.

“Al final del día no es mi responsabilidad si se arrepienten, pero intento hacerlo lo mejor que pueda para que la gente tome mejores decisiones de compra”, dice.

Igualmente trata de ser inclusivo con los diferentes perfiles de audiencia, porque no es lo mismo el producto tecnológico que requiere un médico al que requiere un estudiante o un especialista en animación digital.

En el universo de teléfonos, drones, cámaras, televisores y relojes inteligentes procura ser selectivo y privilegiar sus gustos personales en tecnología. Por eso, se enfoca mucho en el ecosistema de Appley de Samsung.

Asume que no está cubriendo todo el mercado de tecnología y de hecho ha regresado algunos productos que le envían para reseña, cuando no resultan de su agrado, ya que implicaría publicar una reseña negativa.

“Si yo hubiera comprado el producto y quiero hacer un video, estoy en todo mi derecho, pero en ese caso habría un conflicto de interés. Por eso creé un código de ética, que está publicado en mi página web, para que la audiencia sepa cuándo algo está pagado y cuándo no”, advierte Adrián.

Siempre estoy viendo qué puedo mejorar en la calidad del video, en cómo hago los guiones, grabar a dos cámaras o a tres cámaras. O sea, todo es un proceso de mejora continua.

Ahí deja en claro también que no tiene inversiones directas o interés financiero en ninguna de las empresas a las que les cubre sus productos o servicios.

Manejar ese nivel de transparencia es un voto de confianza ante la audiencia y es un tema que él sugirió regular desde hace tiempo a la Procuraduría Federal del Consumidor, que apenas publicó recientemente un comunicado sobre la divulgación de patrocinios para creadores de contenido.

No es posible que a un influencer le paguen 50 mil pesos por decir algo en una historia de Instagram y la audiencia desconoce que recibió un pago por hacerlo, añade Adrián, quien está casado con Viviana, diseñadora de interiores y apoyo incondicional en todo lo que realiza.

“Para mi lo más importante es la confianza. Si yo puedo transmitir confianza a mi audiencia, para mi lo es todo”, asegura Adrián.

Al final, todo recae en la responsabilidad, la transparencia y la confianza. Después de todo, los valores humanos no están peleados con la tecnología. No cuando se trata de Tech Santos.

Sigue a PLAYERS of life Monterrey en redes sociales: Facebook e Instagram.

+DESTACADO