MANOLO CARO

Por

Desde pequeño, su pasión por las artes visuales y el mundo del cine lo llevaron a aventurarse en la dirección y producción de cine. El tapatío de 31 años, que actualmente reside en la Ciudad de México, está a punto de estrenar su cuarta película La vida inmoral de la pareja ideal, esperando que sea recibido con el mismo éxito que sus anteriores proyectos.
¿Cómo nació tu pasión por el cine? 
Soy un cliché, desde niño andaba con una cámara en las manos por todos lados, siempre supe que quería dedicarme a esto. Me he preparado como director en países como Cuba y España, ambos lugares me brindaron en su momento una visión muy diferente a la que tenía, eso me ha ayudado a perder el miedo como realizador.
¿Cuál fue el primer cortometraje que dirigiste?
Se llama Motel y nunca lo he vuelto a ver. Fue divertido todo lo que pasó ahí, fue un gran arranque. Lo armamos con inexperiencia pero también con mucho amor y eso se transmitía, lo bueno y lo malo.
¿Cuál consideras que ha sido tu mayor éxito?
Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando es sin duda un proyecto que me dejó mucha satisfacción, me dio un lugar como cineasta. Con esa película viajé mucho alrededor del mundo, eso me abrió nuevos horizontes.
¿De qué manera has logrado financiar tus largometrajes? 
La iniciativa privada, estímulos fiscales y apoyos del IMCINE, han sido clave para la continuidad que tengo como realizador. Las cosas están cambiando, la industria está más nutrida y eso nos ayuda a todos.
 
¿Cómo te inspiras para desarrollar un guión?
Antes era más romántico en la idea de buscar un lugar idóneo para escribir, hacía viajes destinados solo a esa actividad. Hoy en día todo es más complejo, así que escribo donde puedo y a la hora que puedo, desde un avión, una sala de juntas, mi cama o en lugares extraños como en el coche. Siempre me he inspirado en el caos y eso me divierte.
¿Qué buscas transmitir a los mexicanos cuando ven tus películas? 
Que nada es lo que parece, lo que creemos se transforma. No podemos tomarnos la vida tan en serio, me gusta reírme de mí mismo y que la gente se distraiga con mis películas, que a través de ellas viaje, se emocione y se desconecte unos minutos de la realidad.
Fuiste el primer mexicano en aparecer tres años consecutivos en el top ten nacional.
Fue una experiencia divertida, no reparo mucho en esos datos porque me pondría nervioso, lo disfruto pero mantengo mi pensamiento en otras cosas como seguir creando.
¿Cómo fue el proceso de La vida inmoral de la pareja ideal? ¿Qué resultados esperas?
Fueron tres meses de escribir el guión, casi un año para levantar el financiamiento y seis semanas de rodaje. Disfruté mucho el proceso, ya que es una película que me divierte. Tuve la oportunidad de trabajar con gente que quiero mucho, de reírme en el set como nunca y filmar en San Miguel de Allende, uno de mis sitios favoritos. Espero que toda esta gran experiencia se vea reflejada en pantalla y la gente la trate con el mismo cariño con el que la hicimos.

+DESTACADO