Paquita Morales

Por

Sin duda, una gran mujer reconocida por su entrega, constancia y dedicación a los niños laguneros, líder de una familia y pieza clave para el despegue del éxito de su hijo Francisco, quien actualmente incursiona en el mundo del teatro y la cinematografía. Nos demuestra que el Síndrome de Down no es impedimento para vivir los sueños, sino una oportunidad para experimentar una gran aventura de respeto, alegría y amor incondicional.
Francisca María Morales de De La Fuente, actualmente es Miembro Honorario Directivo y Fundadora del Centro de Desarrollo de la Fundación Down de La Laguna. Durante 27 años ha delegado la dirección que lleva a su cargo tres coordinaciones: la colaboración junto con el Nuevo Consejo Directivo, Comités de Apoyo y Personal Administrativo donde se hace la planeación estratégica anual, además de dar seguimiento a las actividades programadas y realización de pláticas a familias que desean involucrarse en la asociación. Además de ser madre de cuatro hijos y una esposa admirable, Paquita es Cirujano Dentista Especialista en Ortodoncia, cuenta con diplomados en Atención Educativa a Niños con Discapacidad, estudió Guía Montessori y profesionalización de las Instituciones de la Sociedad Civil. A pesar de haber tenido que dejar su carrera debido a la gran dedicación y compromiso que tiene por apoyar a la asociación, Paquita siempre contó con el apoyo de su familia y una gran motivación personal.
¿Cómo ha sido tu acompañamiento con Paco antes y después de la Fundación?
Cuando él era niño, me lo tomé como una aventura llena de conocimientos que no sabía que existían, me involucré mucho en sus terapias, aprendí métodos en congresos y conferencias. Luego compartí este aprendizaje con maestros y terapeutas que invitamos a colaborar para apoyar a otros niños. Dentro de la Fundación lo he acompañado para lograr lo que se propone y darle confianza, guiarlo en su educación y ahora en castings. La nueva tarea es ser su manager, algo extraordinario que nunca soñé vivir.
TESTIMONIO FAMILIAR
Tanto ella como su familia aseguran que Paquito los hizo especiales a todos, les ha enriquecido su vida en diferentes aspectos.
“Aceptación de las diferencias de las personas, entender que todos somos iguales porque todos somos diferentes. Tenemos la oportunidad de conocer personas maravillosas que ven la vida con amor, alegría y esperanza. Saber que podemos superar las dificultades con buena cara”.
    Además de su gran desempeño dentro de la Fundación, en su tiempo libre, Paquita disfruta de ir al cine, viajar y continuar con su costura de patch-work y recientemente se integró a un centro terapéutico donde atiende a niños con diversas necesidades de atención.
“Estoy feliz, es un reto nuevo dentro de lo que me apasiona: los niños. También participo en el Movimiento de la Virgen de Schoenstatt”
¿Qué consejo das a familias con niños con Síndrome de Down? 
Centrarse en sus posibilidades y no en sus limitaciones. Que tracen metas y recorran el camino con confianza, ayudándolos a descubrir cuál es su talento y fortaleza Para las familias que no cuenten con los recursos necesarios, nosotros en la fundación estamos para ayudarlos, la mejor terapia es la educación, ¡si le enseñas, aprende!
¿Qué proyectos tienes a futuro? 
Dentro de la Fundación y como persona, seguir tratando de mejorar cada día. Capacitar a más maestros, padres y sociedad en general, que estén interesados en el tema de la inclusión para continuar dándoles herramientas y así facilitar el trabajo.

+DESTACADO