Michel Reynoard: Fundador de Mitch

Por

La venta de productos naturales ha tenido un auge considerable en los últimos años, debido a que cada vez más personas muestran interés por cuidar su cuerpo, y a que las marcas han tomado un sentido de responsabilidad por el ser humano y el medio ambiente.
Mitch, una pasta dental de ingredientes 100% naturales, es un revolucionario producto que salió al mercado este año tras un largo proceso de perfeccionamiento. Su creador, el Licenciado en Negocios Internacionales, Michel Reynoard, comenzó este trayecto justo después de graduarse y a la fecha ha logrado comercializar la pasta Mitch en 24 ciudades de la República Mexicana, a través de 83 puntos venta. En exclusiva, nos comparte cómo vivió este proceso, los retos que le esperan y cuál ha sido la experiencia de comenzar con su propio negocio a sus 24 años.
La historia: ¿cómo surge Mitch?
La idea tiene mucha precuela; Mitch no fue el resultado de un momento de eureka sino de la recopilación de muchos sucesos a lo largo de los años. Gran parte de la historia de nuestra marca viene de mi papá, mi socio, por lo que mucho de esta sección es dedicada a él.
   Mi papá tuvo la inquietud por hacer una marca de pasta dental desde muy pequeño, en 1980 vio un documental sobre una fábrica de pastas dentales y fue en ese momento que se le impregnó la idea de tener él su propia fábrica. Muchos años después, en el 2005, nos mudamos a San Antonio, Texas. En esta etapa mi papá decidió dejar de utilizar pastas comerciales típicas por cuestiones de gusto, prefirió optar por pastas compuestas de bicarbonato de sodio. Al ver que tenía resultados, tanto de blanqueamiento como de limpieza, nunca dio marcha atrás a las pastas comerciales.
   En el 2010 nos fuimos a vivir a Costa Rica y aquí mi papá comenzó a buscar pastas dentales naturales, sin embargo, nunca encontró. Comenzó a investigar sobre cómo llevar a cabo su higiene bucal de manera 100% natural y dio con información que instruía usar aceite de coco con bicarbonato de sodio. Al igual que la vez anterior, notó la efectividad de los materiales y lo siguió usando por un par de años más. En el 2011 regresé a México para graduarme de prepa y comencé mis estudios universitarios en agosto 2011.
   En 2012 mi papá tuvo la inquietud de elaborar sus propios productos de higiene personal, naturales y caseros. Junto con mi madrastra comenzaron a hacer shampoos, desodorantes y el primer linaje de Mitch para ser utilizados exclusivamente en casa. En el 2015 se regresa mi familia a vivir a México. Para este entonces estaba ya a punto de graduarme de licenciatura y tenía en manos un proyecto de salsas con el cual fracasé no una, sino dos veces. A finales del 2016, justo un semestre antes de graduarme, estábamos en un convivio familiar y escuché platicar a mi papá sobre una idea que traía de hacer pastas de dientes. Me pareció muy interesante cómo él trataba de consumir todo lo más natural posible; yo, por otra parte, desde que me detectaron diabetes en el 2008 he sido muy consciente de la importancia de cuidar el cuerpo y me cuidaba lo mejor posible con la alimentación.
   Comenzamos a platicar más acerca del proyecto y me gustó, le insistí que lo hiciéramos juntos. En diciembre del 2016 me gradué y a principios del 2017 arrancamos con búsqueda de proveedores. El producto original de mi papá era una crema dental y solo quería venderlo en la zona de Monterrey, teníamos muchas áreas de oportunidad. Para esto yo me enfoqué más en el lado de las ventas, realicé estudios de mercado, construí la página de internet, me dediqué a que la imagen de la caja realmente comunicara los beneficios del producto y en descubrir conjunto a mi papa la manera en perfeccionar la receta.
   Traía la inquietud de no solo hacer un buen producto sino de lograr hacer la mejor pasta natural en el mercado. Un día completo lo dediqué a analizar la competencia, compré todas las pastas naturales en el mercado (nacionales e internacionales) e hice un análisis comparativo. Ninguna pasta tenía la combinación de buen sabor, buena consistencia, 100% natural y dar sensación de limpieza. Estuvimos un par de meses mejorando la fórmula e investigamos todo sobre los ingredientes. Por más que insistía en que si queríamos lograr armar un producto sólido debíamos parecernos tanto en imagen como experiencia a las pastas populares, de modo que sobresaliéramos ante toda competencia natural, mi papá no encontraba la manera de hacerlo.
   Nos tomó meses, pero finalmente a finales de abril lo logramos y todo con ingredientes orgánicos y minerales. En mayo 2, cumpleaños de mi papá, hice la primera venta. De ahí en adelante hemos tenido muy buena retroalimentación de nuestra gente y seguimos impulsándonos por brindar la mejor calidad en producto que cualquier otro en el mercado.
¿Qué diferencia a Mitch de otras marcas naturales? 
Mi manera de ver la competitividad en nuestro ramo es muy diferente a cómo percibo la competitividad entre empresas tradicionales. En nuestro ramo, más que competencia, somos aliados a la misma causa y eso me ha hecho percibir un sentido de hermandad. Algo en donde puedo diferenciar a Mitch es la manera sencilla en cómo comunicamos puntualmente el propósito y los beneficios de nuestra pasta dental. Nosotros además de comunicar y ofrecer nuestra propuesta de valor al mercado natural, nos estamos esforzando en competir dentro del mercado general.
¿Cuáles son los principales retos con los que se enfrenta un emprendedor?
He experimentado tres grandes desafíos: La incertidumbre, es un sentimiento parecido al miedo por el hecho de no saber lo que viene en el camino que estás construyendo y pesa más cuando le estás apostando gran parte de tu capital y tiempo. Segundo, el estrés, se podría decir que una empresa es un ser vivo por lo que va a demandar tu completa atención de diferentes maneras todo el tiempo. Por último, el tiempo, el no saber administrarlo puede ocasionarte grandes pérdidas, por lo que no conviene jugar con él.
 
¿Qué ventajas tiene un modelo de negocio que funciona a través de distribuidores?
La gran ventaja de trabajar con un buen distribuidor es su músculo de venta, te permite posicionar tu producto en un mayor número de puntos de venta con la menor cantidad de tiempo invertido. Es también una opción para elevar tus ventas sin comprometer la caja chica de la empresa. Un distribuidor ideal debe contar con una base de datos extensa de clientes potenciales, un excelente equipo de ventas, un esquema logístico sólido, políticas de pago flexibles y un impecable historial de servicio.
¿Qué papel han jugado las redes sociales en el éxito de tu negocio?
Las redes sociales, especialmente Facebook, han sido un medio para promover Mitch en todo el país desde mi laptop. Nos ha permitido anunciar publicidad, atender a la gente y ser encontrado por puntos de venta. Mucha de la clientela que tenemos hoy en ciudades distantes ha sido gracias al poder de difusión inteligente de Facebook.
¿Qué consejos le darías a otras personas que buscan emprender?
Retomando el tema de los retos, para vencer la incertidumbre es sumamente importante estar consciente de la razón que te motivó a traer una idea al mundo de la realidad. De esta manera difícilmente tiras la toalla en tiempos de tempestad. El estrés lo puedes moderar teniendo bien delegados los roles de tu equipo dentro de la empresa, pues como dice el dicho Solos más rápido, juntos más lejos. Por último el tiempo, mi humilde consejo sería dedicarle media hora el domingo a planear el esqueleto de toda la semana y el resto de la semana dedicarle 15 minutos en la noche a gestionar cambios o eventualidades del día siguiente.
¿Cuáles son los planes a futuro para la marca?
El plan a corto plazo es introducir a Mitch en cadenas de supermercados y farmacias a nivel nacional. En mediano plazo se tiene pensado sacar al mercado cinco productos nuevos que complementen nuestra línea de cuidado personal 100% natural. A largo plazo tenemos la estaca puesta en convertir a Mitch en una empresa internacional.
Contacto

+DESTACADO