Jorge Luis Olvera Campa

Por

Platicamos con Jorge Luis Olvera Campa, Arquitecto por la Universidad Autónoma de Coahuila y MBA en empresas constructoras por la EOI Business School de Madrid. A sus 25 años de edad ha tenido la fortuna de ser parte del proyecto más importante del Grupo Palacio: El Palacio de Hierro Polanco.
 
¿Cómo nace tu gusto por la arquitectura?
Desde muy chico sentí atracción por el dibujo, la arquitectura y el arte en general. Desde que empecé mis estudios se volvió una forma de vivir para mí, ya que en todo momento he estado rodeado de colegas arquitectos, planos, maquetas y renders; inclusive cuando estoy en mi tiempo libre en algún viaje en otra ciudad o país, lo primero que quiero conocer es su arquitectura, visitarla, recorrerla y entenderla, puesto que para mí esto es de vital importancia para comprender la ciudad, su cultura y su gente.
 
¿Qué papel desempeñaste en la remodelación del Palacio de Hierro?
Mi papel en específico fue el de Project Manager. Dentro de la dinámica del grupo Palacio se asignan líderes que controlen de manera integral los proyectos, esto implica la gestión, presupuesto y por último la ejecución de la obra.
¿Cómo se da tu ingreso al proyecto?
Después de terminar la tienda de Querétaro gané la confianza de varios directivos del corporativo, hecho que me llevó a trabajar en el proyecto más importante que ha existido dentro de la organización: el de Polanco.
¿Qué dificultades encontraste en su realización?
En realidad fueron muchas, este proyecto fue un gran reto desde que estaba en papel hasta la entrega de obra. El aspecto determinante en su complejidad fue que la tienda de Polanco es el doble de grande que cualquiera que se ha desarrollado dentro de Grupo Palacio. A esto le sumamos que el tiempo de desarrollo que nos otorgaron fue extremadamente corto. A final de cuentas el resultado fue excelente.
 
 
¿Qué es lo que más disfrutas de este trabajo?
Es sin duda es poder ejercer mi carrera al 100%, me refiero a que tengo la oportunidad de trabajar con muchos arquitectos de gran prestigio a nivel nacional e internacional y al mismo tiempo aprender de ellos. Por otro lado, los proyectos en los que estoy involucrado son verdaderos retos arquitectónicos y constructivos que tienen un gran impacto social, económico y urbano. En cada uno aprendo algo diferente y veo cosas que sin duda me complementan como profesionista.
 
Platícanos, ¿en qué otros proyectos has tenido la oportunidad de trabajar?
Empecé haciendo remodelaciones de las oficinas del corporativo. Después me asignaron el desarrollo de boutiques de varias marcas en diferentes centros comerciales del país; esto me dio la experiencia necesaria para empezar a gestionar proyectos de gran escala como El Palacio de Hierro Veracruz (en construcción) y el Palacio de Hierro Querétaro (terminado).
 
Profesionalmente, ¿cuáles son tus planes a futuro?
Tengo un estudio de arquitectura que está en crecimiento. Estamos en negociaciones de varios proyectos muy interesantes dentro y fuera del DF, espero el próximo año poderles platicar de estos.
¿Qué consejo le darías a las próximas generaciones de arquitectos?
1) Viajar.
2) Viajar.
3) Salir de su zona de confort. El crecimiento y aprendizaje se dan fuera de ésta.
4) Ser conscientes del gran poder de cambio que tiene la arquitectura sobre la sociedad. La forma en que podemos contribuir para la mejora de la vida de las personas es inmensa, pues no solo es un elemento funcional de la vida cotidiana del hombre, sino que trasciende por dar identidad a la cultura, al espacio y al tiempo.

+DESTACADO