Mucho gusto, Santos… de 35 y seis copas encima

Mucho gusto, Santos… de 35 y seis copas encima

Benito Arguijo
27 julio, 2018

Empezó una nueva temporada de futbol en México, ya sé, demasiado pronto; pero qué le vamos a hacer, la bendita liga en nuestro país no da tregua al negocio y como se juega liguilla los equipos extienden sus partidos hasta finales de diciembre generando un buen de partidos innecesarios que a la postre otorgan ganancias necesarias, en fin. Tras ver deliciosos partidos como Argentina – Francia o Croacia – Rusia, acompañados por supuesto de una taza de café (maldito horario mundialista), ahora nos toca ver espectáculos deprimentes como el Atlas contra Querétaro de la fecha 1.

Podríamos seguir reventando a la liga, pero es cuestión de tiempo, como todo en la vida, para que ésta agarre sabor y las cosas se pongan buenas, con esto me refiero a que los refuerzos de los equipos se adapten, los extranjeros lleguen de sus vacaciones y básicamente que equipos con potencial digan “ah, ya es fecha 8, es justo meter el acelerador”.

Pero bueno, así es nuestro futbol y nos lo comemos enterito, nos apasiona y le damos valor a una liga que cuando se lo propone puede llegar a ser muy competitiva, dicho esto considero que está muy bien defender lo que es nuestro, el preciado producto nacional.

Ya metiéndonos en temas más futboleros y menos administrativos comparto mi siguiente reflexión:

En una época de equipos con salarios muy altos y fichajes rimbombantes, donde los que llegan a instancias finales son casi siempre los mismos, destaca un equipo que es brutalmente ignorado por los medios de comunicación de nuestro país: Santos Laguna. Imaginemos una fiesta:

Tigres y Rayados están sentados en la parte VIP del antro de moda; América es el dueño del establecimiento y llega a la hora que se le antoja, en la mesa lo esperan Pumas, Guadalajara y Cruz Azul, éste último regando el tepache y sin ligar por años, la suerte no es lo suyo. El antro es exclusivo y equipos como Toluca, Pachuca y León están charlando con el cadenero, es cuestión de tiempo para que los dejen entrar, prometen consumir lo mínimo y tras una larga espera estarán más fumigados que Puebla y Lobos en el tabarete de la esquina. Ni modo, es pa’ lo que les alcanza.

Empezada la fiesta y llegando tardísimo por haberse empinado una lonche mixto de adobada llega el Guerrero, es joven, trae actitud y muchísima buena vibra, además no llega solo, literal, su barrio lo respalda, llega con amigos, y finalmente, se presenta: “Mucho gusto, soy Santos, de 35, traigo 6 copas encima”. Las personas no lo creen, se escuchan murmullos sobre lo joven que es, las copas que tiene encima y el brutal aguante que se maneja. La neta los de adentro ni enterados, no lo pelan, al final lo dejan entrar y resulta todo un éxito en la pista, saca a bailar a todas, se baila a los Tigres y a los Rayados, pero el dj todavía no lo pela, no ponen sus canciones y aún así arrasa con lo que le pongan. En pocas palabras, impresiona a los presentes.

Llega un punto en el que el Guerrero, aburrido de tanta fama, pide una copa pero no se la dan, le siguen sin hacer caso. A pesar de traer seis encima, él quiere una más. La mesa del dueño sigue llena, atiborrada, Pumas, Guadalajara y Cruz Azul llaman muchísimo la atención, algo tienen, por más que le buscan atractivo nomás desconozco que le ven. A lo mejor es su plata, y ¡les diré! Porque por ahí veo a Chivas pidiendo fiado, eso sí, con puro tequila.

El antro está infladísimo, parece del Barcelona o el Real Madrid, establecimientos de calidad en el que sirven vino del bueno y la atención de su personal es impecable.

Finalmente el Guerrero decide irse, ha triunfado en la pista y seguramente hubiese tenido éxito en la consecución de más copas, pero él es feliz con su mesa y con su gente, bailó a los regios e ignoró a los VIP. A pesar de haber maravillado, está consciente que regresando el próximo fin de semana volverá a batallar para entrar, pero él es así, humilde, sobrio y servicial, eso sí muy exitoso y ganador.

Yo al final de la parranda le digo al buen Guerrero: “¿qué necesidad tienes de sufrir, amigo Guerrero? Cuando puedes decir que eres compísima de América, dueño del antro, que se va de jarra contigo y cuando lo tienes bien borracho ¡hasta le vendes tu vino carísimo! Te bañas, Guerrero, pero todo te sale.

Salud.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Sin este club, que hoy cumple 35 años, no se puede entender la idiosincrasia y la esencia de esta región del norte de México

PLAYERS of life
4 agosto, 2018

Empezó una nueva temporada de futbol en México, ya sé, demasiado pronto; …

Benito Arguijo
27 julio, 2018

82% de los trabajadores considera que hacerlo fortalece el compromiso

PLAYERS of life
15 junio, 2018

RELACIONADOS