Andrea Porras y su búsqueda de aquello que nos une

Andrea Porras y su búsqueda de aquello que nos une

La cineasta torreonense que ha encontrado en la diversidad, historias dignas de ser contadas

Cristina Garza
19 noviembre, 2020

A través del lenguaje se le da nombre y existencia a las cosas. A través de las historias es que se construye una identidad propia y social.

Andrea Porras reconoce que fueron varias las expresiones que se fueron haciendo presentes en su vida, desde la fotografía hasta la literatura.

Fue a la edad de 13 años, tras una clase de producción de video, que reconoció un llamado. No sabía cómo lo haría pero estudiaría cine.

Ahora estamos platicando de sus proyectos actuales, de su trabajo en Netflix y de su más reciente cortometraje “Sweet Potatoes”; el cual fue acreedor a un Student Academy Award.

ENTRE TORREÓN Y CALIFORNIA

Estando en secundaria es cuando Andrea Porras se establece por primera vez en California con su familia. Desde ese momento la realizadora reconoce una inquietud que comienza a traducirse en “poemas visuales”.

De regreso en Torreón, ahora ya en preparatoria, busca la presencia del cine en su vida. Recuerda haber estado en un Cine Club e incluso trabajar filmando eventos.

Finalmente vuelve a California, en donde se encuentran sus padres y comienza sus estudios en una universidad pública.

“En esos dos años me metí a clases de cine, estuve en sets, hice unas prácticas de cine en Ciudad de México, hice varias cosas y después de ahí ya me fui a la Universidad del Sur de California, nunca me hubiera imaginado entrar ahí”, cuenta Porras.

La Escuela de Artes Cinematográficas de la Universidad del Sur de California está rankeada como una de las mejores instituciones en Estados Unidos para estudiar cine. Ha sido la casa de estudios de figuras destacadas como George Lucas, creador de Star Wars, y Kevin Feige, presidente de Marvel Studios.

Andrea había sido aceptada por dos universidades más, una de ellas fue la de Nueva York, pero optó por quedarse en California.

A partir de ahí comenzó una nueva etapa en la que dejó de importar ser foránea, los retos eran mayores pero ya se encontraba en el rumbo anhelado.

ANHELO DE COMUNIDAD

“Siempre anhelo tener una comunidad, siento que es muy importante para funcionar en todo el mundo. Desde ese núcleo muchas cosas se pueden lograr”, señala la cineasta al hablar de la comunidad latina de cineastas que procuro congregar en sus años de estudiante.

Esta intención y la de llevar materias de Historia Contemporánea de América Latina, fue permeando su trabajo. Su primer corto documental es un claro ejemplo de ello.

“Out of the Shadows” relata la historia de Julián, el primer político sin papeles en Estados Unidos.

Porras va descubriendo como Julián es político y activista a partir de vivencias referidas a su madre.

“Para mí es muy importante llegar a la humanidad de cada persona de la que estamos hablando en el proyecto. Es lo que nos hace conectar”.

Para la realizadora, el cine “debe provocar a la reflexión, tiene que haber una pregunta existencial que te deje pensando”, recalca.

Otro de sus trabajos destacados fue “Noche Sin Luciernagas”, una producción realizada con un estímulo del Gobierno de Torreón.

En su intención de hacer comunidad, este proyecto es parte de Yas Queens, una productora que reúne a 5 talentos femeninos y sus voces.

“Surgió el último semestre de la universidad con un grupo de chicas (…) sabíamos que era una carrera con inestabilidad y demandante”, afirma Porras.

Yas Queens se fundó bajo la idea de ser un grupo de apoyo, en el que juntas (las cineastas) pudieran enfrentar los retos de la competitiva industria.

CONECTANDO CON SUS RAÍCES

Con un crew de 60 personas ya con extras, Durango fue el estado que recibió a la producción de “Sweet Potatoes”.

Este relato producido por Andrea Porras, se ambienta en los años 50 y aborda la historia del químico Luis Ernesto Miramontes Cárdenas; el mexicano que hizo posible la píldora anticonceptiva.

Las necesidades de la producción llevaron a Porras a proponer un scouting tanto en Torreón como en Durango y finalmente fue Nombre de Dios donde encontraron lo que buscaban.

Con otras dos laguneras a bordo, Elvira Richards como directora de casting y Azucena Acevedo como actriz principal, “Sweet Potatoes” reunió talentos internacionales y nacionales.

En medio de la contingencia y de una pausa sin precedentes para el cine, la producción fue reconocida con un premio de la Academia estudiantil, un primer paso para llegar a los Oscares en el futuro.

DE MARVEL A NETFLIX

Tras graduarse en el 2018 no todo fue sencillo. Cuatro meses tuvieron que pasar y un trabajo en Starbucks, para que Andrea Porras trabajará por primera ocasión en la industria.

Una de sus entrevistas fue con Marvel, la franquicia de medios centrada en películas de superhéroes.

Ahí conoce al showrunner y comienza a trabajar como su asistente en una serie que por cambios en la estructura organizacional de la empresa, no llegó a ver la luz.

Su trayectoria la lleva por un período al canal Starz con la serie “Vida” de la actriz Tanya Saracho.

Pero más tarde, su jefa en Marvel la convoca a Netflix y es ahora donde se encuentra.

En Netflix se desempeña como asistente de Showrunner, una posición distinta a lo que llevaba haciendo que era por completo cine, pero Porras ya se encuentra también explorando el mundo de las series.

VIVIR DE TU PASIÓN

“En todo va a haber un nivel de dificultad, entonces por qué no hacer lo que te gusta, darle y apostarle a eso que te gusta”, dice Andrea Porras al conversar acerca de cómo cumplir tus objetivos profesionales.

De los 15 años que lleva Porras queriendo estudiar cine, confiesa que hasta los últimos cuatro realmente ha sabido cómo hacerlo.

Recalca que no todos tienen las mismas posibilidades y oportunidades, pero esto no impide lograr los objetivos de otra forma.

“Puedes estudiar o no estudiar cine, con que estés creando y colaborando. De ahí puede surgir lo que no nos imaginamos. No nos imaginamos lo que surge al platicar y al compartir ideas”, puntualiza.

En cuanto al panorama latino actual en la industria estadounidense, ella asegura que hay gente hambrienta de contar historias distintas.

“Tener ese compromiso con el lugar donde crecimos es importante (…) veo una sed de historias auténticas de lo que es la latinidad, la experiencia como migrante. Hay mucho de donde sacarle para mí que soy mexicana y mujer”.

“En todo va a haber un nivel de dificultad, entonces por qué no hacer lo que te gusta, darle y apostarle a eso que te gusta”

https://vimeo.com/andreaporrasmadero

https://www.andreaporrasmadero.com/





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Elena Piña conjuga la tradición y lo natural para el cuidado de tu piel, en Piña Natural Orgánico

Cristina Garza
31 agosto, 2020

Ana Sofía Reyes y Camila Guerrero llevan su amistad a un emprendimiento que ha logrado unir a sus consumidores

Cristina Garza
26 agosto, 2020

José Vargas y Ernesto Ayala nos presentan Maicitos Laguna, pedacitos llenos de sabor y sin culpa

Cristina Garza
12 agosto, 2020

RELACIONADOS