Adoria, una pieza de ti que trasciende

Adoria, una pieza de ti que trasciende

Marcela Riquelme nos presenta su diseño en joyería, manifestaciones de pertenencia y memoria

Cristina Garza
5 noviembre, 2020

Todas las prendas que decidimos usar día con día, transmiten parte de lo que somos.

Son elementos que nos permiten refirmarnos en el mundo y nuestra presencia en él.

Pero dentro de este gran universo de posibilidades, hay piezas pensadas para trascender, no solo en nuestro tiempo, también en el de siguientes generaciones.

Adoria ha entendido esto y se ha dedicado a crear una joyería capaz de conectar con quien la porta, capaz de convertirse en parte de ella/él.

Marcela Riquelme es la diseñadora detrás de este proyecto que está a punto de cumplir 5 años.

Las pruebas y los errores no han faltado a lo largo de este tiempo y en esta ocasión nos cuenta cómo ha sido el camino para crear una marca capaz de remitir a sus clientes a aquellos momentos emblemáticos de sus vidas.

SIEMPRE PRESENTE

La graduación de prepa, su matrimonio y el nacimiento de su bebé André, son tres momentos que tienen algo en común: el anillo que le regaló su madre.

“A mí lo que me encanta de las piezas de joyería es que tienen un significado personal (…) mi intención con la creación de esta marca, es que la pieza logre conectar, logre llevar un recuerdo contigo, logre consciente o inconsciente tener un significado”, expresa Marcela Riquelme.

La diseñadora afirma que el momento de elegir una pieza en ocasiones puede pasar desapercibido, pero después de forma invariable, nos llevará a algún recuerdo.

La joyería fue justamente la especialidad que la atrajo a terminar sus estudios en el Tec de Monterrey Campus Laguna.

“Mi carrera no estaba completa en Saltillo, tenía dos opciones, irme a Monterrey o regresarme a Torreón. Me decido por Torreón porque siempre tuve la inquietud y en el campus estaba el diplomado de Joyería”.

Adoria nace en sus días de estudiante, poniendo sus conocimientos a la práctica y explorando aquellos que harían de este emprendimiento un éxito.

EL BALANCE ENTRE LA CREACIÓN Y EL CLIENTE

Si volteamos tiempo atrás, Adoria podía ser identificada por un león. Sus etapas de desarrollo le han permitido a Marcela seguir aprendiendo a ser emprendedora.

“Como diseñador en la carrera te enseñan diseño, pero como emprendedor tienes que aprender otras áreas (…) empiezas con una idea fija y ha sido una dinámica de ir modificando, ir cediendo, ir conociendo y brindando al cliente lo que realmente busca y necesita”, resalta.

Todo este proceso a lo largo de su trayectoria le ha permitido aprender a identificar la personalidad de quien busca sus piezas y es justo la personalización, una de las características representativas de Adoria.

CREANDO UNA MARCA DE JOYERÍA EN LA LAGUNA

Uno de los primeros retos a los que se enfrentó la marca, fue la falta de manufactura de joyería que existía en la región.

Es en ese momento que Marcela Riquelme fija el objetivo de contratar a mujeres, a quienes se les capacitaría en la actividad.

“Me llena mucho el estar cumpliendo el objetivo que desde un inicio me había marcado, el de empoderar a otras mujeres, darles un conocimiento que se quedará con ellas”.

Desde la concepción de la idea fue respaldada por Juan Diego Honojosa, director de la Incubadora de Empresas del Tecnológico de Monterrey Campus Laguna.

“Desde que inicié se aventó conmigo la prueba y error, entonces él ha sido una parte muy importante en todo este proceso de emprendimiento y de las diferentes ramas de negocios y números”.

Otro personaje clave en Adoria es Sergio Carranza, “la parte fresca” y el mejor amigo de Marcela.

“Él llego en un momento complicado de la marca, yo estaba punto de cerrar y me apoyo hasta llegar a este crecimiento”, expresa.

Juntos se han convertido en un balance que ahora se refleja en la isla ubicada en Galerías Laguna y en Showroom ubicado en Paseo Milex.

EL SIGUIENTE PASO

En estos tiempos, el e-commerce ha tomado relevancia e implica una forma más sencilla de llegar a las personas.

En el último período Adoria ha empezado a fortalecer sus ventas por Internet y está enfocada en tener mayor interacción con sus clientes.

Dentro de sus planes para el futuro inmediato, también se encuentra el sector corporativo.

“Me gustaría indagar el sector corporativo, la joyería corporativa. En algunas empresas tienen unos esquemas de reconocimientos a los empleados y es ahí donde me gustaría ofrecerles un producto diferente”, comenta Riquelme.

La llegada de André, hijo de Marcela, también marcó un antes y un después. Las piezas creadas en ese período tienen un significado especial y son el reflejo de esa etapa tan significativa.

“Me siento muy orgullosa, saber que a pesar de todo lo que hubo en el camino, ahorita ya estamos en un paso firme y constante para seguir avanzando, es algo invaluable.

Marcela habla de momentos de derrota y de festejo para llegar a una meta. “Más allá de un consejo ligado al mundo de la joyería, yo creo que como emprendedora siempre te vas a enfrentar a retos, a situaciones nuevas, a personas nuevas. No desistan, siempre hay un modo, siempre hay alguien que va a creer en ti  y en tu producto”.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Mauricio Cepeda, el profesional detrás de la imagen de Latitud 25

Cristina Garza
30 noviembre, 2020

La cineasta torreonense que ha encontrado en la diversidad, historias dignas de ser contadas

Cristina Garza
19 noviembre, 2020

Vera Plush, una marca que encontró lo que las nuevas mamás realmente quieren recibir

Cristina Garza
13 noviembre, 2020

RELACIONADOS