¿PARA QUÉ TANTA LUCHA?

Por

Hace un par de años, el entonces Presidente de la CICEG, Armando Martín Dueñas, se agotaba física, mental y financieramente (según sus declaraciones) al luchar día y noche contra la competencia desleal y todo tipo de prácticas dañinas que afectaban al calzado guanajuatense , en especial de productores chinos.

La lucha era herencia de su antecesor, José Abugaber Andonie, quien también luchó hasta el último día de su presidencia al frente del gremio zapatero contra estas prácticas ilegales; en su momento y sin poder renovar periodo, Martín Dueñas cedió el lugar a Ysmael López, quien también había participado desde su trinchera ante esta guerra.

¿Para qué tanta cita con autoridades federales? ¿Para qué los sinsabores cuando el ex Presidente Calderón les sugirió que deberían de evolucionar? ¿Para qué las marchas del sector para hacer valer su voz? ¿Para qué tantos años invertidos en no dejar entrar al calzado chino y algunos otros productos que les “pegaban” directo a los mexicanos, si meses después el dragón chino se establecería en Cancún? ¿Para que?

Y todo por un tecnicismo. ¿Se han dado cuenta que el país ha perdido varias veces, en varios rubros, por culpa de no cuidar pequeños detalles?

En fin, aquí todos tienen que ver. Los zapateros que se comprometieron a actualizarse, evolucionar y escuchar opiniones para triunfar en mercados internacionales, al día de hoy no lo han hecho. Aquellos zapateros que han comprado cuero chino, porque aunque no sea de la mejor calidad, es mas barato. ¿Dónde quedaron los compromisos hechos por el sector para que las instancias estatales y federales los apoyaran?

En su momento, la CICEJ también abonó a la lucha, pues nada más y nada menos su mercado somos las mujeres. ¿Se ha preguntado de dónde provienen los zapatos con mejor propuesta de diseño? Lo más probable es que sean tapatíos.

¿Y por qué Guanajuato esta tan limitado en el tema? ¿Que nos falta? ¿Más protección? Tal pareciera que la protección es sinónimo de “ayúdame a dormir en mis laureles”.

Mientras tanto, en Cancún ya hay un fallo a favor de Dragon Mart; no se extrañe que el calzado chino “casualmente” se riegue por el Bajío, pues ya ve que lo barato es lo de moda, y no lo que esta en tendencia, mucho menos lo hecho en México.

+DESTACADO