INFORMAR O DEJAR DE REPORTEAR

Por

Cada que leo una nota no grata, me gusta husmear entre los comentarios que publican los lectores debajo de la nota para ver si son positivos, por si le agregan algo de sustancia a la noticia o simplemente por leer el comentario de mofa hacia los protagonistas de la historia.
   Como dice el viejo y conocido refrán: “nunca le darás gusto a nadie”. Todos los días, o por lo menos así lo intento, leo algunos diarios, pero en definitiva la actualización de información se lleva a cabo en Facebook.
   Si la nota es absurda, impactante o inverosímil, la verás en muchos perfiles; si es de interés de muy pocos, la podrás leer en perfiles de expertos en la materia, aderezada de sus comentarios personales; pero si es una nota para dañar al prójimo, cuidado porque la leerás en muchos `muros´,  adornada con distintas leyendas urbanas y al final no sabrás que es cierto o falso.  Las notas favoritas para este tipo de desprestigio son las de seguridad, por obvias razones.
   En perfiles de leoneses, es sencillo reconocer a desertores del Gobierno PRI-Verde, pues encontraremos comentarios como “Otra vez Bárbara…” o “ Pero querían un cambio tranquilo” con algún link de la sección de nota roja. Algunos otros no avientan las campanas al vuelo a favor de Botello, simplemente se abstienen de encuentros desafortunados.
   En Guanajuato capital la gente es más crítica en el actuar de los legisladores locales que con el propio Alcalde Luis Gutiérrez, quizá por que hay más tela de donde cortar; en especial hay un personaje emergido de entre las cloacas y se distingue por su actuar en las sombras, como buen exiliado. Su forma de trabajar es mediante un fastidioso mailing, donde atosiga a quienes caen en su base de datos con sus textos mal informados y con faltas de ortografía; por ejemplo le contaré que el caso de Dragon Mart, no sabía ni cual era el fondo del asunto, pero decidió escribir sobre él, re-bautizándolo como “Dragon Mark”.
   En la capital del Estado es bien sabido que es mas eficaz darle un “apoyo” a los reporteros que pagar publicidad en el medio, pues las `dádivas´ son el pan nuestro de cada día. Cuando alguien envía algún `apoyo´ al personaje en cuestión, es tan descarado que lo agradece en el cuerpo del correo electrónico.
     Pero  San Miguel de Allende es un caso verdaderamente especial, el trabajo periodístico de este lado de Guanajuato es más sencillo que en el corredor industrial, pues son municipios con poco movimiento y sin tanta noticia.
   Lo malo de estar lejos de las ciudades más grandes, donde el trabajo de reportero nunca descansa, es que cualquier ciudadano puede ejercer el oficio sin la más mínima capacitación.  Ese es el caso de un arquitecto (o por lo menos así se nombra) que conduce un espacio radiofónico de lunes a viernes en la estación de tradición: Radio San Miguel. Nadie sabe quien le motivó a tomar el micrófono, pues su timbre de voz es sumamente estridente, el contenido de su espacio es de todo y a la vez, no informa de nada. Pero lo que es de risa loca, es que dedica sus casi tres horas y media a hablar mal del Gobierno local, según su cerradísima perspectiva. Y la risa loca es patrocinada por las actuaciones del trienio anterior, pues fue presidida por la esposa de este singular locutor, quien no salió nada bien evaluada por sus gobernados.
   ¿Porque pelearse en público con quien se queda? ¿Porque usurpar una profesión para mal informar a la ciudadanía?
   Hay quienes cursan Comunicación, Periodismo, Filosofía o Ciencias Políticas para ejercer el oficio más apasionante del mundo: el periodismo (por lo menos así nos parece a los que lo practicamos).
   Se perfectamente que se mueven intereses a través de la noticia y de nuestras letras, pero en lo más profundo de mi ser, creo que no se debe perder la raíz de tanto trabajo: bien informar a la ciudadanía de lo que pasa al día y no mentirles con golpeteos que beneficien a unos pocos, o con noticias que solo hacen perder la fe en la raza humana.
   Así que le recomiendo que lea más de una vez los diarios, o la misma noticia en diferentes tabloides, pues recuerde “nada es verdad, ni todo es mentira; todo depende del ojo con el que se mira”.
PLAYERS of life es un foro de expresión para diferentes opiniones, por lo que cada colaborador 
es responsable directo de la información que facilita para ser publicada.

+DESTACADO