ADOPTA UNA ACTITUD POSITIVA EN EL TRABAJO

Por

Las personas pasamos trabajando gran parte de nuestra vida. Un trabajo de 40 horas semanales durante 50 semanas son dos mil horas trabajadas al año que durante 25 años suman 50 mil horas. Nuestro tiempo es oro y el trabajo un bien escaso que necesitamos para vivir, aprendamos a exprimir lo más positivo de cada jornada laboral. Con unas pautas podrás divertirte en el trabajo.
Valorar el trabajo
Piensa que hay millones de personas buscando empleo que seguro desearían tener un puesto como el tuyo. Todos los trabajos tienen aspectos buenos y malos, siempre van a existir motivos para quejarse, como el horario, el sueldo o la infravaloración profesional, pero seguro que también habrá aspectos positivos. Sentirse útil, autosuficiente y poder realizarte como profesional en un núcleo lleno de relaciones interpersonales pone a prueba tus capacidades y responsabilidades.
Actitud positiva
Rompe los malos pensamientos con buenas actitudes, levántate por la mañana con una sonrisa, cada día es una nueva oportunidad para aprender, compartir y por qué no, divertirse con tus compañeros. Reír libera endorfinas, te hace sentir bien a ti y a los que te rodean. La alegría es la terapia más contagiosa, por eso procura rodearte siempre de gente positiva. Estudios afirman que los trabajadores que se divierten en su trabajo son más productivos y también que amenizar las horas laborales con música mejora el estrés y la concentración.
Sacar partido a tus horas
Trabajar implica una cierta rutina que hay que saber llevar. La automotivación es la clave para hacer que cada día sea diferente. Aprender, aportar y compartir deben ser las tres claves de cada día. No dejes de aprender cosas nuevas para evolucionar como persona y trabajador, así nunca tendrás la sensación de estar estancado. Además trabajar en equipo y compartir proyectos con tus compañeros te hará aprender de ellos.
Adiós estrés
Procura organizar tu vida y tus tareas para que tus horas laborales sean efectivas, no se trata de hacer más sino de trabajar mejor. Si aprovechas al máximo tu jornada laboral al final del día te sentirás orgulloso del trabajo bien hecho. Igual de importante es saber desconectarte de los problemas del trabajo, al salir por la puerta ejercítate para liberar tensiones, aprovecha y da un buen paseo al aire libre en buena compañía, evitarás sentir que solo vives para trabajar. Dormir bien es fundamental para tener la mente despierta para afrontar el día con energía.
Trabajo gratificante
Obtener resultados positivos en tu trabajo es muy gratificante. Felicítate cada día que consigas algo positivo y cuando te equivoques simplemente reconoce tu fallo y aprende de tu error para no volver a repetirlo. Quizás los resultados de tu trabajo no son tan gratificantes como los de los médicos o bomberos que salvan vidas, pero piensa que todos los profesionales ponen su granito de arena para que este mundo sea posible. Siempre puedes complementar tu trabajo con alguna actividad solidaria en tu tiempo libre que te ayudarán a sentirte más realizado como persona.
   Trabajar todos los días de tu vida es duro, ¿pero no crees que sería más no tener esa oportunidad? Si aun poniendo en práctica todos esto, tu trabajo te impide disfrutar de tu día a día, quizás debas replantearte tus opciones laborales. Cuando una puerta se cierra, una ventana se abre. Lo más importante es ser feliz, recuerda siempre que tienes que trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

+DESTACADO