La nueva era de los parques en Nuevo León

Bernardo Bichara es Presidente del Consejo del Parque Fundidora y encargado de los parques en el estado. En esta entrevista nos comentó sobre los planes para fortalecer el tejido social y la participación ciudadana desde su trinchera.

Por

Bernardo Bichara es una persona que siempre ha contado con una vocación por construir una mejor sociedad. A lo largo de su vida ha liderado esfuerzos enfocados a impulsar el fortalecimiento del tejido social y la participación ciudadana. Hoy no es la excepción, y lo hace al ser Presidente del Consejo del Parque Fundidora donde tiene por objetivo liderar una nueva era de los Parques en Nuevo León. 

En octubre de 2021, el gobernador Samuel García lo invita a Presidir el Consejo de Parque Fundidora, organismo que agrupa los principales parques del Estado como son Parque La Huasteca, Parque Fundidora, Parque La Pastora, Paseo Santa Lucía y La Macroplaza. Es un cargo honorario que Bichara aceptó para liderar una nueva era en estos espacios que son el corazón del Estado. 

“Muy honrado de haber sido considerado, pero lo más importante es trabajar con el apoyo del gobernador, el Consejo de Administración, el equipo directivo y la ciudadanía para este relanzamiento. Vamos por buen camino.” 

“Todo sucede aquí, los eventos, los negocios, el turismo, el esparcimiento”, explica Bichara. “Los parques se han convertido en la segunda prioridad de la agenda neolonesa solamente por debajo de la seguridad pública y por encima del empleo y la movilidad. La pandemia cambió las prioridades ciudadanas, hoy la gente exige que los espacios públicos sean de primer nivel y extensiones incluso de sus propios hogares”.

Fundidora hoy requiere inversión, innovación y ampliar su oferta de experiencias. Por lo tanto, se trazó una visión hacia el 2030 con la intención de atender esta realidad. Se trata de renovar los espacios y ampliar la oferta que tienen los parques más allá de lo actual, de detonar otra clase de eventos y actividades, como pueden ser los gastronómicos, culturales, y otras enfocadas a la salud física y el bienestar, por mencionar algunas. 

Bichara busca fortalecer los ingresos de los Parques a través de una mejor oferta de eventos y mejoras en las condiciones contractuales de los mismos. Por ello, a principios de marzo se anunciaron cambios en los contratos de los festivales, que justo inician en abril, en medio de la reactivación económica y cuando la gente sale cada vez más a socializar. 

“Estas mejoras en condiciones contractuales nos van a permitir obtener 30 millones de pesos al año como mínimo”, comenta Bernardo. “Llegaremos a los 500 millones de inversión para Fundidora en este sexenio”. Con esta inversión se mejorará la infraestructura y la calidad de los espacios, generándole beneficios a la sociedad. 

El objetivo es que todos ganen: los ciudadanos, el parque, los concesionarios, los promotores. Lograrlo implica estar convencidos de que se requiere un cambio de paradigma a fin de armonizar y balancear todo lo anterior.

EL NUEVO ROL DE LOS PARQUES: BIENESTAR Y HACER COMUNIDAD 

La crisis sanitaria vino a recordarnos la importancia de cuidar la salud física, mental y el medio ambiente. Incluso en la actualidad, los doctores prescriben la naturaleza como remedio para combatir enfermedades y situaciones emocionales adversas. Los Parques del Estado cumplen con esto casi por vocación porque, además de estar rodeado de áreas verdes, se puede conjugar con eventos culturales que enriquezcan la vida de las personas. “Hay una gran apuesta al ‘wellness’ e incrementar áreas verdes en los Parques.” 

Con la visión 2030 se pretende que Fundidora, Paseo Santa Lucía, la Pastora, la Huasteca y la Macroplaza, sitios que conforman el sistema de parques públicos en el Estado, estén operando a su máximo potencial. Al conjugarse estos de manera óptima, ya el Parque Fundidora no será el protagonista, sino que se hablará de Parques Nuevo León con una oferta balanceada que apele a todos los gustos de la sociedad y con alto impacto en la calidad de vida de las personas. 

“No hay duda de que estamos saliendo de un momento histórico complicado derivado de la pandemia y de sus respectivos efectos en la sociedad. Por ello, es importante recordar que, antes que nada, somos seres humanos, mexicanos y, sobre todo neoloneses. Es fundamental que todos seamos corresponsables y que genuinamente sumemos; se trata de que el ciudadano vea los parques como una extensión de su casa, que los considere un espacio de bienestar y crecimiento personal”. 

Hay claridad en una cosa: lo mejor está por venir.  

“Fundidora representa un espacio que se vive de muchas maneras, en el que puedes encontrar algo que te haga crecer y sentir bien, un punto de encuentro ciudadano para fortalecer nuestro sentido de comunidad tras la pandemia”.

Bernardo Bichara

HISTORIA DEL PARQUE FUNDIDORA EN CORTO: 

  • 1900: se establece la Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey.
  • 1907: llega a la dirección Adolfo Prieto con el encargo de rescatar a la empresa de la quiebra.
  • 1920: es completada la compra de las minas Cerro de Mercado para extraer hierro y de Hércules Coahuila para producir hierro ya acero.
  • 1927-1930: la empresa diversifica su producción en ruedas, tubos, alambres, además de enfocarse en la construcción.
  • 1942-1943: se construye el segundo Horno Alto.
  • 1954: recibe créditos de parte de Eximbank para comprar el Molino Lewis y comenzar con los planes de crecimiento, incluido el Horno Alto 3.
  • 1978-1986: se convierte en una empresa paraestatal al integrarse a Grupo Sidermex.
  • 1986: es declarada en quiebra.
  • 1988: se publica un Decreto Presidencial para expropiar los terrenos de Fundidora y construir un parque, así como un museo con enfoque tecnológico. Más adelante nace el Fideicomiso Parque Fundidora entre la Iniciativa Privada y el gobierno de Nuevo León.
  • 1991-2001: derivado del Plan Maestro se construye Cintermex, el Parque de Beisbol, Plaza Sésamo, así como la rehabilitación de la Escuela Adolfo Prieto y la Cineteca.
  • 2001: se inaugura Parque Fundidora, también nombrado Museo de Sitio de Arqueología Industrial.
  • 2010: se integra el Paseo Santa Lucía.
  • 2022-2030: lo mejor está por venir

Este artículo forma parte de la Revista PLAYERS of Life Monterrey. Consulta más contenidos de la edición impresa en la revista digital.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER