‘La música lo es todo’: Olaya López

Además de formar parte del proyecto Galatic Piano Show, Olaya López es maestra de música. Conoce más de su historia.

Por

Olaya López siempre supo lo que quería ser. En su mente, no había espacio para algo que no fuera la música.

“Desde chiquita, mi abuelita materna me sentaba en el piano. Ella tocaba y me gustaba mucho escucharla. Desde ahí me llamó la atención. También mi papá me enseñaba canciones, de Pink Floyd, y desde muy chiquitita me gustó. Me enseñaron, y no porque fueran músicos, sino porque les gustaba. Mi papá me compró un ‘pianito’ y desde ahí empezó todo”, narra.

Eligió su camino

“Todo el tiempo estuve estudiando música, a la par de la secundaria, la preparatoria y la carrera”.

Durante su etapa de universidad, en la UDEM, Olaya aprovechó cada verano para especializarse en composición musical. Al concluir su carrera, estudió canto y teatro musical en Chicago y Nueva York. En Monterrey, ya había tomado clases con IYvonne Garza, cantante de ópera, y también con Amalia de León, pianista clásica. Aunque en Estados Unidos se terminó de formar.

Un estilo de vida

“Regresé aquí porque empecé a dar clases. Me apasiona mucho el tema de transmitirle a toda la gente lo bonito que es la música. Para muchas personas, es un ‘hobbie’, pero también es una terapia; sirve de tantas maneras que a veces ni te imaginas. Me apasiona lo que hago, me siento realizada”.

En la actualidad, esta exitosa regia ha montado una escuela donde cuenta con un equipo de 10 maestros y cientos de estudiantes. “Empecé a dar clases en mi casa, particulares, y ahorita ya tengo una escuela de música donde se imparte piano, guitarra, bajo, violín, batería, acordeón, canto, ukelele…

“Gozo mucho dar clases porque veo que a la gente le sirve. Mi alumno más chiquito tiene 4 años y el más grande, 84. Ellos, al final, no solo tocan el piano o cualquier instrumento. No solo se aprenden una canción, lo que ven en la escuela les sirve para algo más, los relaja”.

Olaya sostiene que la música es para gozarla, “es un escape y tengo un trabajo que me apasiona. Todos los días agradezco hacer esto. La música me llena. La música es como irme de fiesta”.

Los shows, un ‘extra’

Con la pandemia, Olaya cuenta como los eventos particulares se multiplicaron y fueron muy requeridos los servicios de su show musical. Recuerda que ella siempre fue parte de fiestas, pero tomó mayor forma con el encierro.

“Me empezaron a preguntar cómo se llamaba el show y se me ocurrió decirle así, Galatic Piano Show. Es una palabra que siempre tengo en la boca: galáctica. No tiene un significado en particular, pero me gusta cómo se escucha”.

Sobre el show, explica que se trata de un dueto de pianos, “con uno hacemos piano y con otro batería. Jugamos con todos los instrumentos, pero predomina el de la batería. Me puedo presentar yo sola o con los dos pianos; obviamente, ese es el show más requerido”.

“A mí me apasiona estar detrás y poder ver lo que está experimentando la gente, todo lo que están sintiendo. Soy muy sensible, creo que desde chiquita eso fue lo que me pegó con la música… Y es que a todo mundo le gusta bailar, relajarse de alguna manera. Creo a todas las personas, o a la mayoría, nos gusta.

“La música es todo. Es lo que complementa tu vida en la parte de las emociones, te puede llevar a lugares, transmitir sensaciones, recordar momentos; es como tener un ‘soundtrack’ que te acompañe. Imagínate una fiesta sin música. ¡Imagínate una película sin música! La música lo es todo”.

“Desde muy chica, supe que la música era lo mío. Siempre supe que era eso y nunca hubo otra cosa que me llamara la atención”.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO