Mariana Carranza le sonríe al éxito

Desarrollar marcas y que te enamores de ellas es una de las pasiones de Mariana Carranza

Por

Mariana Carranza

La directora de Marketing en Hershey México es una mujer feliz. Ríe durante la mayor parte de la entrevista y en cierto punto, su risa bien podría ser empaquetada y vendida como uno de los dulces que vende la empresa que es sinónimo de chocolate en el mundo.

Mariana Carranza sabe que la felicidad es parte inherente del éxito y que si ella lo es, su equipo lo será también. Llegó a la marca hace más de una década como becaria en el área de mercadotecnia; desde entonces ha ido escalando puestos hasta convertirse en la lideresa que hoy se preocupa por la gente que la rodea, por su familia y por mostrar que el talento se debe acompañar de disciplina y alegría. 

Su travesía se ha ido enriqueciendo conforme evoluciona como profesionista y como mujer. “Profesionalmente siento mucha afinidad con la compañía; tiene valores muy buenos, marcas padrísimas y productos mejores. Entonces, conforme fui creciendo y entregando resultados fueron llegando promociones, cambios de marca, de posición y hasta de jefe y siempre para mí fue tener claro que mientras yo siga aprendiendo y sigan sintiendo que puedo aportar valor a la compañía, aquí seguiré desarrollándome”. 

Romper paradigmas

Mamá de dos niñas pequeñas, Mariana ha enfrentado los retos de desarrollarse en dos vías paralelas: la maternidad y el trabajo. Para ella, el progreso se ha palpado temas de diversidad e inclusión dentro de la compañía. 

“Cuando entré todos los puestos directivos estaban ocupados por hombres. Me tocó vivir una etapa en las que todas las que ocupaban puestos gerenciales empezaron a tener hijos y toda esa generación de mujeres que yo conocí, todas renunciaron para poder dedicarse a su a su familia”. 

Explica que durante ese tiempo se vio reflejada y cuando llegó el momento de formar su familia, se cuestionó el abandonar su puesto aunque le gustaba mucho su trabajo. Con ese dilema presente, hubo un cambio en la dirección de Marketing de la empresa. Llegó Paloma Gutiérrez con una nueva mentalidad y con cambios positivos para ella y las mujeres de Hershey. 

“Llegó con aire fresco y una nueva mentalidad, por lo menos en el área de mercadotecnia. Desde el día uno me dijo que nosotros trabajamos por objetivos y que lo importante era desempeñar mi rol. Eso fue un parteaguas. La otra mitad de la historia es que mi esposa comparte la mitad de la responsabilidad”. 

Ahora, Mariana es quien debe asumir ese liderazgo y ofrecer las oportunidades para que su equipo crezca sin cortapisas. “Siento que la manera de regresar todo lo que yo recibí es ayudar. Hay una gerente que acaba de tener a su bebé y quiero hacerle saber que puede combinar las dos cosas si es lo que ella desea, que no sienta que tiene que renunciar”. 

Picardía que enorgullece

Hay un momento donde su risa inunda el espacio al afirmar que pese a los años que tiene trabajando en Hershey sigue consumiendo dulces. Como quien comente una travesura, afirma que se decanta más lo enchilado que por el chocolate: “por difícil que parezca, siempre elijo el Pelón Pelo Rico de chamoy”.

Uno de los grandes orgullos que presume Mariana dentro de Hershey, es el reposicionamiento del tradicional Pelón. Con la campaña “Mexicano hasta los pelos”, logró darle un toque más actual y más atractivo para los nuevos consumidores. 

“Me tocó el cambio en el que las marcas de confitería ya no se podían anunciar con un enfoque a niños y toda nuestra comunicación era muy infantil. Entonces nos enfocamos en los adultos y la campaña, que yo dirigí, se basó en que Pelón captura muy bien la esencia del mexicano. Empezando por los colores, que eso es lo más básico, la manera en la que se come, el ritual de comerlo, el humor que tiene desde su nombre… esa picardía mexicana la plasmamos porque conectaba perfectamente con el consumidor. Además, es la única marca de dulces enchilados que podía decirlo y conectar de esa manera”. 

La campaña presenta las diferentes maneras de disfrutar del dulce de tamarindo con inherente de doble sentido. Ese proyecto lo llevó a cabo mientras fue la responsable de la marca Pelón y sigue presente hasta el día de hoy en todos los canales de comunicación que mantiene la empresa. Acaso eso es sólo uno de los motivos por los que Mariana Carranza no deja de sonreír. 

“Me encantaría ampliar mi perfil hacia otras áreas relacionadas con lo comercial para para fortalecer y ampliar mi visión del negocio completo bien, puede ser México o en algún otro país en donde Hershey tiene presencia. Mi objetivo es llegar a un cargo de Dirección General, hacia allá va mi plan de carrera”

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO