JAVIER ROSAS TRIATLONISTA DE CEPA

Por

El entrenador de triatlonistas, Javier Rosas, más conocido en el medio como “El Toro”, ha desarrollado una carrera de reconocimiento como atleta. Con logros nacionales e internacionales, incluyendo las Olimpiadas de Atenas 2004, Rosas no deja de desarrollar las actividades que más le gustan: nadar, andar en bicicleta y correr. Actualmente sigue entrenando como máster, es dueño de la tienda 3MART que está dedicada a los triatletas y a los ciclistas de montaña, y busca romper su marca personal de Ironman.
   Rosas dice que lo más importante es ser un ejemplo para sus hijos. Comenta que su hija de 15 años fue medalla de oro en olimpiada juvenil, en mayo de este año y su hijo de 13 años fue medalla de bronce. Orgulloso, pero precavido, dice que sus hijos no entrenan con él porque es muy difícil entrenar a un adolescente, por eso prefiere que adquieran una disciplina por fuera viéndolo a él en su rol de padre.
¿Cómo te iniciaste como triatleta? 
Empecé como triatleta a los 16 años. Antes había sido nadador en el Instituto de Ciencias y un poco antes estuve en el Club Alpino del Instituto de Ciencias (CAIC). Subí muchas montañas de México y en Canadá. Siempre me gustó el medio ambiente y luego me encontré con el triatlón ahí en el mismo instituto.
   Mi primer nacional fue a Valle de Bravo y me quedé enamorado de este deporte. En 1992 ya había quedado subcampeón nacional juvenil, a los 17 años, y le dije a mi papá que me encantaba y que antes de empezar mi carrera profesional como estudiante quería darme un año sabático para ver si podía ser un triatleta profesional. Me dijo que sí, pero la condición era que un año máximo. Así lo hicimos. Ese primer año estuve como juvenil y competí como profesional a los 19 años. Quedé en algunos campeonatos nacionales en los top cinco profesionales. Empecé a tener patrocinadores, ya ganaba premiación y ganaba dinero pero me metí a estudiar Comercio Internacional en el ITESO, con pocas materias. Ahí medio faltaba, me la “campechaneaba”, poquitas materias pero estaba entrenando durísimo.
 
¿Cuáles han sido los mayores logros de tu carrera? 
Cumplí mi sueño de ir a Atenas 2004, además de haber ido a tres juegos panamericanos y haber sido subcampeón nacional cinco veces.
   Cuando concreté mi sueño olímpico para Sidney, estaba en el lugar 16 en el ranking mundial, pero en 1999 tuve la secuela de una lesión que había tenido en el alpinismo en los 90. Me tuvieron que operar justo antes de los juegos olímpicos y no alcancé a recuperarme. Perdí mi ranking hasta el puesto 50 y tantos. No fui a Sidney, pero el hambre y las ganas quedan y sigo compitiendo a nivel internacional.
¿Consideras que el cuerpo de un triatleta tiene fecha de caducidad? 
Yo creo que para un triatleta olímpico ya a los 34-35 años estás un poco lento. Y menos con las nuevas generaciones de 24-28 años. Yo también ya estaba cansado, lesiones, me enfermaba seguido, entonces me lo tomo más tranquilo.
¿Qué sientes cuando entrenas a estos campeones nacionales y mundiales? 
Es un orgullo y una motivación para el grupo, para mis hijos también que hacen triatlón.
   Entreno atletas olímpicos como Irving Pérez, con él fui a Río de Janeiro en 2016, es el segundo mejor resultado de un mexicano y el mejor resultado de un atleta varón en Jalisco, él tiene 29 años. Entrené también a Larissa Rábago, campeona mundial en el Ironman de Hawai el año pasado, y en septiembre quedó en cuarto lugar mundial en media distancia, que es medio Ironman.
¿Qué es Cannival Triathlon Team? 
Es un grupo en el que entrenamos para triatlón y atletismo en tres niveles: novatos, intermedios y avanzados. También están los elite -profesionales- y a ellos los veo dos o tres veces al día.
   Este equipo tiene más de 110 atletas y con él incursioné en las largas distancias. Ya sea medio Ironman (1.9 kilómetros en natación, 90 kilómetros de ciclismo y 21 kilómetros corriendo) y larga distancia (3.8 kilómetros en natación, 180 kilómetros de ciclismo y 42.2 kilómetros corriendo).
¿Cuáles son tus proyectos personales a futuro? 
Ahora estamos ampliando la tienda 3MART y eso es uno de los proyectos más fuertes que traigo. He hecho cinco eventos de larga distancia y mi mejor tiempo son nueve horas 07 minutos, que es un tiempo competitivo, quedé en segundo lugar. El año que viene quiero estar en mucho mejor forma para hacer un medio Ironman o un Ironman. Es difícil romper mi marca pero es mi sueño. La edad no perdona pero no quiero dejar.

+DESTACADO