Columna: Bienestar laboral después de una pandemia

Por

Columna: Bienestar laboral después de una pandemia

Por Carlos Villaseñor Franco, presidente de Coparmex Jalisco

Las crisis nos enseñan la capacidad que tenemos para reinventarnos, para sobrellevar los retos que nunca imaginamos, para redireccionar y tomar decisiones que nos lleven a mejores resultados. 

A más de dos años que inició la pandemia por coronavirus, los temas de bienestar corporativo y el cuidado hacia los colaboradores cobraron mayor relevancia al interior de las empresas. La crisis sanitaria nos llevó a implementar y acelerar modalidades operativas para resguardar la seguridad social de la fuerza laboral y eso nos trajo grandes lecciones. 

Primero la salud: la importancia del bienestar laboral

Quedarnos en casa significó velar por la salud de quienes hacen posible que un país avance. 85% de los empresarios migraron en menos de un mes a la modalidad del teletrabajo, dotaron de herramientas tecnológicas a su personal e incentivaron a sus colaboradores a continuar con sus actividades sin perder o bajar la productividad. Con ello, se fortaleció el vínculo mostrando aceptación para laborar de esta forma.

Además, para lograrlo, los equipos de trabajo y las empresas se vieron en la necesidad de implementar estrategias que suplieran la presencialidad. Como videoconferencias, reorganización en la generación de planes con metas y objetivos semanales; bitácoras de seguimiento personalizadas. Claro, hemos ido mejorando y perfeccionando el modelo de trabajar a distancia, y al día de hoy puedo concluir que lo logramos y lo hicimos bien. 

Cabe destacar que algunos sectores por la naturaleza de sus procesos no pudieron gozar de esta modalidad, aun así, tuvieron opciones como escalonar horarios y la implementación de protocolos de seguridad. 

La crisis sanitaria nos permitió recuperar aprendizajes, ser resilientes y adoptar mecanismos que no se veían tan cercanos, y que, sin duda, han generado bienestar en las y los colaboradores, permitiendo pasar más tiempo en casa, ahorrar horas y dinero en los traslados, trabajar en muchos casos por objetivos y desarrollar nuevas habilidades. Me alegra que muchas empresas continúen con estas modalidades y estoy seguro que a ellos también. 

Habilidades y competencias

Con los cambios en los procesos se requirió de un reforzamiento y enseñanza de nuevas habilidades. En un sondeo realizado en Coparmex Jalisco sobresalieron algunas competencias que fueron necesarias aprender, destacando con mayor rango de respuesta las siguientes: habilidades de comunicación, habilidades digitales y manejo de redes sociales; adaptación al cambio y toma de decisiones, desarrollo del sentido de la responsabilidad; autogestión para el desarrollo de actividades cotidianas y marketing digital.

La implementación de mecanismos conllevó retos en la operación de las empresas, la mayor parte logró hacerlo de forma rápida y con proyecciones a futuro, lo que se ha celebrado por parte de las y los colaboradores por el impacto de bienestar que les ha proporcionado trabajar en casa, no lo digo yo, lo dicen ellos, la virtualidad llegó para quedarse y para permitirse una vida con más equilibrio y privilegio de sus tiempos.

Aunque existen retos para la continuación del trabajo remoto, son más las oportunidades que han generado en las empresas que las amenazas, al crear una nueva cultura organizacional y perfiles orientados a resultados. Un modelo híbrido ayudó a mantener esta buena práctica de bienestar laboral y al mismo tiempo continuar con la integración y convivencia en los equipos de trabajo para promover el bienestar laboral, vamos apostando por aquello que suma en la vida de las personas y que promueve su desarrollo profesional y personal.

Sigue a PLAYERS of Life Guadalajara en redes sociales: Facebook, InstagramTwitter.

+DESTACADO