¡ARRIÉSGATE!

Por

En el mundo empresarial muchas veces la formalidad o el buen gusto se confunden con la monotonía. Una de mis palabras favoritas es precisamente la que da título a esta intervención: Arriésgate. Políticos, financieros, empresarios, colaboradores todos visten de una manera muy similar, de la manera que nos enseñaron nuestros padres y que aprendimos al ver a los demás. Te puedo decir que en este siglo las cosas han cambiado: ya no hay reglas, no existen límites, el único es el que marque tu personalidad y estilo.
Obama. Su carismático liderazgo y estilo personal lo hacen único.
   El punto en este siglo es ser fiel a ti mismo, ser único y entre más coherente y fiel seas a esta idea mucho mejores resultados tendrás. Yo veo en los medios a los empresarios y políticos mexicanos, en la mayoría de las ocasiones con actitudes y prendas aburridas. Elementos que no hablan de su personalidad, de sus ramos, de su liderazgo, de sus empresas y mucho menos los hace atractivos para el público con el que conviven día a día.
   Te invito a que mires tu armario después de leer esto, analiza tus prendas, colores y telas ¿Qué dicen de ti? ¿Son tonos aburridos y cero atractivos? ¿Los cortes son demasiado conservadores para tu edad o personalidad?
    La idea de que un estampado agresivo o colores fuertes restan credibilidad es obsoleta. Lo que resta credibilidad es un mal desempeño profesional, no tu manera de vestir y proyectar.
Tenía que estar también ella. La personalidad de Michelle Obama está tan impresa en sus prendas que se ha vuelto un ícono pop y de la moda.
    ¡Arriésgate a ser un líder carismático, atractivo, que luzca y sea fresco, acorde a su edad! Conviértete en alguien que pueda arriesgarse a utilizar prendas que comuniquen mucho más coherentemente su verdadera personalidad.
    ¿En quién confiarías más tus inversiones? En una persona que viste anticuadamente en tonos marrones o en alguien que viste en tonos fuertes y vivos con cortes modernos pero muy profesionales que irradian su personalidad? Buscamos que tus prendas sean coherentes con tu personalidad, con lo que ofreces a tus clientes, consumidores y empleados, con tu marca, empresa u organización.
No toda elegancia y sofisticación viene con corbata.
   No olvides revisar también el ámbito en el que te desarrollas, que no rebases límites marcados que puedan afectar tus relaciones, aunque bien podrías ser el primero en cambiar esto. No olvides el caso de Steve Jobs, el primer CEO en utilizar jeans, playeras negras y un par de New Balance en sus presentaciones ejecutivas, las cuales fueron convertidas en un verdadero espectáculo, algo que marcó su estilo. Sonríe, sé la mejor versión de ti todo el tiempo y haz que se note.

+DESTACADO