¿Qué opina Chepo de la Torre de la afición verdiblanca?

Por

Con la encomienda de brindar alegría a una de las aficiones más exigentes del país, José Manuel de la Torre llega para trasmitir su conocimiento a un club que lucha por recuperar futbol, identidad y liderazgo. Acostumbrado a contar con entrenadores extranjeros y de poco o nulo trayecto en el futbol mexicano, Santos Laguna ha apostado por contratar a un líder mexicano exitoso, el primero desde hace cuatro años, y con trayectoria en el balompié nacional. Te invitamos a conocer más a fondo la historia de “Chepo” de la Torre a través de una charla realizada en el Auditorio Orlegi, en la que abordamos sus campeonatos con Chivas y Toluca, la experiencia de dirigir la Selección Nacional de México y por supuesto su opinión de La Laguna y la afición verdiblanca.
¿En qué momento decide “Chepo” convertirse en Director Técnico?
Vengo de una familia de futbol, lo cual me ha motivado para lograr aprendizaje y acceso a muchos temas relacionados con este deporte. Durante mi carrera realicé el curso de entrenador, no tanto por imaginarme como Director Técnico, sino por aprender un poco más sobre mi profesión. En la recta final de mi etapa como futbolista me ocupé en enseñar y aportar conocimientos a los más jóvenes del equipo, ese tipo de experiencia me ayudó muchísimo; y el Necaxa, club donde me encontraba, se fijó en eso y me promovió para estas situaciones, me invitaron al cuerpo técnico y así comencé como auxiliar.
¿Cuál es tu personalidad y cómo se refleja en tu forma de dirigir?
Siempre he sido muy serio, ordenado y decidido al ponerme metas, cuando tengo un objetivo claro y sé que lo quiero, voy por todo, intento transmitir eso al jugador. Desde niño he sido así y he logrado que pequeñas metas se vuelvan grandes triunfos.
Como jugador fuiste dirigido por grandes entrenadores, ¿qué les aprendiste?
Tengo influencias de muchos técnicos, no me considero seguidor de un lado u otro, tengo varios aspectos y rasgos de entrenadores como Alberto Guerra, Manolo Lapuente, Nacho Trelles, Menotti, Raúl Arias y Leo Beenhakker. Ellos me han ayudado a moldear mi propio criterio, a final de cuentas tanta preparación no es útil si no te rodeas de un buen equipo de trabajo que te complemente en todos los aspectos, hablo por supuesto de auxiliares, preparadores físicos, cuerpo médico y utileros, es importante que coincidan en las formas y valores que el club quiere que trasmitas a sus jugadores.
¿Te ves como directivo?
Puede ser, he entendido mucho la labor de la gente en las directivas, la forma en que se manejan, y cómo logran proyectar hacia abajo en un equipo; sin embargo no niego que tengo mucho por aprender.
Tras conseguir campeonatos con Chivas y Toluca llega la oportunidad de dirigir en Selección Nacional, ¿qué experiencia te dejó tu paso como estratega del tricolor?
Todo lo que viví fue positivo, no conozco a nadie que siempre gane o pierda. Se tuvieron grandes satisfacciones en el proceso, desafortunadamente no supimos concretar la calificación al mundial en esos momentos para darle el gusto a la gente; afortunadamente se llegó, pero como todo en la vida sé que hay cosas que no hice bien, en las que me equivoqué y por eso te comento que sigo aprendiendo.
 
¿Cómo aprendiste a lidiar con todo el estrés que conlleva ese trabajo?
Entendiendo que hay momentos muy buenos y malos, es parte de la vida. Tuve que comprender que siempre se hablará de ti, bien o mal, y en un deporte tan popular como el futbol todo el mundo va a opinar. Hay muchas cosas que se dicen que no tienen mucha realidad, pero entiendo que el periodista es el que tiene la pluma y el micrófono. La única manera de hacer las cosas bien es entregando resultados, será lo que avale tu gestión.
¿Somos resultadistas en México?
Sí, eres tan bueno o tan malo como el último resultado. No se tiene tanta memoria o conocimiento de lo que hay detrás en muchas situaciones en nuestro país, lastimosamente hay cosas que se repiten tanto que se vuelven verdades.
 
¿Es difícil regresar a dirigir a un club tras llegar a uno de los puntos más altos que se puede tener en la carrera como entrenador?
Es diferente, en un club estructuras, das forma, otorgas bases sólidas y proyectas de una forma que al jugador siempre lo tienes ahí; en Selección Nacional escoges a los jugadores con los que crees que puedes trabajar en periodos cortos de tiempos y el objetivo es lograr que en conjunto den un mejor resultado.
¿Por qué tomar la dirección técnica de Santos?
Me atrajo que es un grupo de trabajo que tiene muy claros sus objetivos y hacia dónde se dirige, me identifiqué con los valores y formas del club. El plantel tiene gente joven, jugadores con proyección y otros interesantes que quizá no pasaban su mejor momento, y eso ha sido parte de este bonito reto. Además todo lo que implica un complejo como el TSM, su estadio e instalaciones, es ideal para el trabajo de un profesional, sin duda hay lugares donde te mueve más lo económico, aquí no, te motiva el reto profesional antes que cualquier otra cosa.
¿Qué percepción tenías del club antes de llegar a La Laguna?
La misma que tengo ahora, tengo mucho tiempo de visitar la ciudad, venía a jugar acá de estudiante y profesional, y he conocido lo que significa el valor del trabajo y del esfuerzo aquí en la zona. Contamos con una de las mejores aficiones del país, son muy exigentes, pero a la vez de los que más se identifican con su equipo, apoyan a pesar de todo; se hacen sentir cuando vienen los rivales; aprietan al árbitro; pero lo más importante es que no perdonan a la gente que no lucha. Te puede ir bien o mal, pero si dejas de intentar estás frito, y eso es algo que trasmito a todo el grupo, eso es lo único que no podemos dejar de hacer.
¿Qué mensaje te gustaría compartirles a los aficionados del club?
Que todos los que estamos aquí trabajamos para darles satisfacciones, de ninguna manera se invierte para no querer ganar, al contrario. Los directivos se han esforzado para que esto produzca, para tener mejores instalaciones y que el aficionado disfrute. En la parte técnica nos preparamos para darle esa identidad al equipo con su afición, por supuesto buscando siempre ganar para que se sientan bien representados.
Santos está obteniendo buenos resultados en divisiones inferiores, ¿qué tanto voltea “Chepo” a su cantera?
Es parte de lo que me gusta del proyecto, cuentan con jóvenes con gran proyección y eso me atrae muchísimo. Hemos debutado cuatro o cinco jugadores, pero no es mi interés solamente lanzarlos, sino consolidarlos. No se trata solamente de ser campeones en sub 17 o sub 20, sino afianzarlos en el primer equipo, ésa es la labor real de las fuerzas básicas, y Santos lo está haciendo.
Por último “Chepo”, ¿qué te gusta hacer cuando no estás pensando en futbol?
El que es futbolista lo es las 24 horas, es algo complicado de entender pero la verdad trabajas todo el tiempo, a eso agrégale que cuando uno sale a comer o pasear se le cuestiona de futbol, pero es parte de y nos encanta. Disfruto jugar golf, Rafael Alarcón es mi primo y le damos seguimiento a lo que hace, jugamos entre nosotros; lo practico más por convivir que por ganar, es un ejercicio que me ayuda a mantener la calma y competir contra mí mismo. Otro deporte que me gusta mucho es el basquetbol, encuentro ciertas similitudes con el futbol e intento verlo cuando tengo algo de tiempo.

+DESTACADO