MARIEL PAREDES

Por

Hace ocho años, esta mujer emprendedora y Licenciada en Derecho por el ITESO inició la fundación que hoy preside. Con el apoyo de Mayra Nuño, su madre y unas amigas, tuvo la visión de empoderar a las mujeres, buscando alternativas para apoyarlas en su crecimiento personal e intelectual.
¿Cómo iniciaron?
Caminos con Destino nace con la misión de generar la mentalidad en las mujeres de luchar por ellas mismas y su desarrollo. En una de nuestras experiencia, nos dimos cuenta que los golpes eran algo secundario, y que lo principal para ellas era proveer alimentos a sus hijos, es decir, que fueran autosuficientes. Así que Mayra y yo concluimos que necesitábamos apoyarlas económicamente.
   Nos dimos a la tarea de estudiar programas. Había uno del Gobierno Federal, que ayudaba a mujeres en el sector rural para realizar proyectos productivos a fondo perdido, sin embargo tenía varios requisitos y seguía un proceso largo, había que aplicar en la convocatoria y checar por internet los resultados. La verdad es que estaba imposible que ellas pudieran completar estos procesos debido a su situación.
   Recuerdo muy bien que en el ITESO comentó alguna vez un Sacerdote Jesuita: “No nos hagamos, nadie se va a quitar sus cosas para dárselas a los demás, todo te cuesta trabajo, aquí venimos a aprender y con los conocimientos podrán ayudar”. Realmente creo que Dios te va poniendo las cosas, hice un grupo de amigos y nos certificamos como técnicos; sí le invertimos tiempo, pero nadie puso dinero. Empezamos a meter proyectos productivos, y en ocho años ya llevamos más de 400 negocios apoyados en su apertura.
¿A qué población se enfocan?
A los grupos sociales vulnerables de todos los municipios de Jalisco, con el objetivo de mejorar sus condiciones de vida. También hemos trabajado en Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes, Baja California e Hidalgo.
¿Cuáles son las actividades que han generado para lograr impacto social?
Apoyamos mucho a las mujeres y les enseñamos a que contribuyan con algún tipo de servicio social. Las capacitamos para que de manera independientemente realicen lo que requieran. Ayudamos a la gente para que se ayude a mí misma y luego lo haga con los demás.
¿Cuál es el reto más fuerte que has vivido frente de la Institución?
Me pasó algo muy desagradable con una persona que trabajaba aquí, se portó mal y rompió la confianza. Era mi mejor amiga, fue algo muy drástico e incluso entré en conflicto: “¿qué hago aquí?, pudiendo estar gestionando proyectos para empresas, Ayuntamientos y tener un ingreso extra, al final de cuentas la gente no agradece”, comencé a ver todo complicado y me dejé perder. De repente un amigo que es cristiano me dio el libro Juego de la Vida, y en una de esas noches de insomnio me puse a leerlo. Me cayó el veinte de que hay que aprender a soltar, aceptar y también a confiar en que todo pasa por algo, aunque suene utópico. De repente tuve problemas y la gente se acercaba a ayudar, todo lo que tenía negro se fue aclarando, se nos puso todo tan bonito; ahí fue cuando pensé: “Si Dios te da todo: material, conocimiento, fuerzas y actitud para crear algo, ¿qué haces?, te lo da para que construyas”.
¿Cuál ha sido tu mayor satisfacción al trabajar en esta labor?
Obviamente ayudar, pero sobre todo ver que la gente trabaja, capitalizar a las personas, el empoderamiento de la mujer, saber que puedes ayudar a los demás y conseguir transformar.
¿De qué manera la sociedad puede colaborar con ustedes?
Para poder ayudar te tienes que divertir. Si te fascina apoyar a la gente, te invitamos a la fundación, aquí vemos de qué manera enfocamos lo que te apasiona para generar soporte a los demás; literal se trata de actividades que no te pesaría hacer sábados o domingos.
¿De qué manera recaudan fondos para sostener a la institución y seguir apoyando?
Trabajamos con la donación en especie, el efectivo no nos gusta porque es más difícil. Si alguien quiere apoyar, vemos sus posibilidades y los involucramos en lo que les gusta, para que sea grato y asegurarnos que continúen con la ayuda, esto se vuelve adictivo.
¿Qué buscan con YO SOY JALISCO?
El rescate de todos los pueblos, construyendo proyectos en los que la sociedad se integre. Queremos que la gente se empape y se sienta orgullosa de Jalisco, sus raíces y tradiciones. El proyecto ha ido madurando, empezó con nuestro sueño y ahora ya sabemos cómo la gente se desarrolla en sus municipios, cómo llegar con los grupos, no es lo mismo que lo platiquemos a mostrar evidencias. Afortunadamente los coordinadores siempre están en busca de apoyo con los municipales o los comerciantes, generando este movimiento cultural. Los interesados pueden buscarnos en la página oficial o venir personalmente, nosotros les ayudamos a ver de qué manera pueden colaborar.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO