Don Arturo Gilio y Arturo Gilio

Por

Hace exactamente 10 años, en septiembre de 2006, Don Arturo Gilio Rodríguez engalanaba la sexta edición de PLAYERS of life. En aquella ocasión nos platicaba sobre sus negocios en el sector agropecuario, su labor como consejero de diferentes organismos en la región y su ilusión de ser reconocido como un luchador incansable por el bienestar de la Comarca Lagunera.
    Fue precisamente en aquella charla en la que se asomaba la idea de un recinto que posicionara a la región como un referente en calidad y cantidad de espectáculos, dicho proyecto fue presentado por Arturo Gilio Hamdan, hijo de Don Arturo. Se planteó la idea de realizar un espacio multifuncional donde se pudieran albergar todo tipo de eventos: Coliseo Centenario.
    A ocho años de vida de uno de los centros de espectáculos más importantes del norte de México y en el mes de su reinauguración tras aquel incidente del 26 de febrero del presente año, te presentamos una entrevista exclusiva con Don Arturo y Arturo Gilio.
EL RESURGIR DE UN GLADIADOR
Matador, muchas gracias por concedernos esta entrevista y felicidades por la próxima reinauguración del Coliseo Centenario, ¿cómo resumirías sus primeros ocho años?
Muchas gracias a ustedes. El proyecto fue pensado para corridas de toros y espectáculos, cada uno es una pata de una mesa y todos tienen la misma importancia. En el tema taurino hemos logrado posicionar la plaza entre las cinco más importantes del país; y en cuando a espectáculos, somos el segundo o tercer centro más relevante del norte de la República. Hoy en día, los artistas no conciben una gira si no pasan por Torreón, se ha hecho un gran esfuerzo, tanto de los empresarios como de la sociedad, por posicionar la plaza.
En el tema taurino, ¿cómo ha recibido la afición una plaza como el Coliseo?
Son diferentes puntos de vista. A lo mejor el taurino de tradición prefiere el sol y la cerveza, pero el moderno te pide más comodidades, exige mejores servicios, carteles de calidad y mejores precios. La verdad es que las nuevas generaciones han respondido muy bien al recinto.
 
¿Qué novedades encontraremos en el renovado centro de espectáculos?
Hemos realizado modificaciones muy importantes, cambios que a simple vista no se notan, sin embargo contaremos con una fachada muy moderna en colores, removimos el tema de la arquería (otorgará mayor visión de todos los ángulos), ampliamos los palcos (contarán con baño independiente), trajimos una tecnología nueva de Inglaterra para el tema acústico, e hicimos las preparaciones necesarias para soportar más carga, en caso que en un momento dado se requiera una ampliación.
DON ARTURO GILIO RODRÍGUEZ, UN EMPRESARIO MULTIFACÉTICO
¿Cómo se describe a sí mismo como empresario?
Me gustan mucho las sociedades, he tenido más de setenta y con ninguna he salido de pleito, soy un hombre que convive mucho con la gente que trabaja. Para mí es bonito desarrollarme ante la opinión pública, prefiero que se dé a conocer un poco el trabajo que uno hace por la región, antes de tener un poco más de dinero. Uno va cambiando con el tiempo.
¿Cómo incursiona en el mundo de los agronegocios?
Los primeros ocho años de mi vida los viví en un rancho, todos los días me llevaban al Francés de La Laguna, así que como dice el dicho: “la cabra siempre tira al monte” y empecé a poner vacas. Hicimos una fábrica nueva de alimentos, acondicionamos la línea de transportes para llevar la mayor parte en leche y seguimos en el ramo agropecuario tras la crisis que vivimos en La Laguna con la enfermedad llamada Newcastle. Empecé como negocio pequeño en el 70 y en el 2001 inauguramos la fábrica.
Le llama la atención el sector de la construcción.
Lamentablemente me di cuenta muy tarde que es lo que más me llama la atención, me arrepiento de no haberlo iniciado diez años atrás, no hay tanto estrés como en el ramo agropecuario, sin embargo lo que tenemos ha sido gracias a eso.
¿En qué tipo de negocio visualiza prosperidad en la región?
Para los que ya estamos instalados, más que buscar otro tipo de empresa o cambiar el giro, lo importante es tecnificarse en todos los aspectos del negocio: fábricas de alimento, equipo de transporte y por supuesto vacas, más porque la base fundamental en la región es la producción de leche, huevo y pollo.
    Por otro lado, si se quiere detonar algún sector en especial, sería el automotriz. Buscar que las empresas que fabrican asientos, rines y demás materiales automotrices surtan a Durango, Saltillo y Aguascalientes; esto es posible por nuestra privilegiada ubicación, si eso funciona, veremos en diez años una región diferente.
ARTURO GILIO HAMDAN, EL EMPRESARIO TAURINO
Platícanos ¿cómo describirías tu carrera como Matador de Toros?
Viví una etapa muy bonita, como debutar de luces en una plaza; tomar la alternativa, pues desde el 46 que se inauguró la Plaza México solo ha habido dos rabos en un evento así y yo fui uno de ellos; y por supuesto, el día de mi despedida. Pero lo más bonito es que esta profesión me ayudó a madurar como torero y ser humano. Es una actividad que te obliga a ser disciplinado y tener una visión diferente del concepto de la vida, ya que domingo a domingo te enfrentas a la muerte.
Te retiras joven, ¿por qué?
No me quería retirar a los 50 (la edad promedio) sin saber hacer nada empresarial, me han educado con una educación financiera desde pequeño y siempre se ha hablado de negocios en las comidas, de modo que tuve esa inquietud y lo consideré el momento adecuado, uno en el que había alcanzado una madurez personal.
Ahora te toca vivir los toros desde el otro lado de la barrera, como padre y empresario.
Así es, con mi hijo la sufro y a su vez la gozo; sé que es una profesión que lo va a forjar como hombre, que le dará mucha disciplina, lo veo haciendo ejercicio diario, preparándose, pero lo más importante es que tiene una ilusión y eso me emociona también a mí.
    Como empresario taurino se viven dos etapas, cuando uno hace novilladas es increíble fomentar nuevos valores y descubrir futuras figuras del toreo; ya en el tema de las corridas trato de que no se pierdan nuestras tradiciones y menos en esta región que nos ha dado grandes toreros. Me gusta traer carteles con figuras mundiales y que la gente logre apreciar lo que nosotros amamos de la tauromaquia.
Se utiliza al toro como estandarte para defender la causa animal, ¿cómo afecta esto al Coliseo?
Es una pata muy importante en la mesa de nuestro negocio, 25% de nuestros eventos son taurinos. Claro que nos afecta económicamente y culturalmente, porque imagínate que hace veinte años fui reconocido como Mariscal de la Primavera en la Comarca Lagunera y me entregaron las llaves de las tres ciudades, y ahora resulta que los toreros somos sádicos. Entre los aficionados a la tauromaquia se encuentran los empresarios más importantes de México, conozco a pura gente exitosa y de provecho involucrada en este negocio.
Para finalizar, ¿qué valores como empresario y persona le aprendiste a tu padre?
Me enseñó que lo más importante es el respeto hacia los demás, tratar de ser una persona que ayude al prójimo y siempre estar atento a dar la mano a quien lo necesite. En el sector empresarial le he aprendido que si soy ético en mi negocio y con quienes me rodean, los resultados hablarán por sí solos.

Suscribete a nuestro

NEWSLETTER

+DESTACADO