Pancho Madero

Por

Todo comenzó desde Prepa cuando en clase de Administración le pidieron a Pancho Madero realizar un trabajo simulando una empresa, ahí fue donde comenzó a explorar el mundo de la organización, planeación y dirección de una franquicia, posteriormente se dio la oportunidad de adquirir concesiones de Nieve Chepo. Considera que un gran éxito para su negocio es que la nieve es tradicional y el sabor no cambia nunca, además él ha impuesto su sello personal a cada tienda. Actualmente tiene seis años con la concesión de de Senderos y dos con la del Bosque Urbano.

Platícanos ¿Cómo es el proceso de adquirir una concesión?
Primero te dan el derecho al nombre y luego te venden la nieve. Yo la compro directamente desde la fábrica de Lerdo. En una franquicia tú compras una cuota, das una mensualidad de regalías y ellos te ponen la imagen, publicidad y concepto. A mí lo único que me piden es que no cambie los precios para no hacer competencia y que respete los kilómetros de una nevería a otra.

¿Qué oportunidad tienes con una concesión para imprimir tu sello personal?
Sí hay oportunidad, pero te piden que no manejes otro tipo de nieve. Por ejemplo hay pocas neverías que tienen snacks, pero si está abierto a que te metas con franquicias como lo hice yo; hay personas que tienen su propio nombre y otros le dan su toque con canastas o conos. Por ejemplo yo manejo toppings de Chilitos & Drinks en la nieve.

¿Quién es tu mayor clientela?
La ventaja de la Nieve Chepo es que te abarca un mercado grande, desde los niños más chiquitos que ya pueden disfrutar de una nieve, hasta los adultos mayores que con cada cucharada se remontan en el tiempo. Lo importante es que la nieve sabe igual con el paso de los años, Chepo data más o menos desde 1896.

¿Cuál es el proceso de hacer la Nieve Chepo?
Todo comenzó en Lerdo, esta es ya la tercera generación, empezó el dueño con un carrito y sus sabores básicos eran el coco y la vainilla; así empezó a crecer, después pusieron el tabaretito en Lerdo que es el que todos conocemos. La nieve empezó siendo artesanal porque era de leche bronca, hoy en día ya tienen pasteurizadores, pero desde siempre han sido productos naturales, no usan conservadores o saborizantes, todas las frutas e ingredientes son naturales.

¿Cuál es la mayor satisfacción que te ha traído tener las concesiones de Nieve Chepo?
Sin duda ver a las generaciones disfrutar su helado. Me acuerdo mucho cuando de niño me decían “vamos a dar la vuelta” e íbamos hasta Lerdo por una nieve, es una tradición. De hecho mi mamá me comentó que el día en que nací se comieron una Nieve Chepo.

¿Qué planes tienes a futuro con las concesiones?
Claro que el plan es crecer, incluso llevarme el producto a otras ciudades. He tenido la oportunidad de estar en varios eventos deportivos y escolares fuera de Torreón, y casi antes de subirse al camión se comen su última nieve porque les gustó mucho, así que sí está dentro de mis planes expandirme.

¿Qué otros servicios ofreces?
Vendo en restaurantes, tengo un punto de re-venta en Galerías, he trabajado en colegios, festivales y fiestas. En bodas también se usa que si viene gente de fuera le des a probar lo típico de la región, en la madrugada repartimos los vasitos personalizados con su cucharita y salsa.

¿Por qué seguir invirtiendo en La Laguna?
Aquí nací, estoy enamorado de La Laguna, a pesar de sus sus momentos de crisis. La gente que queremos esta región buscamos que crezca, y qué mejor que con productos tradicionales.

+DESTACADO