De lo electoral a lo electorero

De lo electoral a lo electorero

¿Qué hará el ciudadano en materia electoral?

PLAYERS of life
17 enero, 2018

Por Edgar Ruíz

Durante 2017, vivimos en Coahuila uno de los años más pesados, largos y tediosos a nivel electoral. Fue todo un año de contienda, pues aún después de las elecciones el proceso siguió, vivimos una impugnación (la primera en la historia del Estado) que al final sabemos cómo resultó. Sin embargo, la población participó como nunca en el proceso, tanto que algunos pensadores y periodistas mencionaban en sus titulares que: “la ciudadanía ya despertó”. Pero eso habrá que verlo este año, porque el tema electoral continua y pareciera no tener fin.

 

Está más que claro que para la mayoría de la población el tema de las elecciones los tiene hartos, cansados. Cuando se habla de partidos políticos y quienes pertenecen a ellos el repudio es generalizado, se escucha inmediatamente el “todos son iguales”, “son de los mismos”,“todos son unos corruptos”. Y sin embargo, queramos o no, la política mexicana seguirá existiendo y mucho depende de nosotros el buscar involucrarnos y tratar de cambiar las cosas desde dentro del sistema, o seguir en la comodidad de criticar todo desde afuera con la tranquilidad de que no tienes la responsabilidad de dirigir una ciudad, un Estado o un país.

 

Se viene entonces un 2018 cargado de elecciones, en donde desde ya quienes buscan un voto se dedican a hablar de las mil y un maravillas que harán si es que llegan al poder. Sin embargo, lo que realmente importa es lo que pensamos cada uno de nosotros: está en cada ciudadano hacer conciencia y pensar qué será lo mejor para nuestra colonia, para nuestra comunidad, para nuestra familia.

 

 

Hoy vivimos la peor inflación en 20 años, todo está caro, el gas, la gasolina, vas al supermercado y te sorprendes de los precios de la canasta básica, bueno hasta las tortillas están caras. Como dice la canción ¿a dónde vamos a parar? Y es que nuestro México ha aguantado tanto que pareciera que es eterno, un barril sin fondo, la nueva generación de gobernadores saqueo al país de una forma inimaginable, si pensábamos que la política y los políticos no podían estar peor, esta generación nos enseñó que sí, y que robar el dinero del pueblo fue su única misión estos últimos seis años.

 

 

Ahora vemos el juego de la justicia y las leyes: que si los detienen, que si los sueltan, que quiénes están o no inmiscuidos, etc. Estamos ante la peor crisis de la historia de nuestro país en materia política, la credibilidad de los políticos está por los suelos, y todos los días sale en las noticias información de desfalcos, desvíos de recursos, enriquecimiento ilícito, empresas fantasmas.

 

 

Esa es la política actual de nuestro país: la de las casas blancas, la de los socavones, la de los fraudes, la de las extradiciones, la de gobernadores prófugos de la justicia, la de gobernadores y sus colaboradores más cercanos encarcelados… Tenemos hasta un candidato presidencial acusado de orquestar el desvió de millones de pesos del Gobierno Federal a un partido político. La pregunta es ¿qué diablos estamos haciendo como sociedad para impedir que esto siga sucediendo en nuestro país? Y así llegamos a las elecciones del 2018.

 

 

Vamos de lo electoral a lo electorero. Entonces, si ya nadie cree en los políticos, ¿por qué la gente sigue yendo a votar? Por una sencilla razón: y es que, efectivamente, las dádivas, los moches, los compromisos, las conveniencias, los tinacos, la pintura, los materiales de construcción, las promesas de ser incluidos en programas sociales, la promesa de conseguir trabajo y demás, mueve a la gente a emitir un voto por determinado partido, y todo lo que hemos platicado supera líneas, queda totalmente en el olvido cuando se trata de llevar a la gente a emitir su voto.

 

 

Es aquí en donde se resume todo en la política, ver cuánta gente puedes llevar a votar. El que pueda tener una mejor movilización de gente, ese, se llevará las elecciones, ¿sorprendido? No, ¿verdad? Es así como se lleva lo electoral a lo electorero. Y una ves más, quien llegó al poder fue porque logró llevar mas gente a votar, porque, literal, los llevó en camiones, taxis, uber o lo que estuviera a la mano. Y, ¿qué pasa? Cuando se sientan en la silla vuelve a comenzar todo el circulo vicioso de tener que estar bien con quien gobierna, porque al final de cuentas todos, absolutamente todos, necesitamos del Gobierno en algún momento, aunque sea para irles a pagar predial, tenencia, derechos vehiculares, licencias de funcionamiento, licencias de conducir, permisos de construcción, permisos hasta para invertir.

 

 

El Gobierno es parte medular de nuestras vidas, queramos o no. Así que te invito a que te involucres en el tema electoral, que opines, que hagas grupos, que platiques con tus amigos, con tu familia, con tus allegados y piensen: ¿qué voy a hacer este año 2018 en materia electoral? ¿cómo y donde voy a participar? O voy a dejar que todo siga igual…

 

En este 2018 vamos a ver si es verdad que la sociedad ya despertó…





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

“¡Misión cumplida!” Esta frase ha convulsionado la opinión pública y fascinado a …

Deric Vaquera
20 enero, 2016

RELACIONADOS