Indecisión

Indecisión

Un mal implantado con amor

Pablo Martínez
17 enero, 2018

Todos tenemos un grado de indecisión, algunos más que otros. Pondré un ejemplo que puede ilustrar un alto grado de indecisión:

– Amor (refiriéndose a la esposa o esposo), ¿me gusta la ensalada con este aderezo?”

Ahora describo uno que no es tan alto:

El tipo va a la cocina a tomar agua fría del refrigerador, y termina comiendo un pequeño buffet.

Tenemos una facilidad de inclinarnos hacia la indecisión, tanto que la podemos confundir con baja motivación, falta de enfoque, cansancio y un sin número de situaciones diarias. La indecisión es algo aprendido de la manera más sutil, desde niños, al educarnos y tratar de que “pensemos” y “hagamos” de la manera correcta todo, nos limitan el uso de nuestro propio pensamiento y capacidad de creación.

¿Quieres tener un menor índice de indecisión? Practica alguno de estos cuatro tips:

1. Toma más decisiones pequeñas, no las modifique y si ya tomaste ese tipo de decisión, arriesga un poco más.
2. Toma iniciativas sin pedir permiso en cosas de tu interés personal, no en todo se necesita ayuda.
3. Levántate a la hora que dices que se levantarás, pero de un solo jalón, no dudes.
4. Evita tomar segundas opiniones después de haber iniciado una acción.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

RELACIONADOS