¿Y tú, cambias o mejoras?

¿Y tú, cambias o mejoras?

Humberto Guajardo
19 junio, 2019

Para sentirse agusto, tranquilo, aquel señor iba siempre hacer su mandado los martes por las noches, los jueves con los amigos al dominó de 8:30 a 12 pm, a misa de 9 am a la misma iglesia y se sentaba por donde mismo, llegaba a su trabajo todos los días 0 minutos antes de la hora de empezar, de vacaciones sólo era Mazatlán, puerto Vallarta o Cancún, aunque sus hijos le regalaron un viaje a él y su esposa por 30 años de casado a Nueva York, el prefirió cambiarlo por Mazatlán. Le preguntaron que por qué y dijo que por que ya conocía el hotel, los restaurantes, el camino, etc. 

Por supuesto, nuestro amigo, sentía que evitando los cambios, evitaba frustraciones, sólo que no se daba cuenta que la propia frustración le impedía disfrutar. Todo cambia, así es, todo cambia por más que uno se empecine en que las cosas se mantengan igual, le invito a que vea en Youtube el video “Usa protector solar”, a ver si está de acuerdo conmigo. El asunto que me interesa compartir es la enorme diferencia que hay entre cambiar y mejorar, me explico: cambiar implica sólo una forma diferente, mejorar implica una forma diferente y además desarrollada, avanzada. El ejemplo lo podemos ver en las actitudes, no por tener un cambio de actitud en el trabajo, en la escuela o en la familia, significa que se mejoró. Otro ejemplo que procuro compartir en los cursos de ventas y los de liderazgo es que el hecho de que una empresa tenga más empleados, más productos o más sucursales, no implica que esté mejor, es decir, crecer no necesariamente es mejorar. 

Para que los cambios se puedan dar de una manera organizada, estable y sobre todo, productiva, es necesario que se genere una serie de elementos que empiezan por la resistencia, así es, frecuentemente uno de los obstáculos a los que no enfrentamos, es la dificultad para la adaptación, acordémonos de aquel famoso refrán que dice “más vale malo por conocido, que bueno por conocer”. De hecho, la mayor parte de las consultorías, es decir, personas o empresas a las que acudimos para que nos apoyen con elementos para mejorar, entienden qué nivel de esfuerzo requiere alguien para dejarse guiar, sobre todo cuando se sabe experto en su trabajo, aunque siempre hay un pero. 

La señora es una excelente repostera ya que su mamá le enseñó desde pequeña a hacer pasteles, pastitas y demás, fue trabajando duro hasta tener una y dos y varias pastelerías. Ahora ella no hace pasteles, es la directora del negocio pero le cuesta trabajo la cuestión del manejo de personal, el área fiscal, la parte que tiene que ver con el seguro social, el tema de prevención social por los hornos. Por supuesto que no le gusta, pero va entendiendo que es mejor que se apoye en quien sabe y puede manejar ésas áreas, para no causarse más problemas. 

Para ubicar si usted está mejorando, revise cómo era su desempeño y su efectividad hace 1 año, sea justo en cuanto a la apreciación, ya que a veces, por no avanzar lo que hubiéramos querido, creemos que no hemos mejorado, también pregunte, eso ayuda a tener una perspectiva externa, que puede servir como referencia, lo más importante, acuérdese que todo va a cambiar, pero mejorar depende de nosotros. Cuestión de actitud.

Humberto Guajardo
Director del Instituto para la Mejora de las Actitudes | Capacitador certificado | Mail mejoratuactitud@gmail.com | Facebook Humberto Guajardo Acuña| Instragram mejoratuactitud





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

RELACIONADOS