Fearless Women

Fearless Women

Benito Arguijo
30 abril, 2019

En esta edición especial de mayo te presentamos 5 perfiles diferentes de mujeres que han labrado, con base en perseverancia y coraje, una carrera impecable que las coloca como líderes a nivel nacional en cada una de sus profesiones. Desde una escritora pasando por una artista gráfica, una triatleta y una decoradora, hasta una empresaria dedicada a las tecnologías de la información, estas mujeres han tomado el reto de poner muy en alto el nombre de La Laguna con su profesionalismo y entrega. Disfruta, estimado lector, de las apasionantes historias de nuestras invitadas: Mónica Fernández, Ángeles Vela, Fátima Alanís, Gaby Suárez y Rosa Gámez. Todas con enseñanzas muy particulares y que, sin importar edad, experiencia o conocimientos, seguramente le llenarán de inspiración para sus futuros proyectos.

La pintura de su vida: el óleo, la técnica de la pintora Mónica Fernández Berlanga

De reconocida carrera, la artista lagunera comenzó a mostrar inclinación al arte desde muy pequeña, logró ser afortunada y contar con esa sensibilidad tan necesaria para esta profesión, la cual de a poco ha ido trabajando y perfeccionando. Pese a no tener a nadie en casa dedicado al arte, Mónica fue autodidacta hasta los 19, edad en la que viajó a la Academia Lorenzo de’ Medici en Florencia, posteriormente continua sus estudios en el Instituto Allende en San Miguel de Allende y en Bellas Artes, además siempre busca ampliar su acervo cultural con reconocidos pintores y tomando cursos especiales como el que tomó con Eloy Morales en Madrid y el que tomará este año con Denis Sarazhin en Roma. 

La mayoría de sus trabajos los hace en su hogar, aprovecha la intimidad de su “cueva” para estar frente a frente con el cuadro en el que está trabajando; actualmente le dedica 6 horas diarias, y es que aunque también es madre de familia, aprovecha sus mañanas y noches al máximo para dedicarle tiempo a su trabajo. Aunque nunca fue su objetivo ser famosa o siquiera encontrar reconocimiento, ha logrado poner en alto el nombre de La Laguna con sus exposiciones en Ciudad de México, Torreón, San Antonio, Nueva York e Italia, además este año estará en la Florence Biennale, una reconocida muestra de arte contemporáneo internacional. 

A Mónica le fascina presentar su obra en México, con su gente, aunque reconoce que la adrenalina de presentarse en el extranjero le provoca emociones encontradas. “Esta parte de llevar tu obra fuera y salir de la zona de confort da mucho miedo, sin embargo siempre estoy muy segura de mi trabajo y disfruto mucho aprender con la retroalimentación de grandes pintores”. 

Para quienes no han tenido oportunidad de presenciar en vivo las pinturas de Mónica, las puedes encontrar en su página de instagram: monicafernandezb. En la cuenta, que ya tiene más de 10 mil seguidores, pudimos observar la belleza de cada una de sus pinturas, sin embargo pasar por alto el significado de sus mujeres, con mirada perdida y rodeadas de flores y plantas, es imposible. “Mis cuadros hablan de la belleza escondida en la vida diaria, qué es lo que encontramos atrás de toda esta belleza que nos abruma, amo hablar de los silencios y lo que pasa contigo cuando no estás representando ningún papel, cuando estás dejando de ser tú”. 

Es precisamente la ausencia interna de las mujeres y su mirada distraída lo que distingue las pinturas de Fernández Berlanga, una obra de arte sin etiquetas ni ataduras, en donde el ser humano se desnuda y es simplemente eso, un ser humano escondido detrás de las flores. 

De camaleónica personalidad, pues siempre está cambiante y en movimiento, la artista lagunera, además del óleo, ha probado con técnicas como acuarela, tintas chinas, acrílico e incluso dibujar con lápiz. Disfruta mucho la vida, sus pequeñas cosas, detalles y placeres, ama todo lo que le toca vivir y cuenta con el fantástico soporte y apoyo de su esposo e hijos, a quienes agradece la paz y tranquilidad que le otorgan para dedicarse a lo que es su gran pasión. 

La pintura le ha dado toda la satisfacción que necesita tanto en lo profesional como en lo artístico, buscará seguir aprendiendo de grandes pintores, seguirse cultivando y encontrar nuevas fuentes de inspiración, pero asegura que su gran éxito es dedicarse a lo que tanto le gusta. Su canasta básica, lo admite con felicidad, incluye pintura siempre, y es esta actividad, junto a su familia, su gran fuente de felicidad, lo demás, comenta, es extra y, por supuesto, bienvenido. 

Tecnología de punta: Consejo de Software, el clúster que encabeza Ángeles Vela del Río

Empresaria lagunera que actualmente vive en Monterrey, ciudad desde la cual realiza una importante aportación a las empresas relacionadas a las tecnologías de la información gracias a su cargo como Directora del Consejo de Software de Nuevo León, un clúster tecnológico enfocado en crear condiciones y oportunidades para que todos los asociados desarrollen y produzcan bienestar en beneficio de la sociedad. 

Su historia comenzó en 2011 colaborando en el clúster por invitación de un empresario lagunero, por lo que se muda a la Sultana del Norte para empezar a trabajar en el tema de fondos financieros y recursos para el organismo, siempre enfocada en lo que ha sido su pasión: la tecnología. Posteriormente pasa al área de Capital Humano, antes de estar completamente a cargo del clúster, hace 4 años. 

Uno de sus mayores orgullos es haber logrado reinventar el modelo de negocio, confiando mucho en los colaboradores que la rodean, contando siempre con personal capacitado y enfocando fuerzas en la capacidad de su gente. Destaca también que anteriormente había muchas empresas grandes asociadas al clúster y afortunadamente al día de hoy ha sumado a emprendedores y pequeñas y medianas empresas. 

Ingeniera Industrial y de Sistemas por la Ibero y con un MBA enfocado a estrategia, ha concebido conocimientos que logra aplicar con éxito en su profesión. “Aquí en el clúster hemos sido capaces de exportar, vincular y lograr que nuestros asociados se sienten en la mesa con grandes empresas en busca de una mejor oportunidad; hemos recibido a gobiernos de Colombia, Bélgica y Canadá, logrando conectarlos con asociados locales”. Los asociados tienen además capacitaciones gratuitas, toma de decisiones en el clúster y generación de proyectos de los comités, estableciendo de forma clara la misión de lograr ser el sector de mayor crecimiento en N.L. y México. 

Como un punto a destacar, el Clúster del Software de Nuevo León cuenta con la certificación internacional “Gold Label”, otorgado por el organismo Secretaría Europea para el Análisis de Clusters (ESCA, por sus siglas en inglés) en la ciudad de Hannover, Alemania, convirtiéndose en el único clúster fuera de Europa en obtener dicho reconocimiento. Esto representa una responsabilidad y obligación de buscar el crecimiento tecnológico del estado, misión que va de la mano con lo que a nivel personal Ángeles quisiera lograr. 

“Como un reto, me gustaría facilitar con tecnología a las zonas marginadas, conectarlas, ofreciendo así salud y educación mediante el uso de esta herramienta, además quisiera integrar a más mujeres a este sector empresarial, somos muy pocas en ingeniería, apenas el 20%”. Sobre este tema, anima a que más mujeres se sumen a las tecnologías de la información, argumenta que hay mucho campo que puede ser explotado como realidad virtual, manejo de datos o big data; además es consciente de los desafíos que representa para la mujer ser empresaria, mamá y esposa, sin embargo reconoce el trabajo de quienes han logrado sobresalir en su profesión. 

Se considera workaholic, pero es esta intensidad, que refleja no solamente en su trabajo sino en su vida, la que la ha llevado a ser eficiente en sus actividades y cumplimiento de metas. 

Ha sido enriquecedor poder platicar con una empresaria lagunera que está rompiendo esquemas, abriendo oportunidades para más mujeres en la industria de la tecnología y que ha sido capaz de sobresalir en el mundo empresarial de nuestro país. No cabe duda que tenacidad y pasión son adjetivos que han llevado a Ángeles al cumplimiento de sus metas y las que, seguramente, están por cumplirse. 

Reina del triatlón: el sorprendente trayecto de Fátima Alanís Miñarro

Imaginar siquiera lo que representa una competencia como el triatlón es por demás complicado, este deporte es algo que se tiene que vivir y que muy pocas veces los espectadores podemos sentir lo que los actores principales están palpitando cada segundo de la competencia. 

Corría el 2017 cuando Fátima, tras una excelente prueba de natación y rodada en bici, tomaba rumbo de podio en el Triatlón de Cozumel, fue entonces cuando otra competidora la pasó por delante y jamás pudo dar alcance, robándole así el sueño de estar entre las tres primeras de la prueba. A partir de ese día todo cambiaría, no dejaría que esto volviera a suceder. 

Para esta reseña no hay un desenlace porque nuestra protagonista es muy joven, con tan solo 19 años y básicamente toda su vida enfocada en actividades deportivas, Alanís Miñarro empezó a nadar a los dos años, para posteriormente hacer patinaje en hielo y convertirse en gimnasta. 

Radicó en el pueblo de Westport en el estado estadounidense de Connecticut, a 50 minutos de Manhattan, donde comenzó a soñar con algún día representar a los Estados Unidos en las olimpiadas; incluso, destaca, los representó en eventos internacionales. 

Al llegar a Torreón y dejar de lado el sueño de la gimnasia, su mamá la inscribe al Mini Maratón Lala, esta competencia que realiza el Maratón Lala para menores de edad, y obtuvo el segundo lugar, la experiencia y las vivencias obtenidas en esta prueba fueron tan agradables que motivaron a Fátima a enrolarse en un equipo de la región y comenzar a correr. 

La primera semana enfocó esfuerzos en correr, pero las ganas de aprender nuevas actividades la llevó a entrenar duro hasta conseguir lo que se había propuesto: su primer triatlón. Recuerda con cariño que fueron sus papás quienes le compraron su primera bici para entrenar y participar en el Triatlón de la Deportiva de Torreón, logrando el tercer lugar. 

El apoyo de sus entrenadores ha sido vital para la consecución de sus logros, son ellos quienes la alentaron a participar en la prueba olímpica de triatlón en Veracruz, el más grande de Latinoamérica, en la que acabó fascinada por el gran apoyo de la gente en las calles y el ambiente que se vive, además quedó en quinto lugar de su categoría. Terminando se entera que los primeros dos lugares la califican al Mundial y se convirtió en obsesión. 

El espíritu competitivo la hizo entrar al Triatlón de Cozumel tres semanas más tarde, increíblemente quedó fuera del podio y volvemos al punto de partida de este texto, ¡esto no le volvería a suceder! 

Es a partir de Cozumel cuando entendió que dejarlo todo en la competencia, contar con el apoyo de patrocinadores, entrenadores, familia y amigos, así como rodearse de nutriólogos y profesionales del deporte serían de vital importancia en su carrera. Y aunque le apasionan otras actividades como el violín, leer e incluso estudiar (actualmente cursa la carrera de Negocios Internacionales en el Tec de Monterrey) prometió elevar su nivel y coronarse campeona mundial de su categoría, reto que conquistó en Australia, no sin antes participar y obtener los máximos honores en San Luis, Acapulco y Torreón. Ha sido con base en disciplina y constancia, que Fátima logró lo que se propuso y, buscará, en Suiza, refrendar su título como campeona mundial.

Entre flores te veas: la gran pasión de la empresaria Gaby Suárez Jaik

Respeto, honestidad y responsabilidad, son algunos de los valores que han definido la trayectoria de Gaby Suárez, una empresaria lagunera con más de 30 años dedicada al negocio de las flores y decoración de eventos. 

Nació dentro de una familia dedicada a la venta de flores, por lo que el gusto surgió desde pequeña para esta bella profesión, así que empezó a tomar cursos y adquirir conocimientos sobre el diseño con flores, hasta lograr titularse como decoradora y tomar las riendas de Florería Estrella, una florería con más de 70 años, convirtiéndola en toda una tradición en La Laguna. 

Siempre evolucionando y atenta a las últimas tendencias sobre decoración, Gaby se ha caracterizado por otorgar servicios de calidad y seriedad hacia sus clientes, sin dejar de lado la originalidad de sus creaciones, que la colocan como la decoradora top de la región, muy solicitada para vestir los grandes eventos de la socialité lagunera. 

El glamour que distingue a nuestra invitada especial, nos hace pensar que cada una de sus creaciones tienen el sello característico de Florería Estrella: flores frescas y diseños novedosos. Gaby ha aprendido a creer en si misma y continuar con éxito el legado que sus padres comenzaron, logrando tomarle un amor y una responsabilidad que, si bien le conlleva trabajo y esfuerzo, toma con gusto y acepta el reto. 

Star Cake, la línea para eventos de Florería Estrella que nació en 1998, representó para Gaby ese salto de calidad a la exigencia de sus clientes, es consciente que cada pedido y evento que realiza le pone el 200% a pesar de los retos que se pueden presentar en el camino. Argumenta con orgullo que el ver feliz a las personas con su trabajo es uno de sus principales motores para sentirse plena con su profesión. 

Este rol como empresaria, propietaria y decoradora, además de hacerla una mujer multifacética, la ha enseñado a ser más creativa y es que ser capaz de mostrar cosas nuevas y atractivas no es una encomienda fácil, en tono de broma incluso comenta que hasta ha aprendido a leer a sus clientes, ayudándoles en la creación de contenido de una carta o en la escritura de un sencillo, pero bonito, mensaje que adorne sus flores. 

Finalmente se dice orgullosa de haber tomado el legado de sus padres, encaminarlo y llevarlo a un puerto que, al día de hoy, la coloca como la florista consentida de la región. 

De papel y tinta: la vida y obra de Rosa Gámez Reyes Retana

Narradora, poeta y ensayista, nació en Mixcoac, D.F. en 1930. Desde los 17 años reside en el estado de Coahuila. Es licenciada en Psicología Clínica por la Universidad del Valle de México con estudios de postgrado en la UNAM. Es autora de la novela La Menoscabada; del libro de cuentos Pueblerinas Narraciones; de los poemarios Devenir de Luna, Devaneo de Mar, Imantación, Brote y Semblanza de amor; de los ensayos Un logro del Deseo: La Camerata de Coahuila, Pienso, Luego Escribo y Déjame Ayudarte con tu Niño Down. Es autora del poemario Grafías al viento y de la novela corta Jéssica a la Kitsch. Ha participado colectivamente en varias obras: Horizontes Literarios, con el que ganó en el 2001 el segundo lugar en el “Premio Internacional de Poesía”, en Córdoba, Argentina. 

Ha colaborado también en la revista de literatura lagunera Estepa del Nazas, que publica el Teatro Isauro Martínez, con poemas, ensayos y cuentos, y en Acequias, de la Universidad Iberoamericana. El Consejo Editorial del Gobierno del Estado de Coahuila, la Dirección Municipal de Torreón, Icocult y otras editoriales le han editado sus textos. Es una de las fundadoras de la Sociedad de Escritoras Laguneras, A.C. 

En 2002 le fue otorgada la “Mención Honorífica” del Archivo Municipal y el Ayuntamiento de la ciudad de Torreón, Coahuila, por su ensayo “Un logro del deseo: La Camerata de Coahuila”. 

Sobre ella han tenido el placer de escribir en la Colección Trayectorias, Trazos de fe, por la escritora Angélica López Gándara; Palabras de mujer por Marcela Pámanes González; 202 Sampetrinas, hicieron retemblar en su centro la tierra misma, un ensayo histórico por Gabriela Gutiérrez Medellín; en la Revista Siglo Nuevo; Rosa Gámez y la pasión imperdonable por Angélica López Gándara, y en Diccionarios del Estado de Coahuila del Consejo Editorial del Profesor Arturo Berrueto González. 

Ha realizado nobles labores, tuvo la inquietud de formar un grupo de invidentes, enseñando por algunos años Braille; el Club Sertoma le otorgó un diploma por su espíritu de servicio a la humanidad en 1972; además formó un centro de muchachas del hogar. 

Además de escritora, disfruta mucho estudiar piano con Mariana Chabukiani, solista de la Camerata de Coahuila y, aunque lo acepta, no tiene el don musical que ella desearía, sigue constante en la práctica de esta linda actividad. 

Se considera una persona de fe y sumamente agradecida con la vida y con lo que dios le ha brindado. Su inquietud la ha llevado a adentrarse en el fantástico mundo de la escritura. Con orgullo relata que siempre ha tenido una idea romántica de la vida, la cultura y hasta la música, campos en los que ha desarrollado su literatura. 

Siempre profesando amor al prójimo y resaltando los valores universales en su diario vivir, ha compartido esta enseñanza a sus 4 hijos, a los que considera su fuente de alegría y gran fortaleza, además cuenta con 9 nietos y 7 bisnietos. Aprovecha, por último, el espacio brindado por nuestro medio y el ser tomada en cuenta para esta edición especial. 

Las obras más destacadas en las que participó de manera colectiva la escritora lagunera son Torreón, Ciudad Centenaria; Partitura de sueños; Sinfonía a 12 voces; Dimensiones sonoras; Voces en el desierto; Poéticos acentos; Pautas en arena; Cien puertas de Torreón; Condominio de poetas; Vivencias Recuerdos y Letras; Coral para Enriqueta Ochoa; Camerata de Coahuila: Dos décadas de música. Además de Tocar sin pasión, es imperdonable y Ángel del amor, en tus alas me eternizo, de su autoría. 





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Ellos conforman la Mesa Directiva de Canacintra Torreón

Benito Arguijo
3 septiembre, 2020

El Dr. Luis Mario Rodríguez nos comparte su proyecto de investigación enfocado en SARS-CoV-2

Benito Arguijo
27 agosto, 2020

Su experiencia como GCP en Twitter México

PLAYERS of life
18 agosto, 2020

RELACIONADOS