Julián Lack

Julián Lack

Empresario suizo pionero que nos dio uno de nuestros monumentos emblemáticos

PLAYERS of life
1 diciembre, 2018

Por Fernando M. González Ruiz

Sin duda, uno de los monumentos emblemáticos de Torreón es el llamado “Reloj de Lack”, comprado en Nueva York, sin campanas, y al que había que darle cuerda una vez a la semana, colocado sobre el edificio ubicado en Hidalgo y Juan Antonio de la Fuente, en una torre o torreón que lo soportaba, esto cuando aún no existía Torreón como ciudad, allá por el año de 1880. Ese reloj, recibía mantenimiento cada cuatro meses cuando Julián traía a un relojero de Suiza para tal efecto. Huelga decir que siempre daba la hora exacta y era un referente para los habitantes de la villa guiarse con certeza de la hora que marcaba.

Fue Julián Lack Brüner el primer Lack en llegar a la región en 1880; abre en 1893 el negocio “Julián Lack y Compañía” donde ofrecía calzado, sombreros, bonetería, cristalería, maquinaria agrícola y artículos diversos, además de ferretería en general, y quien trae a la Villa de Torreón a sus sobrinos Simón, nacido el 28 de octubre de 1876, a la edad de 12 años, junto con sus hermanos Whilhem y Ernest Lack Pheller, todos originarios de Solothurn, del Cantón Alemán, Suiza, de la misma región austriaca de donde era procedía su tío Julián.

La empresa de Julián muy pronto es reconocida y acreditada por su seriedad y honorabilidad a decir de sus proveedores en Europa, México y Estados Unidos y regionalmente por sus precios justos y buen trato. Julián llegó de Suiza portando un buen capital que rápidamente invirtió adquiriendo terrenos y trabajando arduamente. Antes de venir a México, había sembrado tabaco en Mali, África, donde obtuvo enormes ganancias, hasta que una manada de elefantes salvajes arrasa con sus sembradíos destruyéndolos totalmente. Al estallar la revolución, su sobrino Simón ya estaba al frente del negocio cuando la ciudad sufre las embestidas de las diversas fuerzas que la asediaban y tomaban, lo que la turba y soldadesca aprovechaban para saquear los comercios, pero la ferretera es respetada y vigilada por órdenes del general Villa, cuando asaltan y destruyen el negocio La Conquistadora, ubicado en la contra esquina. Simón Lack conoce personalmente a Villa y enterado el general de que Simón tenía caballerizas, le pide algunos caballos para movilizar sus tropas, mismos que le regresa porque “esos caballos no sirven, son catrines”, ya que usaban albardón y no resistían los largos y a veces apresurados movimientos. Simón le muestra su colección de armas y regala a Villa un rifle tipo Mausser de 8 milímetros Mallinger que el general acepta sin chistar. Tal era el prestigio del negocio Julián Lack.

Simón Lack Pheller, quien fallece en Torreón el 30 de mayo de 1963, era agente consular del gobierno de Suiza, cargo honorífico heredado de su tío Julián; tenía en el frente del negocio la bandera suiza que era confundida con la de la Cruz Roja, institución de origen suizo pero con los colores invertidos, y en 1950 es reconocido como cónsul honorario. Cuando fallece, la propiedad pasa a manos de Elvira Lack Moreno, hermana de David Lack Moreno, quien la vende a los hermanos Francisco y Armando Martín Borque, terreno donde edifican la primera Soriana, tienda de autoservicio, conocida como Soriana Alianza. El negocio se mueve a la esquina de Juárez y Juan Antonio de la Fuente y el reloj se coloca en la parte superior del nuevo edificio construido con los mismos ladrillos y semejante al edificio inicial. Tiempo después, con el cierre definitivo de la Ferretería Julián Lack, la propiedad es adquirida por Fernando y Arturo Jacamán. En la actualidad, el famoso Reloj Lack no recibe ningún tipo de mantenimiento y es prácticamente cubierto por vulgares anuncios que reflejan el desinterés de los laguneros por la conservación de sus monumentos y edificios con valor histórico.

Siguiendo la descendencia de esta notable familia, David Lack Moreno, nacido en Durango, Dgo., casa con Teresa Gleason, originaria de la ciudad de México y procrean a sus hijos Simón, Teresita que fallece al nacer, David, Eugenia y Miguel, quien también muere recién nacido. Una de las hijas de don Andrés Eppen Von Aschenborn, de origen prusiano, llamada María, casa con Julián Lack Brunner quienes procrean a María Bárbara, Julián, Andrés quien fallece muy joven, Antonieta y Guillermina, de apellidos Lack Eppen.

Podemos extendernos lo suficiente para escribir un libro sobre esta familia y su influencia regional, pero el espacio nos limita y solamente exponemos una mínima biografía de Julian Lack Brünner y de su sobrino Simón Lack Pheller.

FUENTE: Fotografía y datos familiares por David Lack Gleason y Rosa María Lack Esparza





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

La atleta lagunera que ha triunfado en Australia

Benito Arguijo
28 noviembre, 2018

Con el objetivo de crear un espacio digno que brinde a los niños y niñas un lugar donde sean felices y puedan realizarse, la Ciudad de los Niños se constituye en 1957 con el incansable apoyo de Doña Lucía Aguirre de Fernández Aguirre.

Benito Arguijo
28 noviembre, 2018

Midnight Generation: Una propuesta funk en ascenso

Yovanna García
27 noviembre, 2018

RELACIONADOS