Eri Hernández González

Eri Hernández González

Grandes ideas, mejores conceptos

Benito Arguijo
31 enero, 2019

“Soy amante de los detalles y los colores neutros, elegantes y sencillos en cada uno de mis diseños; en bodas siempre procuro la armonía, paz y tranquilidad en las producciones

Egresada de Arquitectura con distinción en Interiorismo, Eri comenzó su andar en el mundo laboral en un despacho de arquitectura, posteriormente, por pedido de una amiga, coordinó el diseño de una boda. Fue a partir de ese momento que comenzó, desde cero, produciendo bodas y momentos inolvidables para novios y asistentes; además, nos cuenta con mucho orgullo que a raíz del éxito de su primer evento, consiguió diseñar 7 bodas más.

Sin espacio a dudas, su carrera en el diseño de eventos había comenzado. 4 años tiene ya dedicada a la decoración, producción y realización de bodas, eventos privados, pedidas, bautizos, enlaces civiles y hasta inauguraciones. Con eventos en Torreón, Ciudad de México, Monterrey y San Miguel de Allende, nuestra invitada ha logrado el éxito profesional gracias a su impecable gusto y magníficas producciones. “En mis inicios causó sensación (su trabajo) porque nadie ofrecía este tipo de servicios en la región; hoy en día los novios invierten cada vez más al diseño y decoración”, puntualiza.

 

“Vendo conceptos, soy una generadora de ideas que le encanta ver cómo se hacen realidad cada una de mis ideas”

 

Un diseño de interiorismo por 8 horas, todo con un concepto definido y un propósito enmarcado en un proyecto integral donde todas las áreas de diseño queden integradas, han hecho que la ventaja competitiva de Eri sobre los demás sea muy marcada.

“Lo que vendo es un proyecto arquitectónico, una idea general del concepto a escala, con planos, especificaciones del tipo de decoración y flores, mantelería e iluminación, todo un concepto de acuerdo a las necesidades y gustos del cliente”. A decir verdad, nunca imaginó que el diseño de eventos causara el revuelo que está provocando hoy en día; sin embargo, Eri lo tomó como un área de oportunidad que, además, era de su agrado y lo volvió parte de su profesión.

Y es que, confiesa, aunque mucha gente la conoce como “la de eventos”, Hernández González es una completa profesional de la arquitectura, con sus propios proyectos e ilusiones. Ha participado en la construcción de franquicias en la Comarca Lagunera, pastelerías, el centro nocturno Classico y remodelación de oficinas y hogares.

 

 

Con el afán de seguirse cultivando y ofrecer un mejor servicio a sus clientes, ha decidido estudiar fuera del país al menos una vez al año, cuando el tiempo se lo permite. El penúltimo año de su carrera estudió en el Instituto Europeo de Diseño en Milán y ha tomado cursos en Londres, de Paisajismo, y en Madrid.

Por razones de más obvias, Eri se considera una amante del diseño; sin embargo, confiesa que lo que más le llena de satisfacción en su profesión es que su trabajo se vea reflejado en un evento tan importante para la vida de las personas.

“Un proyecto de boda, sin duda, queda marcado para la posteridad, pero un buen trabajo arquitectónico puede cambiar la vida y rutina de una persona, gracias a tu diseño esta se puede volver más organizada y hasta modificar la forma de convivencia con su propia familia, es impresionante lo que se puede hacer con el diseño”.

Sobre su estilo, menciona que es muy fanática de colores neutros, elegantes y sencillos. “En bodas busco siempre darle el toque simple y sobrio, busco armonía, paz y tranquilidad, que el evento sea lo más acogedor posible”.

Por último, aprovecha el espacio para agradecer a sus papás, quienes siempre estuvieron detrás de ella impulsándola e inculcándole la importancia del aprendizaje, asimismo, remarca el apoyo de su esposo y colegas de profesión, quienes siempre le han brindado la seguridad para aventurarse a emprender nuevos proyectos.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Arte, música y mucha pasión

PLAYERS of life
31 enero, 2019

Grandes ideas, mejores conceptos

Benito Arguijo
31 enero, 2019

Un legado de trabajo

PLAYERS of life
31 enero, 2019

RELACIONADOS