Daniela Torres Humphrey

Daniela Torres Humphrey

Benito Arguijo
28 noviembre, 2016

La equitación, al contrario de lo que se pudiera pensar, no es un deporte individual sino de conjunto, “es 50% jinete y 50% caballo”, nos platica Dani Torres, estudiante de Psicología de la Ibero Torreón. Encontró el amor por esta actividad hace trece años, en gran parte gracias a su mamá, quien también montaba. Esta exigente disciplina no consiste solamente en hacer deporte, sino en lograr una conexión y sensibilización real con el caballo, es decir, hacer equipo. Y es que a pesar de las pocas oportunidades en la región y la dificultad que existe para practicarlo, nuestra entrevistada ha logrado salir adelante y participar en campeonatos nacionales e internacionales, demostrando una vez más que la pasión por los caballos no tiene límites.
Dani, ¿cuál ha sido tu desarrollo en la práctica de este deporte?
Primero hay que perder el miedo, el único que no se cae es quien no se sube. Empecé con un pony, precisamente por temor, sin embargo tuve que dar ese gran paso con el caballo. Lo ideal es comenzar a los siete u ocho años, más chico no es tan recomendable.
¿Dónde lo practicas?
Aquí en Torreón en el Club Hípico Los Azulejos.
¿Hay mucha afluencia?
Lamentablemente no van más de veinte personas, por lo general es gente que montaba hace mucho y se han ido motivando con el tiempo. Creo que muchas personas sienten que no vale la pena definirte a practicarlo en serio, sinceramente es un deporte caro. En ciudades como Monterrey y Querétaro es normal ver a muchos en esta actividad, aquí por el simple hecho de vestirme de jinete me ven raro y hasta me preguntan: “¿corres?”, y yo les respondo: “¡No corro, salto!”.
A ver, platícanos en qué consiste el mundo de  la equitación.
Dentro de los caballos hay muchas áreas: charros, escaramuzas, carreras, alta escuela y más; lo que yo practico es equitación, lo cual consiste básicamente en salto. Cuando llega la hora de competir, te ponen obstáculos en cierto orden, los repasas antes de la competencia, calculas los trancos (pasos del caballo), y por lo general un ganador se define, primero en no tirar los obstáculos y después en el tiempo, no es una carrera.
¿En qué competencias has participado?
Dentro de nuestro país, en Querétaro, Monterrey, Guadalajara y San Miguel de Allende. Sin duda el más importante ha sido el Campeonato Nacional de Salto en los campos de polo de Balvanera, ubicados en la ciudad de Querétaro. Fuera de México participé en una competencia en la ciudad de Porto Alegre, Brasil, por invitación de un profesor brasileño que en la actualidad me entrena, Facundo Lambre.
¿Qué te caracteriza al montar?
Soy muy sensible ante caballos que no conozco, tardo poco en acoplarme y eso me ha llevado a montar todo tipo. Creo que es una característica muy importante, porque en este deporte es mitad trabajo del jinete y mitad del caballo.
¿Cómo logras esa importante conexión entre el caballo y tú?
Es sensibilización. Cada caballo es diferente y requiere una monta diferente, desde que tú te subes tienes que procurar que él se acomode a ti, además el animal necesita salir, no puede estar un día completo en su caballeriza. Cuando te acomodas con uno y empiezas a comprender como él quiere que se hagan las cosas, encuentras la clave del éxito.




ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Esto nos comentaron algunos miembros del gremio empresarial lagunero sobre la inminente cancelación del Metrobús Laguna

Edgar Isaac Llanas Gallardo
20 junio, 2019

Para Guillermo Del Toro, la función principal del cine es narrar historias, …

Edgar Isaac Llanas Gallardo
13 junio, 2019

Alguna vez alguien me contó que la acción de preparar nuestros alimentos …

Edgar Isaac Llanas Gallardo
7 junio, 2019

RELACIONADOS